4 cosas que necesitas saber antes de comprar suplementos

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La industria de las vitaminas y los suplementos alimenticios ha existido durante mucho tiempo y no parece que vaya a acabarse nada. Dado que esta industria va a estar siempre a nuestro alrededor, tenemos que estar atentos y tener el conocimiento necesario para distinguir entre lo bueno y lo mano. Irónicamente, nuestra salud depende de ello.

Hace poco la revista “Consumer Reports” recogió un artículo en el que avisaba a todos los lectores sobre los aspectos negativos de los suplementos y las vitaminas. Lo cierto es que este artículo es bastante revelador, siendo su objetivo abrir los ojos a aquellas personas que buscan una “poción mágica” pretendiendo que cause milagros en su salud y aspecto. Basándose en entrevistas llevadas a cabo a expertos en la materia, estudios científicos ya publicados y la colección de quejas de los consumidores en la FDA (Food and Drug Administration), ofrecieron las siguientes advertencias:

¿Qué debes saber antes de comprar suplementos?

1. Problemas en las etiquetas

La FDA no exige que se añadan etiquetas de advertencia a los suplementos alimenticios salvo que contengan hierro. Para todos aquellos que no ofrecen ningún tipo de advertencia, las etiquetas puede que sean incoherentes o contradictorias. En algunos casos sí que ofrecen advertencias para las embarazadas o lactantes, o sobre posibles contradicciones con nombres de medicamentos innombrables. Sin embargo, menos de la mitad de los suplementos advierten sobre si pueden ser consumidas o de si el consumidor que sufre algún tipo de condición médica puede tomarlos. Incluso pueden omitir si es posible que pueda tener lugar una reacción adversa.

Dada esta falta de consistencia en las etiquetas de los suplementos, asegúrate de que tu médico o farmacéutico tenga conocimiento de los suplementos que consumes así como cualquier de cualquier otro medicamento que estés tomando o estés pensando en tomar.

suplementos de vitaminas

2. Cantidad excesiva de vitaminas y minerales

Si consumes dosis demasiado altas de vitaminas solubles en grasa, tales como la vitamina A, D, E y K, pues llegar a tener algún problema; es más, en ocasiones aunque consumas una dosis normal ésta puede interferir con determinados medicinas que estés tomando. También puedes experimentar efectos adversos si consumes demasiado calcio o hierro.

Este es un buen ejemplo de cómo alguien puede consumir demasiado calcio sin saberlo: Una mujer mayor preocupada por la osteoporosis puede tomar para desayunar cereales de grano entero (aproximadamente 1.000 mg de calcio por ración) con media taza de leche desnatada (150 mg de calcio) y tomar un suplemento de calcio (500 mg) además de un complejo vitamínico para la menopausia (300 mg). La dosis máxima de calcio que un esta mujer podría tomar de calcio es de 2.000 mg, y a ella solo le quedan 50 mg para alcanzar esa cantidad, teniendo en cuenta que solo ha desayunado y aún le queda todo el resto de comidas del día.

Por ello, se recomienda antes de nada mirar las etiquetas de los suplementos y de los alimentos que consumes, sumando las cantidades de las vitaminas y minerales que consumes al cabo del día. Si tu médico sugiere que necesitas más de un determinado nutriente que no puede ser obtenido a través de tu dieta (o a través de la exposición solar, como es el caso de la vitamina D), opta por un suplemento que exclusivamente te aporte ese nutriente que necesitas.

suplementos alimenticios

3. Los suplementos tienen sus riesgos, y pueden en realidad ser medicinas

Entre 2007 y mediados de abril de 2012, la FDA recibió más de diez mil informes de problemas serios asociados con los suplementos alimentarios, vitaminas y hierbas. Aquí tienes una lista parcial de los informes:

  • 115 muertes.
  • Más de 2,100 hospitalizaciones.
  • 1,000 daños graves o enfermedades.
  • 900 visitas de emergencia.
  • Aproximadamente 4,000 eventos graves más de índole médico.

La legislación actual hace muy difícil que la FDA pueda prohibir alguno de estos suplementos una vez sus distribuidores han añadido un microscópico aviso en el producto. Hasta la fecha, la FDA solo ha prohibido el ingrediente conocido como “efedrina alcaloide”. Aunque este ingrediente era utilizado en multitud de productos para perder peso que conllevaron miles de expedientes, incluidas muertes, el proceso para prohibir dicho ingrediente tardó décadas.

Desde 2008 la FDA ha retirado más de 400 productos dietéticos que contenían medicamentos que requieren de prescripción médica. Muchos de ellos eran promocionados como la clave para perder peso (Meridia) o para la mejora de las relaciones sexuales (Viagra y Cialis). Además, se encontró que una serie de suplementos para culturistas  contenían esteroides sintéticos. Irónicamente, aquellos que optaban por tomar suplementos en vez de medicamentos para evitar efectos adversos e interacciones puede que estén experimentándolos de hecho.

riesgos de los suplementos

4. Los suplementos no pueden curar enfermedades graves

Como hemos mencionado previamente, con que los distribuidores de suplementos incluyan en algún rincón escondido y con letra minúscula que no ayuda a diagnosticar, curar, mitigar o prevenir una enfermedad, están libres y limpios (aunque para leer ese aviso necesites gafas de cerca o una lupa). Lo cierto es que hasta la fecha no se ha probado que ningún suplemento sea capaz de curar una enfermedad grave.

A pesar de que la FDA advierte a los distribuidores en contra de anunciar que sus productos sean capaces de curar enfermedades, algunas compañías siguen haciéndolo y, por desgracia, hay personas que aún se lo creen. Por ejemplo, se descubrió que una empresa llamada BioAnue Laboratories, en Georgia, incluía los siguientes testimonios en su página web: “Esta fórmula revierte la enfermedad de la atrofia” o “detiene el crecimiento de los tumores”. Sobra decir que, claramente, nada esto había sido comprobado científicamente.

Hay muchas personas que se creen cualquier cosa siempre que tenga apariencia legítima. Es esto por lo que los productores de suplementos se arriesgan creando en ocasiones productos que rozan el límite de lo permitido, si acaso no sobrepasándolo, esperando que nadie se dé cuenta de ello. Lo cierto es que algunos productores están intentando evitar el perro guardián de la FDA; algunos lo consiguen, otros no.

Referencia

  • Kelso, T.  Things You Need to Know Before Buying Supplements. Para Breakingmuscle.com [Revisado en Enero de 2016]
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario