Los 10 mejores snacks para hidratarte

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

¿Alguna vez te has puesto a pensar cuánta agua bebes en un día? Probablemente no, pero seguramente crees que al menos más de 8 vasos. ¿Ese número te suena familiar? Por años, los nutricionistas han señalado que el ser humano debe consumir entre 2.7 y 3.7 litros de agua diario.

Estar hidratado es sumamente importante para el cuerpo, pues esta propiedad interviene en procesos biológicos que van desde la formación muscular hasta el descanso aprovechado mientras se duerme.

Sin embargo, son muy pocos los que en realidad toman en cuenta esta recomendación médica. La mayoría suele asumir que, si bien no lleva la cuenta, consume esa cantidad —e incluso mucho más— a lo largo del día. Esto no es del todo cierto, y sobre todo para las personas que viven vidas ocupadas y pasan poco tiempo en casa.

Pero para fortuna de muchos, especialmente aquellos que dicen “odiar” el sabor del agua, hay varias opciones alimenticias —y deliciosas— de las que se puede obtener, aunque no toda la cantidad diaria requerida, una buena porción de este vital líquido.

Te presentamos 10 de los mejores, más fáciles y creativos snacks hidratantes que puedes incluir a su dieta.

10 snacks hidratantes

1. Ensalada de sandía con menta y queso feta

Ensalada de patilla y queso feta

La sandía no sólo es dulce y deliciosa, sino además una de las frutas más cargadas de agua. Según el reconocido experto en nutrición Joel Detjen, la sandía —que se compone casi en un 90% de agua— es una buena opción para agregar agua a tu dieta sin tomar vasos extra. Además, no tienes porqué restringirla a la merienda o a la cena, ya que acompañada de frescas ramitas menta y cubitos de queso feta se convierten en la perfecta ensalada para disfrutar junto con una porción de pollo o pescado.

2. Yogurt natural bajo en grasa o kéfir

Yogurt con frutas frescas

Expertos en el área de la salud en todo el mundo están encantados con los beneficios y ventajas nutricionales del yogurt natural y el kéfir. No sólo el yogurt contiene 208g de agua y el kéfir muchísimo más, sino que ambos son excelentes para cuidar la salud intestinal y reducir la hinchazón abdominal. Esto se debe a que producen una bacteria que reduce el exceso de gases que causan esa incómoda sensación de plenitud.

3. Ensalada César

Los snacks más hidratantes

Si bien la lechuga iceberg contiene una buena porción de agua, nada se compara con los beneficios vitamínicos de la lechuga romana. Este verde paquete es rico en vitamina C y ácido fólico, además de que es muy fácil de combinar en todo tipo de platos. La más deliciosa y versátil de las opciones es sin duda la ensalada Cesar, pero debes tener  en cuenta unas cuantas cosas para poder disfrutarla sin culpa: cuídate de aderezos altos en sodio y no te excedas con el queso y los trocitos de pan. Aprovecha al máximo los 600g de agua por cabeza que la lechuga iceberg te proporciona.

4. Gazpacho

Receta de gazpacho

Estas sopas de verduras refrigeradas a base de tomate y pepino no sólo son muy populares en todo el mundo, sino además una gran alternativa hidratante.

Una taza de pepino contiene 129 g de agua, y todo esto sin contar los otros 149 g que proporciona el tomate. De hecho, un estudio en 2009 de la Universidad de la Escuela de Medicina de Aberdeen estudió el agua del pepino y se descubrió que ésta rehidrata casi dos veces tan rápido como el agua corriente. Según los investigadores, esta opción podría incluso hidratar mejor que una bebida deportiva, a pesar de que contiene mucha menos agua.

Para prepararla, mezcla en una licuadora tomates, pepinos y pimientos con un poco de ajo y jugo de limón. Luego, déjalo unos cuantos días en el refrigerador. Esta simple receta te permitirá disfrutar de un aperitivo hidratante y delicioso.

5. Puré de manzana

Puré de manzana con canela

Las manzanas son una gran forma de añadir un poco de agua a tu dieta, además de estar cargadas de fibra. Esta característica no sólo te hará sentir satisfecho por el mayor tiempo posible, sino que además sirve para controlar el peso. Tan sólo una taza de manzanas contiene 215 gramos de agua por cada taza, así que prueba añadiéndolas disimuladamente a tu dieta diaria a través de purés que acompañen postres de fruta o nueces.

Asegúrate también de buscar variedades naturales sin azúcar para obtener el máximo beneficio de esa delicia roja.

6. Huevo cocido

Huevo cocido cremoso

Este es un rápido y sencillo snack para el día a día, ya que supone perfecta porción de proteínas naturales que el cuerpo necesita, además de contener una alta porción de fluidos. Las claras de huevo están compuestas casi al 90% de agua, y esta no se pierde incluso después de cocinarle. De hecho, después de hervirlo, un huevo puede llegar a contener fácilmente 101 g de agua.

7. Enrollados de prosciutto y melón

Canapés de vegetales con prosciutto

Esta fruta es una de las líderes en lo que a hidratación se refiere, además de baja en calorías. Una taza de melón promedio te ofrece tan sólo 60 calorías a cambio de 160 g de agua: un intercambio más que justo. Prueba cortando rodajas finas de prosciutto —busca el que tenga el más bajo contenido de sodio— para envolver la fruta, y aprovecha esta rica e hidratante merienda para añadir unas cuantas proteínas a tu dieta.

8. Caldo de hueso

Caldo de hueso

A pesar de que este solía ser uno de los secretos mejor guardados de la abuela, hoy en día es un aperitivo popular incluso entre los famosos y profesionales. Sin embargo, la mayor parte de estos productos vendidos en el mercado poseen una insana cantidad de sodio, por lo que la mejor opción es prepararla tú mismo en casa. Para ello, basta con colocar alas o patas de pollo y/o codillo de ternera en una olla profunda con bastante agua caliente y dejarlo cocer a fuego lento entre ocho y doce horas.

Para completar la receta, puedes agregar zanahorias, cebollas, apio y otras hierbas en las últimas tres horas de cocción. Para crear una sopa súper hidratante, utiliza el caldo de hueso como base y agrega las verduras de más alto contenido de agua, como las verdes y el coliflor.

9. Humus con apio

Crema de humus con ramas verdes

La mayoría es consciente de que el apio es un vegetal con alto contenido de líquido, pero ¿sabías que junto con los frijoles hacen una pareja hidratante y deliciosa? El humus no sólo es práctico y puedes servirlo como aperitivo, sino que añade agua, fibra y proteínas a la receta. A pesar de parecer espeso, una porción de este puré tiene alrededor de 164 g, por lo que agregarle un poco de apio y otras verduras lo convierte en la merienda perfecta.

10. Avena con fresas, frambuesas y almendras

Avena dulce con trozos de frutilla

Disfruta tus mañanas con una porción de avena, cargado de toda la fibra y proteína clave para el día, y lleva la receta a un nivel superior agregando ingredientes hidratantes y altamente nutritivos. Gracias a la forma en que retiene líquidos, una ración caliente de avena tiene 193 g de agua.

Además, ¿qué mejor idea que agregar fresas frescas, frambuesas y almendras al plato? Así no solo le añadirás más agua, sino que además tendrás varios acompañantes cargados de sabor y fáciles de digerir.

Referencias

  • Cebulski, Aimee. 10 Snacks That Can Actually Satisfy Your Thirst. Para Livestrong [Revisado en junio de 2016].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario