¿La proteína aislada de soja puede disminuir la testosterona?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

La proteína en polvo es uno de los suplementos deportivos más populares. Sin importar si eres un novato o experto en la práctica de deportes, seguramente has consumido proteína en polvo para complementar tu alimentación.

Ahora bien, entre todos los tipos de proteínas en polvo que existen, la de soja genera mucha confusión entre la comunidad. Rodeada de mitos e información contradictoria, comúnmente se afirma que aumenta el estrógeno en los hombres y que el cuerpo no es eficiente al momento de absorberla.

Por esta razón, vamos a analizar si efectivamente la proteína aislada de soja puede disminuir la testosterona en los hombres.

¿La proteína de soja disminuye la testosterona?

¿Qué es la proteína de soja?

La soja, también conocida como Glycine max, es un tipo de frijol bastante conocido por ser un fuente vegana de proteína y, la proteína en polvo de soja, es la porción de aminoácidos de este frijol. Esta fuente de proteína alcanzó mucha popularidad debido a que es una fuente completa de proteína en la dieta, cualidad que, generalmente, solo se encuentra en las proteínas de fuentes animales.

Su estatus como proteína completa, versatilidad como producto alimenticio y buen gusto permitieron que la soya se convirtiera en un alimento básico entre muchas personas que no comían carne u otros productos animales. Además, la soja también tiende a tener una buena mezcla de vitaminas y minerales lo suficientemente abundantes como para reemplazar un multivitamínico.

Sin embargo, la proteína de soya contiene muchos otros compuestos. Entre los más notorios encontramos las isoflavonas de soya que están vinculadas con los estrógenos.

¿La proteína de soja puede aumentar los niveles de estrógenos?

¿La proteína de soja disminuye la testosterona?

La proteína aislada de soja suele ser atacada debido a una combinación de argumentos que van en la dirección equivocada y en interpretaciones erróneas de los datos.

La mayor parte de la controversia con la soja se dirige hacia sus compuestos de tipo estrógeno, sus fitoestrógenos. Estas moléculas se conocen como tal porque actúan sobre el receptor de estrógenos en un intento de activarlo. Si tienen éxito, pueden impartir efectos similares al estrógeno en la célula afectada.

Por esta razón, se piensa que la soja disminuye el nivel testosterona ocasionando un sexual disminuido, disfunción eréctil, reducción de la masa muscular, depresión, fatiga y osteoporosis.

Relación entre la ingesta de soja y niveles de testosterona

¿Cuánto afecta la soja los niveles de estrógeno?

Un grupo de estudio en hombres determinó que la ingesta de proteína de soja se asocia negativamente con el estrógeno; es decir, a más soja, menos estrógeno (Nagata, Inaba, Kawakami, Kakizoe y Shimizu, 2000). Si bien ese estudio también notó una reducción apenas significativa en la testosterona, un estudio posterior no notó ningún efecto sobre la testosterona luego de 12 semanas (Kalman, Feldman, Martínez, Krieger y Tallon, 2007).

Por lo tanto, a todos los efectos, la proteína aislada de soja parece ser bastante neutral cuando se trata de sujetos sanos. Solo parece mostrar potencia estrogénica en situaciones de deficiencia de estrógenos.

¿Es saludable la proteína de soja?

Conclusión

El problema de la proteína aislada de soja como inhibidor de testosterona es bastante exagerado, y aunque comer grandes cantidades de soja cruda es mala idea por su toxicidad, consumirla como suplemento deportivo no debería tener efectos anormales.

En última instancia, la proteína aislada de soja ha recibido cantidades innecesarias de críticas, debido a que es el primer fitoestrógeno descubierto y ha sido tipificado como «estrogénico».

Referencia

  • Kalman, D., Feldman, S, Martinez, M. Krieger, D. R, Tallon M.J. (2007). Effect of protein source and resistance training on body composition and sex hormones. Journal of the International Society of Sports Nutrition. doi: 10.1186/1550-2783-4-4
  • Nagata, C., Inaba, S., Kawakami, N., Kakizoe, T. y Shimizu, H. (2000). Inverse association of soy product intake with serum androgen and estrogen concentrations in Japanese men. Nutrition and cancer. doi: 10.1207/S15327914NC3601_3

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!