Guía definitiva sobre la glucosamina

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Muchos de los que sufren dolores articulares habrán escuchado hablar de la glucosamina. Veamos qué es exactamente la glucosamina, que beneficios puede tener para nuestra salud y como debemos tomarla adecuadamente.

¿Qué es la glucosamina?

La glucosamina es un aminoazúcar que se fabrica de manera natural en el organismo, y que se concentra especialmente en las articulaciones y en el cartílago. También se encuentra en el marisco, de donde derivan los suplementos de glucosamina, utilizados principalmente para mejorar la salud de nuestras articulaciones.

¿Cómo actúa la glucosamina?

La glucosamina se absorbe de manera limitada a través de los intestinos, por lo que el porcentaje de glucosamina que es capaz de llegar a nuestros tejidos sería de un 26% (Setnikar, Palumbo, Canali y Zanolo, 1993).

Una vez penetra en nuestros tejidos, nos  ayuda a que el índice de degradación de colágeno de los huesos no sea tan alto y que la inflamación del cartílago sea menor (Momomura et ál., 2013). De este modo, nos ayudaría a prevenir y retrasar un posible deterioro óseo y a tener una práctica deportiva más duradera.

¿Cuánta glucosamina debo tomar?

La dosis recomendada de glucosamina es de 900-1500 mg. diarios, repartidos en tres tomas diarias aunque debemos tener en cuenta que en muchos de estudios se han usado entre 2000 y 3000 mg al día en varias dosis, sin haberse informado de efectos adversos en los mismos.

dolor de rodilla

¿Qué tipos de glucosamina hay?

En primer lugar tenemos el hidrocloruro de glucosamina (HCI), que es una molécula de glucosamina con ácido clorhídrico que al llegar a los intestinos libera glucosamina pura. Es la forma más básica de suplementación con glucosamina, aunque también parece ser la menos efectiva (Vlad, LaValley, McAlindon y Felson, 2007).

Después tenemos el sulfato de glucosamina, que al igual que la forma anterior de glucosamina también se libera en el intestino de manera pura, aunque el sulfato parece tener una biodisponibilidad mayor en los tejidos. (Setnikar et ál., 1993; Kirkham y Samarasinghe, 2009). Por ese motivo, sería más efectiva para nuestros huesos ya que el sulfato podría ser un factor protector óseo (Burdett y McNeil, 2012).

Por último, están las sales de sulfato de glucosamina, es decir, sulfato de glucosamina formado dentro de sal de cristal. Tienen la ventaja de ser igual de efectivas que el sulfato de glucosamina por separado, pero con la comodidad de poderse tomar en una única dosis (Herrero-Beaumont et ál., 2007). Sin embargo, no está probado que su eficacia sea mayor que la de sulfato de glucosamina.

Es importante que a la hora de elegir un suplemento de glucosamina, comprobemos que este provenga de una fábrica fiable, ya que no todos los suplementos contienen la cantidad exacta de glucosamina que se indica en la etiqueta.

glucosamina

¿Qué beneficios tiene la glucosamina?

El principal beneficio de la glucosamina es la aminoración de los síntomas de osteoartritis, pudiendo reducir el progreso de la enfermedad. (Herrero-Beaumont et ál., 2007: Wangroongsub, Tanavalee, Wilairatana y Ngarmukos, 2010).

Otro efecto positivo de este suplemento es la reducción del dolor en las articulaciones gracias al efecto analgésico que tiene sobre los síntomas de la osteoartritis de las caderas o las rodillas (Wandel et ál., 2010). También puede ser muy útil en el caso de que hayamos sufrido una lesión ósea, ya que podría ayudar en la regeneración de los tejidos, y en la rehabilitación, ya que permitiría aumentar el rango de movimiento de la articulación lesionada.  (Ostojic, Arsic, Prodanovic, Vukovic y Zlatanovic, 2007).

Otros beneficios secundarios que derivan de la toma de glucosamina son la mejora de los síntomas de la cistitis intersticial y de trastornos de disfunción sexual en hombres (Mayo Clinic, 2013).

