Cómo combatir la obesidad

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La vida sedentaria que llevamos no ayuda en nada a atacar estas causas. Según los investigadores de la revista científica ‘The Lancet’, menos de un tercio de los adultos practica deporte y la falta de ejercicio provoca, además, tantas muertes como fumar, lo que cuantificado representa alrededor de 5,3 millones de muertes al año.

Frente a esta realidad, y tal y como  reconoce el Ministerio de Sanidad español, el deporte es una parte fundamental para luchar contra la obesidad, que ha alcanzado proporciones de epidemia en Europa y muchas otras partes del mundo. Del mismo modo, no podemos olvidar que la obesidad provoca una serie de problemas graves de salud como pueden ser: diabetes, enfermedades relacionadas con el corazón y algunos tipos de cáncer. La Organización Mundial de la Salud ya ha tomado cartas en el asunto y recomienda que los adultos realicen al menos 30 minutos al día de ejercicio físico moderado. Los niños necesitan 60 minutos como mínimo.

Para cambiar esta tendencia, existe unanimidad en el sector médico: es preciso impulsar la práctica deportiva, lo que además conllevará un ahorro muy importante en el gasto sanitario, cuyo coste mundial se estima en 2.500 millones de euros para combatir la obesidad.

Ejercicios para combatir la obesidad

Pero la intensidad de ejercicio va a depender mucho de la frecuencia con la que practiquemos el ejercicio, la intensidad del mismo, la duración y el tipo de ejercicio. El ejercicio debe estar adaptado a cada persona, puesto que existe una relación directa entre el tipo de ejercicio físico y el estado de salud de cada persona.

Aeróbicos

obesidad perder peso

Pasear, caminar, correr, montar en bici, todos ellos beneficiosos para el sistema cardio-respiratorio. Este tipo de ejercicios ayuda a mejorar la capacidad pulmonar, y provoca un mayor consumo máximo de oxígeno, lo que permite una mayor capacidad física para realizar esfuerzos. Otro de los beneficios importantes es  la mejora de la función cardiovascular, reduciendo así el riesgo de padecer enfermedades tales como la hipertensión arterial o el infarto de miocardio. Además, la práctica deportiva puede mejorar o reducir la existencia de anormalidades asociadas a la obesidad, como la sensibilidad a la insulina, la intolerancia a la glucosa o el perfil de lípidos en sangre.

Trabajo de flexibilidad

Ayudar a mejorar la movilidad articular, y son flexiones y estiramientos. Además, practicar un programa de entrenamiento de la flexibilidad puede mejorar el rendimiento físico. Una articulación flexible puede moverse a lo largo de un mayor rango y requiere menos energía para hacerlo.

Ejercicios de fuerza

Pesas, que ayudan a fortalecer y endurecer los músculos. En definitiva, ayudan a mejorar nuestra calidad de vida.

Cómo adelgazar

El ejercicio mejora tu salud y evita la obesidad

Todo este tipo de ejercicios favorecen en niños y adolescentes reducciones de peso en niños pre-obesos y reducción del depósito de grasa abdominal y ayudan a mantener el peso. Pero no es la única ventaja, pues además tiene beneficiosos efectos sobre el aparato locomotor como el aumento de la densidad ósea y la masa muscular.

Pero no son los únicos beneficios, puesto que la práctica deportiva ayuda a mantener los niveles adecuados de colesterol LDL, ayuda a descender los triglicéridos, y mejora la resistencia a padecer diabetes. También ayuda a mejorar la capacidad pulmonar, y previene ante algunos tipos de cáncer.

Por último tiene efectos beneficiosos en nuestra psique, aumentando la autoestima, y disminuyendo los estados de ansiedad.

Además de ayudar a tener un mejor estado de salud, el ejercicio, especialmente el colectivo, fomenta la adquisición de valores muy importantes para el ámbito social del ser humano: espíritu de equipo, tolerancia y juego limpio.

En definitiva, no  existe una  razón única que  explique  la epidemia de  la  obesidad. Han sido una serie de cambios: aumento  en el suministro de alimentos, cambios  significativos  en  la producción  de  los  mismos, sociedades más industrializadas, menor disponibilidad de  tiempo para cocinar, abuso de alimentos grasa, aumento  del consumo de  los platos preparados…

La actividad física, el ejercicio físico y el deporte resultan esenciales para la salud, ya que mejoran el estado físico, mental y social, creando unos hábitos de vida que generan beneficios estables.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario