Una posible causa de la depresión podrían ser los problemas intestinales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

¿Alguna vez habías llegado a pensar que una causa de la depresión podrían ser los problemas intestinales? Estamos acostumbrados a relacionar esta enfermedad con los estados de ánimo, creyendo que solo sensaciones como la tristeza pueden hacer que florezca y nos haga la vida muy difícil. Pero son muchas las opciones cuando hablamos de depresión, y en ellas se contemplan no solo las emociones, sino también los problemas físicos. Es de lo que vamos a hablar en este artículo, para que aprendas a cuidar de ti y de tu cuerpo.

La depresión y los problemas intestinales

Si algo debemos tener claro, es que el cerebro se encarga de mandar multitud de señales al cuerpo para que éste actúe. Un movimiento o una emoción dependen de él, por ejemplo. Pero también es muy curioso que nuestro sistema digestivo posea su propio «cerebro». Se llama Sistema Nervioso Entérico (SNE) y su objetivo es controlar cada una de sus funciones. Está situado en las capas de tejido que revisten el estómago, el intestino delgado, el esófago y el colon. Tanto es su poder sobre nuestro organismo que los científicos tratan de entender qué relación existe entre este sistema intestinal con nuestra forma de comportarnos y con nuestro estado de ánimo.

Función del SNE

La función principal del Sistema Nervioso Entérico es controlar la digestión de los alimentos. Lo hace desde el primer momento, es decir, desde que tragamos. También estudia la liberación de enzimas que permiten la descomposición de la comida que ingerimos y el control de los flujos sanguíneos. Estos ayudan a absorber los nutrientes que el organismo necesita y a eliminar los innecesarios. En todo este proceso se comunica con nuestro cerebro, analizando procesos y enviando respuestas que aún están siendo difíciles de comprender.

Hasta ahora, los profesionales de la medicina habían apostado solamente por el efecto contrario, es decir, que los trastornos como la ansiedad provocaban daños en nuestro sistema digestivo. Entre ellos se encuentran el síndrome del colon irritable, la diarrea, las molestias estomacales, la hinchazón u otro tipo de dolores. Pero, según van avanzando diversos estudios, se llega a la conclusión de que una causa de la depresión podrían ser los problemas intestinales.

causa de la depresión podría ser los problemas intestinales

El efecto de la microbiota

Si algo se está teniendo en cuenta a lo largo de la investigación es el efecto de la microbiota, al conjunto de millones de bacterias que viven en nuestro estómago e intestinos. Es cierto que, normalmente, su función en el organismo es positivo e imprescindible si queremos que éste funcione correctamente, ya que influye en la eliminación de compuestos tóxicos y evita la proliferación de bacterias peligrosas, pero, en ocasiones, también repercute en cómo nos encontramos emocionalmente. De este modo, la microbiota tiene un importante poder sobre nuestra salud mental.

Emociones y dolor de estómago

Todos hemos hablado de esas mariposas que podemos llegar a sentir en el estómago cuando nos sentimos enamorados. También es muy común notar cómo se nos revuelven las tripas cuando tenemos un examen o vamos a comenzar un nuevo trabajo. Todo se debe a las emociones; al nerviosismo, al miedo y a la ilusión, entre muchas otras. Lo mismo sucede al revés, tanto de la cabeza al estómago, como del estómago a la cabeza.

Estudios realizados con ratones y con personas

Son muchos los estudios que se han realizado con ratones y con personas para demostrar todo lo anterior. Explicamos algunos de ellos a continuación.

Universidad College de Cork (Irlanda)

Un grupo de científicos de la Universidad College de Cork (Irlanda) alimentó a un conjunto de ratones con Lactobacillus rhamnosus. Se trata de un tipo de bacteria probiótica presente en la mayoría de los yogures. Al mismo tiempo, a otro grupo de estos animales le dio un caldo sin esas bacterias. El fin era comparar sus comportamientos al finalizar el proyecto.

Tras varios días, obligaron a todos los implicados a nadar en el agua. Aquellos que habían sido alimentados con probióticos lucharon por mantenerse a flote, pero los que solo tomaron caldo se hundían sin oponer ningún tipo de resistencia. Este tipo de reacciones está totalmente ligado a aquellas que se tienen cuando se sufre depresión. En definitiva, al situarlos en un entorno desconocido, los primeros se atrevieron a buscar alternativas, a pelear por su vida, mientras que el resto simplemente buscaba el consuelo de los compañeros que les rodeaban, una señal clara de ansiedad.

Universidad de California de los Ángeles

Por otro lado, en la Universidad de California de los Ángeles, los investigadores invitaron a comer a un grupo de mujeres yogures enriquecidos en probióticos dos veces al día durante un mes. Asimismo, aun segundo grupo le ofreció productos lácteos no probióticos y, a un tercero, le pidió que siguieran su dieta habitual.

Cuando transcurrieron las cuatro semanas, todas las que formaban parte de la investigación pasaron por un escáner para medir su respuesta cerebral. De este modo, quienes habían consumido yogures probióticos tenían unos resultados distintos en cuanto a las funciones cerebrales, tanto en reposo como en respuesta a una tarea de reconocimiento de emociones.

causa de la depresión podría ser los problemas intestinales

Universidad Mc Master

Los científicos de la Universidad McMaster no querían quedarse atrás y también quisieron llevar a cabo sus propias comprobaciones. Así, trabajaron con dos variedades distintas de ratones. Estas fueron elegidas por sus personalidades tan distintas. Una de ellas era sociable y atrevida, y la otra más tímida y retraída.

Para desarrollar el proyecto, los profesionales eliminaron la microbiota de los animales mediante antibióticos. A continuación, les suministraron a cada uno de ellos las bacterias intestinales de la otra variedad. De esta manera, descubrieron que habían intercambiado sus personalidades. Por un lado, los tímidos se habían vuelto más sociables, y los que antes eran más sociables, ahora eran más tímidos.

Dieta y depresión

Aún se desconoce cómo influye la dieta en las enfermedades mentales, pero teniendo en cuenta que una causa de la depresión podrían ser los problemas intestinales, existen algunas recomendaciones alimentarias que ayudan a prevenirla. Entre ellas se encuentra seguir la dieta mediterránea, la noruega o la japonesa. También consumir más frutas y verduras, sin olvidarnos de los cereales, de las semillas, de los frutos secos y de las legumbres. Igualmente, ayudan los alimentos con ácidos grasos poliinsaturados con Omega 3.

Evitar las comidas insanas y limitar los alimentos procesados también nos ayudará a sentirnos mejor en todos los aspectos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

1 comentario en “Una posible causa de la depresión podrían ser los problemas intestinales”

  1. Hola, gracias por presentar este tópico tan interesante! Agradecería si pudieran citar los trabajos científicos referidos, para que figuren al final de su artículo como bibliografía de referencia. De esta forma nos sería posible a los lectores consultarlos de manera directa, y acceder a bibliografía relacionada. Saludos y gracias nuevamente!

    Responder

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.