Adaptaciones al entrenamiento cardiovascular

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

En los entrenamientos de tipo cardiovascular, el oxígeno ejerce la función de quemar grasas y azúcar. Las adaptaciones que este tipo de entrenamiento originarán en nuestro organismo dependerán de la frecuencia, la intensidad, y la duración del ejercicio. De estos tres factores, el más relevante sería la intensidad, equiparable al peso que levantamos en los entrenamientos de fuerza. Los cambios que se producirán serán:

Adaptaciones del sistema cardiovascular

En general se produce una mejora en la eficiencia del sistema cardiovascular. Las adaptaciones se producirán a dos niveles: a nivel del corazón, y a nivel vascular. El corazón mejorará su capacidad de bombear sangre, mientras que los vasos sanguíneos la transportarán con mayor eficacia. Respecto al corazón, el entrenamiento cardiovascular produce una hipertrofia del mismo. Este aumento de tamaño produce un aumento del volumen sistólico, es decir, la cantidad de sangre que el corazón bombea al sistema vascular. Además, este aumento de tamaño tiene dos consecuencias: por un lado, el ritmo cardiaco en reposo disminuye, debido a que con cada latido se envía mucha mas sangre a las células; y por otro lado, este mismo efecto se producirá también durante la práctica física. En resumen, el ejercicio físico cardiovascular influye positivamente sobre la función cardiaca, lo cual puede ser muy beneficioso a la hora de superar los problemas cardiacos presentes durante la vejez. A nivel del sistema vascular, se producen adaptaciones en la vasculatura coronaria (arterias y venas del corazón) y a nivel de la vasculatura periférica. En general, esta mejora producida en nuestra circulación sanguínea previene la aparición de arteriosclerosis, lo que ayuda a evitar la aparición de enfermedades coronarias.

Cambios metabólicos y en la composición corporal

Realizar un entrenamiento aeróbico de manera regular, hará más eficiente el sistema de generación y absorción de energía, además de mejorar la capacidad de almacenar la misma. Con este tipo de entrenamiento, el organismo se convierte en un sistema más eficiente en la quema de grasas, consumiendo más porcentaje de grasas, que de hidratos de carbono. También se producen mejoras a nivel metabólico y a nivel celular: mejoras en la obtención de glucosa, aumento del contenido mitocondrial y el número de proteínas encargadas de transportar la glucosa, etc.

Mejoras del sistema endocrino

Se obtienen adaptaciones crónicas en la secreción de insulina, cortisol y catecolaminas. Esto favorece el control de la diabetes tipo II. El aumento de cortisol favorece a mantener unos niveles bajos de glucemia en sangre, ayuda a la quema de grasas y a la conversión de proteínas en energía. Además, la reducción de niveles de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) favorece el control del estrés.

Mejoras en el sistema respiratorio

Con la realización de ejercicio físico aumentan las necesidades de oxígeno. Se ensancha la caja torácica debido a los músculos implicados en la respiración. También aumenta la cantidad de hemoglobina de los glóbulos rojos. En resumen, la práctica física mejora el funcionamiento de los músculos respiratorios.

Mejoras en el aparato locomotor

El ejercicio aeróbico favorece el fortalecimiento y conservación de nuestros huesos, músculos y articulaciones. Está comprobado que el ejercicio aeróbico también favorece un aumento de la densidad ósea. También se fortalecen tendones e inserciones ligamentosas, lo que permite soportar tensiones más elevadas, y por tanto se produce un menor riesgo de lesión.

Mejoras del sistema nervioso

El entrenamiento aeróbico estimula el sistema nervioso voluntario, encargado de la actividad muscular, y el sistema nervioso autónomo o vegetativo, responsable de las funciones orgánicas. Además disminuye los niveles de ansiedad y agresividad, y facilita el sueño.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

2 comentarios en «Adaptaciones al entrenamiento cardiovascular»

  1. Me gusta,quizás desde mi punto de vista se podría profundizar un poco más, en que no todo entrenamiento aerobico producirá hipertrofia del corazón(aquí explicaría en que zona del corazón se produce la misma), pero es simple y claro de entender para cualquier persona que lo lea.

    No es mi ánimo criticar ,sino colaborar,me parece una página totalmente seria y bien armada que puede ofrecer muchísimo.

    PD: hay 2 erorres en el texto dice “rspiratorios” y en otro lado dice, cotecolaminas.

    Responder

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.