10 consejos y trucos para calmar la ansiedad en pocos minutos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La ansiedad es un problema que sufre en general la sociedad en mayor o en menor grado. Puede estar presente en la vida de cualquier persona sin previo aviso. Un mal día en el trabajo, objetivos no cumplidos en un tiempo determinado o una discusión con alguien que queremos pueden ser algunas de las causas. Las consecuencias son dolorosas tanto física como mentalmente. Parece que nos cuesta respirar, nos duele el pecho y nuestra mente se bloquea ante la situación que estamos viviendo. Con el fin de ayudarte a superar este trance, a lo largo de este artículo vamos a hablar de cómo calmar la ansiedad en pocos minutos.

¿Qué es la ansiedad?

Se trata de una sensación que las personas experimentan cuando reaccionan a un peligro o a una amenaza. Estos pueden no ser reales, tan solo formar parte de la imaginación del sujeto. Por ejemplo, cuando hemos quedado con alguien que nos importa y este llega tarde a la cita, existe la posibilidad de que nos preocupemos al imaginarnos que ha sufrido un accidente y que, por este motivo, aún no está en el lugar del encuentro. Este hecho nos genera ansiedad. Asimismo, si estamos en el paro y pensamos que nunca vamos a encontrar trabajo, también puede ser un motivo que nos provoque el mismo sentimiento anterior.

Ante este tipo de emociones, el cuerpo reacciona no solo mentalmente, sino también físicamente. De este modo, la ansiedad acelerará nuestro ritmo cardíaco, tensará nuestros músculos, notaremos dolores de estómago, nos sudarán las manos y nos temblarán las piernas. Los síntomas pueden ser leves o extremos, y tienen lugar porque el cuerpo se está preparando para «huir o luchar«.

Duración de la ansiedad

Si una persona que siente ansiedad se para a pensar que la amenaza no es real, la sensación puede desaparecer en cuestión de segundos. Ahora, si la mente le juega una mala pasada y no es capaz de asumir que no existe un peligro objetivo, las emociones pueden instalarse en su cuerpo durante una larga temporada. Por esta razón es tan importante aprender a calmar la ansiedad en pocos minutos.

Calmar la ansiedad en pocos minutos

Cuando sufrimos una crisis de ansiedad, es importante saber hacerle frente para evitar emociones negativas. Para ello, tenemos que aprender a hablar con nosotros mismos, transmitirnos tranquilidad, con el fin de comunicarle al cerebro que todo está bien y que no hay ningún peligro a nuestro alrededor. Calmar la ansiedad en pocos minutos no es fácil, pero existen pequeños trucos que te ayudarán a superar una situación de estas características. Te las describimos a continuación.

Siente las manos calientes

Uno de los trucos que funcionan a la hora de hacer frente a la ansiedad es imaginar que se tienen las manos calientes. Tan solo tienes que cerrar los ojos e imaginar que tu cuerpo dirige hacia esta parte todo su calor y su sangre. De este modo, notarás cómo aumenta la temperatura en la zona.

Este ejercicio funciona porque revierte procesos fisiológicos asociados al estrés. Cuando nos ponemos nerviosos, el cuerpo dirige la sangre hacía las grandes extremidades para prepararnos en caso de tener que huir o luchar, o incluso defendernos. Una de las consecuencias de esta experiencia es sentir las manos frías. Ahora, si logramos calentarlas, le estaremos diciendo a nuestro sistema nervioso que puede volver a relajarse.

calmar la ansiedad en pocos minutos

Come pequeñas cantidades

Cuando sentimos ansiedad, es muy normal reflejar las emociones negativas comiendo. Ahora, esta reacción después nos hace sentir mucho peor. Por este motivo, lo recomendable es comer un poquito de algo que nos apetezca mucho. Es aconsejable que contenga grano entero, un snack medianamente sano, siempre teniendo en cuenta que, en ocasiones, los niveles de azúcar bajan y nos sentimos mal.

