Suplementos y sistema inmune (ii)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio 5,00 de 5)
Cargando…

En el anterior artículo vimos como en deportes de alta exigencia puede ser necesaria una ayuda en forma de suplementos de cara a contrarrestar los efectos negativos sobre el sistema inmune. A continuación vamos a analizar dichos suplementos.

Carbohidratos

El consumo de carbohidratos durante el ejercicio tiene un efecto directo en las concentraciones hormonales, de modo que se ha visto (1) como la ingesta de unos 30-60 gramos de carbohidratos cada hora durante la realización de ejercicio muy intenso previene el deterioro inmunológico asociado al ejercicio, permitiendo continuar el trabajo a alta intensidad. El consumo de carbohidratos por tanto tiene varias utilidades en este tipo de ejercicios: como ya vimos en otro artículo, retrasa la aparición de fatiga y ayuda a mantener los niveles de glucosa estables.

Glutamina

Hay que tener en cuenta que la glutamina es utilizada como ‘combustible’ por las células del sistema inmune, por lo que se realizaron estudios acerca de su utilidad como suplemento. En ellos se observaron disminuciones importantes del riesgo de desarrollar infecciones comunes en aquellos que recibieron unas dosis de 10 gramos de glutamina. También se estudió como con el entrenamiento de resistencia contribuye a largo plazo a aumentar los niveles de glutamina, siendo uno de los posibles mecanismos por los que el ejercicio moderado mejora la función inmune.

Inmune

BCAAs

Se trata de uno de los suplementos más recomendados a la hora de prevenir el sobreentrenamiento, y las alteraciones del sistema inmune. El principal estudio tuvo lugar en la Universidad de Sao Paulo (2), y se basa en que la disminución de los niveles en sangre de glutamina fruto del ejercicio intenso (en este caso, participantes en un triatlón) contribuye a suprimir la respuesta inmune, como hemos dicho. La suplementación con BCAAs evita en parte esa disminución de la glutamina, observándose una menor incidencia de síntomas de infección entre dichos atletas. Por tanto es una ventaja más para recomendar la suplementación con BCAAs.

Vitaminas C y E

Como vimos en este artículo, la recomendación de suplementación con estas vitaminas es bastante controvertida, ya que no hay evidencia clara de su efecto a nivel inmunológico. Aun así, la vitamina C parece reducir la duración de los resfriados en deportistas. En cualquier caso, hay pocos estudios sobre las necesidades en deportistas de gran exigencia, lo que unido a su hidrosolubilidad y multitud de funciones biológicas, hace que una  eventual suplementación con vitamina C no sea perjudicial.

Zinc

La suplementación con más 50 mg. diarios de Zinc, está desaconsejada (3) por sus efectos negativos sobre la inmunidad y la función antioxidante. La mayoría de los compuestos comerciales se venden en esta dosificación.

Probióticos

Uno de los productos más de moda. Se trata de microorganismos vivos que se administran asociados a alimentos o suplementos, y que potencian la inmunidad celular del huésped. Existen estudios en atletas que muestran un efecto beneficioso en cuanto a la reducción del número de infecciones respiratorias y gastrointestinales, principalmente realizados en corredores de resistencia como maratonianos.

El uso de suplementos probióticos parece especialmente útil en deportistas sobreentrenados, sometidos a gran fatiga o en tratamiento antibiótico (4-6).

El problema principal es la variedad de cepas y dosis disponibles, si bien podemos dar unas pautas generales de consumo:

  • Contener bacterias vivas (al menos 1.000 millones de bacterias).
  • Realizar una introducción gradual del producto.
  • Mantenerlos a la temperatura indicada (4ºC).
  • No usar sin consejo médico si hay antecedentes de enfermedades gastrointestinales.

Super

 

Conclusiones

  • El ejercicio moderado mejora la función inmune.
  • La función inmune se ve disminuida con el ejercicio de muy alta intensidad o volumen.
  • En estos deportistas está recomendada la suplementación con 10 gramos de glutamina (Un servicio de la mayoría de proteínas de suero del mercado contiene una cantidad similar de glutamina).
  • Los BCAAs actúan mediante la misma vía, si bien presentan ventajas en otros aspectos que la glutamina en solitario no muestra.
  • Los probióticos también muestran un efecto positivo, especialmente en aquellos que consuman antibióticos o estén muy fatigados.

Fuentes:Influence

  1. Henson DA, Nieman DC, Blodgett AD, Butterworth DE, Utter A, Davis JM, Sonnenfeld G, Morton DS, Fagoaga OR, Nehlsen-Cannarella SL. Influence of exercise mode and carbohydrate on the immune response to prolonged exercise.
  2. Bassit RA, et al (2000) ‘The effect of BCAA supplementation upon the immune response of triathletes.’ Medicine and Science in Sport and Exercise 200032(7):1214–9.
  3. Potier de Courcy G, Frelut ML, Fricker J, Martin A, Dupin H. Besoins nutritionnels et apports conseillés pour la satisfaction de ces besoins. EMC. Endocrinologie et nutrition 2003;
  4. Revisión probióticos: Wakeman, 2013; Br J Sports Med Nov 47(17).
  5. Nieman DC, Johansen LM, Lee JW, Arabatzis K (1990) ‘Infectious episodes in runners before and after the Los Angeles Marathon.’ The Journal of Sports Medicine and Physical Fitness 30:316–328.
  6. Gibson GR, Roberfroid MB. Dietary modulation of the human colonic microbiota: introducing the concept of prebiotics. J Nutr 1995;125:1401-12.