Para potenciar los efectos de la glucosamina es necesario que lo combinemos con algo de ejercicio de bajo impacto en el caso de que tengamos osteoartritis o dolor articular, ya que la combinación de ambos podría ser útil para aliviar dicho dolor (Ng, Heesch y Brown, 2010). Sin embargo, siempre debe ser tomado como un complemento a otros fármacos o intervenciones terapéuticas en caso de que suframos problemas óseos y el médico nos los haya prescrito.

pareja senior haciendo deporte

En el caso de los deportistas, una dosis de entre 1,5-3 gr. podría reducir un biomarcador relacionado con la degradación de colágeno, sin llegar a influir en la propia síntesis del colágeno. (Duclos et ál., 2010). Cuanta mayor sea la dosis de glucosamina, más notables serán los efectos positivos, especialmente en aquellos que practiquen ejercicios de alto impacto impacto como el running (Yoshimura et ál., 2009). En deportistas con osteoartritis también ayudaría en la reducción del dolor post-ejercicio (Petersen et ál., 2011).

Debemos tener en cuenta que la glucosamina sería un tratamiento alternativo a largo plazo y que necesitaríamos tomarla alrededor de 6 meses para evaluar si tiene beneficios significativos en nuestra salud. En el caso de que así fuera, deberíamos mantener su toma en el tiempo para seguir beneficiándonos de sus efectos.

Interacción de la glucosamina con otros suplementos

En ocasiones podemos encontrar la glucosamina junto con el sulfato de condroitina, un suplemento vendido también para mejorar la salud de las articulaciones y que pueden actuar de manera sinérgica, mejorando la síntesis de colágeno y disminuyendo la degradación de éste (Lipiello, Woodward, Karpman y Hammad, 2000; Orth, Peters y Hawkins, 2002).

Ademas, la glucosamina también se puede vender junto con el metilsulfonilmetano, un suplemento que también es útil para preservar nuestra salud articular gracias al aporte de sulfuro que el HCI no nos proporciona. De este modo, la combinación de ambos suplementos nos podría ayudar a rebajar la inflamación articular así como el dolor (Usha y Naido, 2004).

También podemos combinar la glucosamina con el aceite de pescado. Concretamente, 1300 mg de aceite de pescado donde estén incluidos 600 mg de ácidos grasos omega-3 podrían ser más efectivos que la toma de glucosamina de forma aislada (Gruenwald, Petzold, Busch, Petzold y Graubaum, 2009).

dolor articular

¿Tiene efectos secundarios la glucosamina?

Afortunadamente, la glucosamina es un suplemento totalmente seguro cuando la dosis que se ingiere no es mayor de 2000 mg. diarios (Hathcock y Shao, 2007; Wandel et ál., 2010). De todos modos, es necesario que si sufres de algún trastorno médico, como hipertensión o diabetes, consultes con tu doctor por si pudiera producirse alguna interacción negativa. También debes de tener precaución en el caso de que seas alérgico al marisco, en cuyo caso deberías contemplar otras alternativas a este suplemento.

Conclusión

La glucosamina es un suplemento totalmente seguro que puede ayudar tanto a deportistas jóvenes como más mayores a prevenir el desgaste de las articulaciones, especialmente de la rodilla. El sulfato de glucosamina sería la mejor opción que podemos encontrar en el mercado para consumirla, necesitando de unas 3 dosis diarias para beneficiarnos de sus efectos. Sin embargo, nunca debe ser un sustituto de un tratamiento médico, sino de un complemento para ayudarnos a realizar actividad física sin dolores articulares durante mucho tiempo.

