Los beneficios de entrenar descalzo que mejoran tus entrenamientos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Posiblemente, si nos encontramos en el gimnasio o en la calle con alguien que está entrenando descalzo nos extrañemos y nos preguntemos qué está haciendo. Pero, desde hace un tiempo, es una tendencia cada vez más practicada. La liberación de nuestros pies y acercarnos a una movilidad más natural atrae a muchas personas. Son varios los beneficios de entrenar descalzo que podemos encontrar en esta forma de realizar las actividades deportivas.

Desde hace mucho tiempo, en algunas prácticas deportivas como entrenamientos de fuerza, yoga o pilates, es habitual encontrar a personas descalzas o con calcetines para realizar sus entrenamientos, pero ahora esta tendencia se extiende a otros deportes como andar o correr.

Antes de empezar

Si estás planteándote la idea de entrenar descalzo, hay algunas cosas que debes saber antes de empezar. Es recomendable iniciarse en esta práctica progresivamente, de forma gradual, para dar tiempo a nuestros pies a que se acostumbren a las nuevas sensaciones. Existen zapatillas que ayudan a la transición, permiten un movimiento lo más natural posible del pie, acercándolo al efecto de ir descalzo.

Por otro lado, es conveniente prestar atención al tipo de superficie en el que vamos a realizar el entrenamiento, ya que algunas de ellas pueden generar ampollas o irritaciones. Por ello, debemos cuidar nuestros pies y mantenerlos muy bien hidratados.

Algunas recomendaciones antes de empezar a disfrutar de los beneficios de entrenar descalzo son:

  • Comienza caminando descalzo en casa un rato al día para fortalecer los músculos.
  • Haz ejercicios con el pie, como agarrar o presionar objetos.
  • Camina sobre superficies diferentes como arena, hierba o piedras. Esto mejora la fuerza y alineación.
  • No te olvides del calentamiento y estiramiento antes del entrenamiento.
  • Empieza con entrenamientos cortos y ve aumentando.
  • Realiza ejercicios de propiocepción para disminuir el riesgo de posibles lesiones.
  • Ante molestias o con recientes fracturas, es recomendable visitar a un especialista antes de empezar.
Andar descalzo sobre hierba

Beneficios de entrenar descalzo

A la hora de realizar un entrenamiento descalzo, es aconsejable asegurarnos de que no hay ningún objeto en el suelo que pueda provocarnos algún daño. Además, si vamos a realizar el ejercicio en la calle, debemos observar muy bien el entorno y estar atentos a los elementos de la superficie. Teniendo esto en cuenta, son muchas las ventajas que se encuentran a la hora de realizar un entrenamiento descalzo. ¿Has pensado alguna vez cuáles pueden ser? A continuación te las mostramos:

Fortalecimiento de los músculos del pie

Uno de los beneficios que encontramos es que los músculos del pie y tobillo experimentan un fortalecimiento. Pisar descalzos nos permite ejercitar en mayor medida los músculos de nuestros pies.

Mejora la pisada

Normalmente, nuestro pie se amolda a las características de las zapatillas que usamos. Y, por lo general, al andar o realizar ejercicio apoyamos en mayor medida el talón, por lo que se ve expuesto a un mayor impacto y riesgo de sufrir posibles lesiones. Sin embargo, al entrenar descalzo obtenemos un cambio en el punto de apoyo de la pisada, mejorándola.

Mejora articulaciones y ligamentos

Las articulaciones constituyen puntos de unión entre diferentes elementos del sistema óseo. Permiten la realización de movimientos mecánicos y proporcionan elasticidad al cuerpo. Por su parte, los ligamentos son los encargados de la unión entre los huesos. El hecho de entrenar descalzo moviliza y libera las articulaciones, fortaleciéndolas y mejorando los ligamentos.

Chica entrena descalza

Alinea la columna vertebral

El calzado reduce la percepción del pie al pisar, se pierde información sensorial útil. Uno de los beneficios de entrenar descalzo es que nuestro sistema nervioso obtiene información más precisa. Esto nos ayuda a alinear la columna vertebral y enderezarla, ya que se produce una mayor estimulación de los músculos de la planta del pie, obteniendo así una mejor posición.

Aumenta la fuerza

Otro de los beneficios de entrenar descalzo que encontramos es que otorga una mayor activación a los músculos. Esto da lugar a un desarrollo mayor de fuerza en los músculos de piernas y cadera; lo que, a su vez, nos otorga una mejoría en el equilibrio y nos brinda mayor agilidad.

Mejora la propiocepción

Se entiende por propiocepción la capacidad del organismo para saber la posición de cada una de las partes del cuerpo en todo momento. Esta función nos ayuda a con la coordinación, el equilibrio y actúa ante posibles señales de alarma que lleguen al cerebro. También nos protege de lesiones haciendo que nuestro cerebro reaccione rápidamente enviando órdenes a las zonas involucradas para prevenir la lesión.

El entrenamiento descalzo, al aumentar la percepción de las sensaciones y la información enviada al cerebro, consigue una mejoría en la propiocepción.

Mejora la calidad del entrenamiento

Pisar el suelo directamente con la planta del pie produce una mayor activación muscular y hace que se vean involucrados más músculos de nuestro cuerpo, lo que puede ser útil y mejorar el entrenamiento de fuerza como levantamiento de peso o sentadillas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.