8 beneficios para la salud del kéfir

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

Es uno de los alimentos con mayor cantidad de proteína y es especialmente bueno para cuidar nuestro sistema digestivo. Veamos de que se compone exactamente, porque es tan bueno para nuestra digestión y que otros beneficios puede tener para nuestra salud.

1. Es una fuente fantástica de nutrientes

El kéfir está hecho leche de vaca o de cabra fermentada a la que le son añadidos cultivos de levadura y bacterias de ácido láctico que les hacen dar aspecto de coliflor. 175 ml de kéfir contiene unas 100 calorías, 6 gr. de proteína, 7-8 gr. de hidratos y 3-6 gr. de grasa, dependiendo del tipo de leche utilizada.  Además, contiene una buena cantidad de calcio, fósforo, riboflavina (vitamina B2) y vitamina B12.

2. Es más probiótico que el yogur

El kéfir contiene hasta 30 tipos de microorganismos probióticos que provocan efectos beneficiosos para la salud, especialmente en la digestión, el equilibrio del peso corporal y la salud mental (1, 2 y 3).

Eso no significa que el yogurt deje de ser una fuente potente de probióticos, pero si lo que buscamos es eso, el kéfir sin duda es mejor.

3. Tiene propiedades antibacterianas

El kéfir contiene un probiótico (Lactobacillus kefiri) que puede protegernos de bacterias bastante dañinas como la Salmonella, el Helicobacter pylori y la E. coli (4 y 5). Además, el kefiran (un tipo de carbohidrato también presente en el kéfir) también nos protege de las bacterias (6).

kefir

4. Mejora la salud ósea y reduce el riesgo de osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad común especialmente entre las mujeres de mayor edad. Para frenar su progresión es necesario tomar una cantidad adecuada de calcio (7). También es necesario tomar vitamina K2, que puede ayudar a reducir el riesgo de fracturas hasta en un 81 % (Knapen).

Si tomamos kéfir podemos obtener una cantidad adecuada de calcio y de vitamina K2 si está hecho de leche entera. Además, nos ayudaría a mejorar la absorción de calcio (8), por lo tanto el kéfir es excelente para mejorar la salud ósea.

5. Podría ser un protector contra el cáncer

Los probióticos del kéfir podrían inhibir el crecimiento tumoral, reducir la formación de compuestos cancerígenos y ayudar a estimular el sistema inmunológico (9). Sin embargo, estos efectos todavía no han sido contrastados en humanos, por lo que no se puede afirmar con certeza que pueda protegernos del cáncer.

6. Podría mejorar la salud digestiva

Los probióticos del kéfir pueden ayudarnos a restaurar el equilibrio de bacterias buenas de los intestinos, por lo que es muy efectivo para combatir la diarrea  (10 y 11).

Además de la diarrea, también puede combatir trastornos digestivos como el síndrome del intestino irritable y las úlceras causadas por la bacteria H. pylori, entre otros (12, 13 y 14).

salud digestiva

7. Es tolerado por las personas intolerantes a la lactosa

Las personas que tienen intolerancia a la lactosa tienen bastantes problemas para consumir productos lácteos. Sin embargo, la bacteria de ácido láctico del kéfir provoca que la lactosa de este alimento sea mucho más baja que la de la leche. Además, también contiene enzimas que ayudan a digerirla mejor, por lo que en comparación con la leche normal, es un lácteo mucho mejor para personas con este problema.

8. Podría mejorar los síntomas de alergia y asma

Las alergias y el asma son provocadas, entre otras razones, por una hipersensibilidad del sistema inmunológico. En algunos estudios realizados con animales se ha observado como el kéfir podría suprimir las respuestas inflamatorias relacionadas con la alergia o el asma, aunque todavía es necesario contrastar dichos efectos en estudios con humanos (15 y 16).

