Cocinar tomate frito casero: una opción más saludable para acompañar tus platos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Cuando se trata de cuidar nuestro cuerpo y nuestra salud, la alimentación es uno de los pilares centrales del cuidado. Es imprescindible prestar atención a lo que comemos y cómo lo comemos, ya que la alimentación se encuentra en la base de nuestra salud. Elegir comer saludable siempre va a ser una opción beneficiosa para nuestro organismo, pero muchas veces creemos que tenemos que dejar de lado comidas ricas y sabrosas. Sin embargo, hoy en día podemos realizar en nuestra cocina una amplia variedad de recetas y disfrutar de múltiples alimentos mientras cuidamos nuestro cuerpo. Hoy vamos a hablar del tomate frito casero y mostrar cómo es su receta.

El tomate frito es uno de los alimentos que más éxito tienen entre los platos de comida, sobre todo en los niños. Contamos con multitud de opciones entre las que elegir en el mercado, pero si queremos comer algo natural sin conservantes ni aditivos añadidos, nada mejor como hacerlo uno mismo.

Además, ingerir tomate cuenta con una serie de beneficios para nuestro organismo, ¿sabes cuáles son? ¡Te los mostramos!

Beneficios del tomate frito casero

Elaborar un tomate frito casero cuenta con algunas ventajas frente al tomate crudo y sobre todo comparándolo con tomate frito comercial. Entre las ventajas que encontramos a la hora de preparar un tomate frito casero destacan las que enumeramos a continuación.

tomate frito casero
  • Elimina los ingredientes que no son naturales: al elaborar tu propio tomate conoces los ingredientes que incorporas y te deshaces de todos los aditivos y conservantes.
  • Fuente de antioxidantes: el tomate frito presenta mayor cantidad de antioxidantes que el tomate crudo.
  • Protege la cepa probiótica: el tomate frito acompañado de alimentos y dietas probióticas potencia las propiedades de estos elementos.

Cómo elaborar tomate frito casero

Como hemos visto, consumir el tomate frito casero cuenta con unas ventajas muy beneficiosas para nuestro organismo. Y, ahora que ya sabemos que es una buena elección para acompañar nuestros platos, vamos a ver paso a paso cómo elaborarlo.

Ingredientes

Para elaborar tomate frito casero necesitamos:

  • Tomates naturales: aproximadamente 2 kilogramos
  • Aceite de oliva
  • Azúcar
  • Sal

Proceso de elaboración

Una vez que tenemos los ingredientes vamos a ver en qué consiste su elaboración:

  • Colocamos agua en un cazo y la llevamos a ebullición. Hacemos un corte en forma de cruz en la parte del culo de los tomates. Colocamos los tomates en el agua hirviendo aproximadamente 30 segundos y los colocamos en un bol con agua fría.
  • Retiramos la piel del tomate, saldrá fácilmente sin ninguna dificultad.
  • Tras ello, troceamos  los tomates y los trituramos, pero no en exceso.
  • Ponemos aceite de oliva en una sartén y cuando esté caliente añadimos el tomate, una pizca de sal y una cucharada de azúcar. Es importante tener una tapa cerca porque el tomate frito salta. Removemos el tomate cada 10 minutos aproximadamente.
  • A los 25 minutos añadimos otra cucharada de azúcar.
  • Aproximadamente en torno a 25 minutos más estará listo, después de un total de 45-50 minutos en el fuego. Lo probamos y rectificamos de sal o azúcar si es necesario.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.