Cómo cocinar los tipos de arroz más populares

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

El arroz fue descubierto hace miles de años en China, y desde su descubrimiento no ha dejado de estar presente tanto en la cocina asiática como en la occidental. Actualmente es el segundo cereal más cosechado en el mundo luego del maíz. Además, no solo se cocina en su forma conocida, sino que también es la base de otros productos como fideos, harinas y bebidas.

Los sabores, texturas y aromas diferentes que tienen las distintas clases de arroz que existen han marcado pauta por todo el globo. Por ello te facilitamos una pequeña guía sobre cómo cocinar los diferentes tipos de arroz que más se conocen en el mercado actual.

Cómo cocinar los distintos tipos de arroz en el mercado

Guía para cocinar los arroces más conocidos

1. Arroz Negro o “prohibido”

Este tipo de arroz (también conocido como arroz nerone o venere) era considerado en la antigua China como “prohibido” porque poseía cualidades que solo los nobles podían gozar, los pobres no. Este grano posee altas cantidades de nutrientes y antioxidantes, por lo que es más apreciado que el arroz blanco tradicional.

Este tipo de arroz es oscuro por una sustancia llamada antocianina, presente también en otros alimentos como los arándanos o la berenjena. Y como todos los tipos de arroz, absorbe mucha agua, así que no hay que abusar de la sal. Además, este tipo de arroz nos ayuda a mantener balanceado el nivel de azúcar en la sangre y ayuda con la sensación de saciedad.

Para cocinarlo, es recomendable dejarlo remojar la noche anterior y cocinarlo de 35 a 45 minutos con tres tazas de agua por una de arroz. Si no se remoja, entonces se recomienda cocinar de 45 a 55 minutos. Después de ese tiempo, tendremos un arroz de un color inconfundible, natural y con un aroma un poco similar al de las nueces.

Por último, no se debe confundir con el arroz negro que se cocina con tinta de calamar, ya que este tipo de arroz ya tiene su propio color desde la cosecha.

Cómo cocinar el arroz negro o prohibido

2. Arroz Rojo

El arroz rojo es primo del arroz negro. También es originario de China y fue usado tanto como alimento como para curar problemas de salud. En la actualidad se ha comprobado que reduce los niveles de colesterol y triglicéridos además de aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL).

Al igual que el arroz negro, también el arroz rojo obtiene su color gracias a la antocianina. Al obtener su color naturalmente, no es procesado por lo que no pierde ninguno de sus nutrientes ni la fibra. Otros beneficios del arroz rojo son el hierro y el magnesio, los cuales nos proveen de energía y regulan los niveles de insulina si tenemos un bajo índice glucémico.

Cocinar el arroz rojo solo cuesta 20 minutos, mucho menos que el arroz negro. Y las medidas son dos tazas de agua por una de arroz. No obstante, si tienes problemas de digestión, es mejor que lo dejes remojando el día anterior y así evitar pasar un mal rato.

Cómo cocinar el arroz rojo

3. Arroz integral

También conocido como arroz cargo, pardo o moreno, el arroz integral comprende una variedad de arroces a los que solo se le han quitado sus capas más externas, las no comestibles. Este tipo de arroz es beneficioso en muchos sentidos, pues al ser integral contiene un grado mayor de fibra que otros tipos de arroz. Ayuda tabién a las funciones intestinales y contiene más proteínas en su composición.

Cocinar el arroz integral toma más tiempo que el arroz blanco, de unos 30 a 60 minutos dependiendo de la cantidad, el tipo de recipiente en el que lo cocinemos, etc. Por su parte. pa proporción es como la del arroz negro, 3 tazas de agua por una de arroz.

Debemos agregar sal al arroz mientras el agua todavía esté fría para que ayude a abrir el grano. Además, puedes dejarlo asentar por unos minutos luego de apagar el fuego. Además, si prefieres un arroz con un aroma delicioso y tostado, puedes sofreírlo un poco con aceite y ajo antes de agregarle el agua.

Cómo cocinar el arroz pardo o cargo

4.  Arroz Blanco

El arroz blanco es el grano de arroz al cual se le han quitado el salvado, la gluma y el germen, es decir, sus capas exteriores, dejando solo lo del centro, para así alargar su tiempo de consumo.

Este tipo de arroz es el más conocido por todos, es excelente para problemas intestinales. Está dividido en dos grupos: el todo uso, el que usamos todos los días, y el especial, que su grano es más largo que el anterior y se usa más para comidas étnicas.

Para cocinar el arroz blanco normal, vierte dos tazas de agua por una de arroz, un poco de sal y aceite (opcional). Revuelve un poco y deja cocinar por 20 minutos, ¡y listo! Tendrás un delicioso arroz que puede ser la base de innumerables platos en tu mesa.

Cómo cocinar el tipo de arroz más común: el blanco

Conclusión

Atrévete a probar distintas clases de arroz, quizás no has encontrado tu favorito. Combínalo con ingredientes frescos y aromáticos para darles contraste y crear comidas creativas y deliciosas.

Aunque sean distintos tipos de arroz, algunos pasos de cocción se parecen. Si quieres crear un plato étnico, lo mejor es que elijas un arroz blanco. Pero, si quieres aumentar tu ingesta de proteínas o controlar tu azúcar, insulina o triglicéridos, es mejor que elijas arroz negro, rojo o integral. Al final, la decisión es tuya.

Referencias

  • Fitzpatrick, K. The Healthy Cook’s Guide to Every Type of Rice. Para Daily Burn [Revisado en noviembre de 2017]