Referencias

  • Burdett, N. y McNeil, J. D. (2012). Difficulties with assessing the benefit of glucosamine sulphate as a treatment for osteoarthritis. International Journal of Evidence-Based Healthcare, 10(3), 222-226.
  • Duclos, M. E., Roualdes, O., Cararo, R., Rousseau, J. C., Roger, T. y Hartmann, D. J. (2010). Significance of the serum CTX-II level in an osteoarthritis animal model: a 5-month longitudinal study. Osteoarthritis and Cartilage, 18(11), 1467-1476.
  • Examine.com: Glucosamine.
  • Gruenwald, J., Petzold, E., Busch, R., Petzold, H. P. y Graubaum, H. J. (2009). Effect of glucosamine sulfate with or without omega-3 fatty acids in patients with osteoarthritis. Advances in Therapy, 26(9), 858-871.
  • Hathcock, J. N. y Shao, A. (2007). Risk assessment for glucosamine and chondroitin sulfate. Regulatory toxicology and pharmacology, 47(1), 78-83.
  • Herrero-Beaumont, G., Ivorra, J. A., Del Carmen Trabado, M., Blanco, F. J., Benito, P., Martín-Mola, E.,…Branco, J. (2007). Glucosamine sulfate in the treatment of knee osteoarthritis symptoms: a randomized, double-blind, placebo-controlled study using acetaminophen as a side comparator. Arthritis and rheumatism, 56(2), 555-567.
  • Kirkham, S. G. y Samarasinghe, R. K. (2009). Review article: Glucosamine. Journal of Orthopaedic Surgery (Hong Kong), 17(1), 72-76.
  • Lipiello, L., Woordward, J., Karpman, R. y Hammad, T. A. (2000). In vivo chondroprotection and metabolic synergy of glucosamine and chondroitin sulfate. Clinical Orthopaedics and Related Research, 381, 229-240.
  • Mayo Clinic. (2013). Drugs and Supplements: Glucosamine.
  • Momoura, R., Naito, K., Igarashi, M., Watari, T., Terakado, A., Oike, S.,…Kaneko, K. (2013). Evaluation of the effect of glucosamine administration on biomarkers of cartilage and bone metabolism in bicycle racers. Molecular Medicine Reports, 7(3), 742-746.
  • Ng, N. T., Heesch, K. C. y Brown, W. J. (2010). Efficacy of a progressive walking program and glucosamine sulphate supplementation on osteoarthritic symptoms of the hip and knee: a feasibility trial. Arthritis Research & Therapy. doi: 10.1186/ar2932.
  • Orth, M. W., Peters, T. L. y Hawkins, J. N. (2002). Inhibition of articular cartilage degradation by glucosamine-HCl and chondroitin sulphate. Equine Veterinary Journal: Supplement, 34, 224-229.
  • Ostojic, S. M., Arsic, M., Prodanovic, S., Vukovic, J. y Zlatanovic, M. (2007). Glucosamine administration in athletes: effects on recovery of acute knee injury. Research in Sports Medicine, 15(2), 113-124.
  • Petersen, S. G., Beyer N., Hansen, M., Holm, L., Aagaard, P., Mackey, A. L. y Kjaer, M. (2011). Nonsteroidal anti-inflammatory drug or glucosamine reduced pain and improved muscle strength with resistance training in a randomized controlled trial of knee osteoarthritis patients. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, 92(8), 1185-1193.
  • Setnikar, I., Palumbo, R., Canali, S. y Zanolo, G. (1993). Pharmacokinetics of glucosamine in man. Arzneimittel-Forschung,43(10), 1109-1113.
  • Usha, P. R. y Naidu, M. U. (2004). Randomised, Double-Blind, Parallel, Placebo-Controlled Study of Oral Glucosamine, Methylsulfonylmethane and their Combination in Osteoarthritis. Clinical Drug Investigation, 24(6), 353-363.
  • Vlad, S. C., LaValley, M. P., McAlindon, T. E. y Felson, D. T. (2007). Glucosamine for pain in osteoarthritis: why do trial results differ? Arthritis and rheumatism, 56(7), 2267-2277.
  • Wandel, S., Jüni, P., Tendal, B., Nüesch, E., Villiger, P. M., Welton, N. J.,…Trelle, S. (2010). Effects of glucosamine, chondroitin, or placebo in patients with osteoarthritis of hip or knee: network meta-analysis. doi: 10.1136/bmj.c4675.
  • Wangroongsub, Y., Tanavalee, A., Wilairatana, V. y Ngarmukos, S. (2010). Comparable clinical outcomes between glucosamine sulfate-potassium chloride and glucosamine sulfate sodium chloride in patients with mild and moderate knee osteoarthritis: a randomized, double-blind study. Journal of the Medical Association of Thailand, 93(7), 805-811.
  • Yoshimura, M., Sakamoto, T., Tsuruta, A., Yamamoto, T., Ishida, K., Yamaguchi, H. y Nagaoka, I. (2009). Evaluation of the effect of glucosamine administration on biomarkers for cartilage and bone metabolism in soccer players. International Journal of Molecular Medicine, 24(4), 487-494.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.