Referencias

  1. Ritchie, M. L. y Romanuk, T. N. (2012). A meta-analysis of probiotic efficacy for gastrointestinal diseases. PLos One. doi: 10.1371/journal.pone.0034938.
  2. Angelakis, E., Merhej, V. y Raoult, D. (2013). Related actions of probiotics and antibiotics on gut microbiota and weight modification. The Lancet: Infectious Diseases, 13(10), 889-899.
  3. Messaoudi, M., Violle, N., Bisson, J., Desor, D., Javelot, H.. y Rougeot, C. (2011). Beneficial psychological effects of a probiotic formulation (Lactobacillus helveticus R0052 and Bifidobacterium longum R0175) in healthy human volunteers. Gut Microbes, 2(4), 256-261.
  4. Carasi, P., Diaz, M., Racedo, S. M., De Antoni, G., Urdaci, M. C. y Serradell, M. (2014). Safety Characterization and Antimicrobial Properties of Kefir-Isolated Lactobacillus kefiri. Biomed Research International. doi: 10.1155/2014/208974.
  5. Zhu, R., Chen, K., Zheng, Y., Zhang, H., Wang, J., Xia, Y.,… Guo, C. (2014). Meta-analysis of the efficacy of probiotics in Helicobacter pylori eradication therapy. World Journal of Gastroenterology, 20(47), 18013-18021.
  6. Rodrigues, K. L., Caputo, l. R., Carvalho, J. C. Evangelista, J. y Schneedorf, J. M. (2005). Antimicrobial and healing activity of kefir and kefiran extract. International Journal of Antimicrobial Agents, 25(5), 404-408.
  7. Beto, J. A. (2015). The Role of Calcium in Human Aging. Clinical Nutrition Research, 4(1), 1-8.
  8. Knapen, M. H. J., Drummen, N. E., Smit, E., Vermeer, C. y Theuwissen, E. (2013). Three-year low-dose menaquinone-7 supplementation helps decrease bone loss in healthy postmenopausal women. Osteoporosis International, 24(9), 2499-2507.
  9. Sarkar, S. (2007). Potential of kefir as a dietetic beverage – a review. British Food Journal, 109(4), 280-290.
  10. Goldenberg, J. Z., Ma, S. S., Saxton, J. D., Martzen, M. R., Vandvik, P. O., Thorlund, K.,… Johnston, B. C. (2013). Probiotics for the prevention of Clostridium difficile-associated diarrhea in adults and children. The Cochrane Database of Systematic Reviews. doi: 1002/14651858.CD006095.pub3.
  11. Sarowska, J., Choroszy-Król, I., Regulska-Ilow, B., Frej-Madrzak, M. y Jama-Kmiecik, A. (2013). The therapeutic effect of probiotic bacteria on gastrointestinal diseases. Advances in Clinical and Experimental Medicine, 22(5), 759-766.
  12. Ghouri, Y. A., Richards, D. M., Rahimi, E. F., Krill, J. T., Jelinek, K. A. y DuPont, A. W. (2014). Systematic review of randomized controlled trials of probiotics, prebiotics, and synbiotics in inflammatory bowel disease. Clinical and Experimental Gastroenterology, 9(7), 473-487.
  13. Ruggiero, P. (2014). Use of probiotics in the fight against Helicobacter pylori. World Journal of gastrointestinal Pathophysiology, 5(4), 384-391.
  14. Ayala, G., Escobedo-Hinojosa, W. I., de la Cruz-Herrera, C. F. y Romero, I. (2014). Exploring alternative treatments for Helicobacter pylori infection. World Journal of Gastroenterology, 20(6), 1450-1469.
  15. Lee, M. Y., Ahn, K. S., Kwon, O. K., Kim, M. J, Kim, M. K., Lee, I. Y.,… Lee. H. K. (2007). Anti-inflammatory and anti-allergic effects of kefir in a mouse asthma model. Immunobiology, 212(8), 647-654.
  16. Kwon, O. K., Ahn, K. S., Lee, M. Y., Kim, S. Y., Park, B. Y., Lee, I. Y.,… Lee, H. K. (2008). Inhibitory effect of kefiran on ovalbumin-induced lung inflammation in a murine model of asthma. Archives of Pharmacal Research, 31(12), 1590-1596.

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

6 comentarios en «8 beneficios para la salud del kéfir»

    • Hola Irma. La cantidad que se tome depende de cada persona y de sus necesidades nutricionales, piensa que es un lácteo pero con más nutrientes, así que si solías tomar lácteos como el yogurt podrías sustituirlo por el kefir.

      En cuanto a su calidad, fijate que en su composición tenga una cantidad alta de los nutrientes que señalamos en el punto 1. Si es así, probablemente la calidad del kéfir será buena.

      Un saludo.

      Responder

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!