El hecho de que comamos también puede ayudar a modular los neurotransmisores cerebrales. Así, te recomendamos que comas algo sano y bebas agua. Si estás cansado, toma un café; si por el contrario te sientes nervioso, opta por una infusión relajante. En el caso de que no sepas qué comer, picotea algo de fruta, eso siempre es bueno, por ello, acertarás totalmente si optas por este alimento.

Respira a través del abdomen

Otra de las formas de calmar la ansiedad en pocos minutos es dedicar un tiempo a respirar con el abdomen. ¿Cómo debes hacerlo? Muy fácil, el truco está en inspirar por la nariz hinchando el estómago, todo ello sin levantar el pecho. Después, debes exhalar por la boca a la vez que deshinchas el estómago. Tienes que comenzar con un ritmo normal y luego intentar ralentizarlo, cada vez haciendo más larga la respiración. Repite esta acción todas las veces que lo necesites. Esta técnica revierte los efectos fisiológicos y consigue controlar la ansiedad.

Baila, corre o salta: muévete

Cuando sentimos ansiedad, podemos descargar la energía negativa moviéndonos. Ponte algo de música, la más animada que tengas, y déjate llevar. Salta, baila o haz algo de ejercicio, ya sean sentadillas, flexiones o abdominales. De esta forma, la dopamina, la serotonina y la noradrenalina fluirán por tu corriente sanguínea y te harán sentir mucho mejor.

Es más, solamente la música puede ayudarte a alejar la ansiedad. Ten una lista con las canciones que más levanten tu estado de ánimo siempre a mano, ya sea en la oficina o al ir a hacer la compra. Notarás la diferencia tras escucharlas.

Degusta chocolate

Dependiendo del tipo de chocolate, no es tan insano como nos hacen creer en ocasiones. Por este motivo, si te gusta el chocolate negro, come un par de trocitos. Este gesto nos aportará energía. Asimismo, este alimento es estimulante, por lo que nos producirá una segregación de endorfinas en el cuerpo.

calmar la ansiedad en pocos minutos

Camina por la naturaleza

No importa si vives en un pueblo o en la gran ciudad. Busca un espacio verde en el que puedas respirar aire puro y déjate llevar por cada uno de tus pasos. Sentir el viento y el sol en la piel puede transformar un mal día en uno que merezca la pena recordar.

Arréglate

Parece que no nos ayuda, pero cuando sentimos ansiedad, nuestra autoestima puede caer en picado en cuestión de segundos. Si somos capaces de ponernos delante de un espejo y sacarnos provecho en unos minutos, como peinarnos un poco, darnos un poco de color en los labios o ponernos nuestra camiseta favorita, la sensación se transformará en algo positivo.

Llama a un amigo

Si sientes que te falta el aire y que las energías negativas bloquean todo tu cuerpo, coge el teléfono y llama a un buen amigo. Cuéntale qué te ocurre, analiza con su ayuda la situación, explícale qué te preocupa detalladamente y buscad juntos una solución al problema. En el momento en el que seas consciente de que la situación no es tan grave o que tienes la suficiente fuerza para hacerle frente, la sensación de angustia comenzará a alejarse.

Imagina una escena relajante

Piensa en algo que te relaje, que te haga sentir bien. Pueden ser multitud de situaciones, como que estás en la playa escuchando el sonido de las olas o que te encuentras andando por una montaña llena de vegetación. También podemos recordar una situación bonita que haya tenido lugar hace poco. Nos sentiremos mucho más animados.

Márcate un Stop

Cuando sientas que no puedes más, utiliza un concepto, como «stop» o «para«, con el fin de plantarte ante esas emociones que te están haciendo tanto daño. Analízalas y hazles frente, desnúdalas para quitarles toda su fuerza. Una vez hecho lo anterior, sigue adelante, el peso sobre tu espalda será menor.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.