Cómo el tabaco destruye tu rendimiento en el deporte

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

El tabaco mata cada año a más de 56.000 personas. Sumadas a las producidas por una dieta desequilibrada, llegan a ser más de 120.000 personas, el 32,5% de las defunciones totales, según la Fundación Española del Corazón y datos del INE (2006).

«El consumo de tabaco es la primera causa de muerte y enfermedad evitable en los países desarrollados. En España, según datos de la Encuesta Nacional de Salud de 2006, fuma el 29,5% de los adultos mayores de 16 años.»

Y aun así, seguimos fumando

sustancias quimicas de un cigarrillo

El impacto de las sustancias químicas que posee el tabaco afecta a los pulmones y a otras partes del cuerpo, como sería las arterias coronarias de forma específica pero también al cerebro y al resto de arterias del cuerpo.sustancias químicas que contiene un cigarrillo

Tabaquismo y deporte

Se ha comprobado que el consumo de tabaco reduce de forma importante el consumo máximo de oxígeno y disminuye también el umbral anaeróbico durante el esfuerzo físico.

El monóxido de carbono (CO), desplaza al oxígeno y se une a la hemoglobina, cosa que hace que no llegue suficiente O2 al corazón y aumenta la probabilidad de que tenga lugar un ataque cardíaco.

La nicotina aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial, lo que genera un mayor consumo de oxígeno y por ello, un sobre esfuerzo para el corazón.

También actúa como aglutinante sobre las plaquetas, que son las encargadas de la coagulación de la sangre, por lo que la sangre se vuelve más espesa produciendo, de nuevo, un sobre-esfuerzo cardíaco.

Porcentaje de mortalidad por tabaco

También ha quedado demostrado que los fumadores tienen una recuperación más lenta al igual que una pérdida de masas muscular acelerada, tanto por un elevación del nivel de la enzima que degrada el musculo como por la más lenta síntesis de proteínas característica de los fumadores.

La nicotina también produce sobre las arterias, una vaso-constricción, disminuyendo el caudal de sangre y dificultando la circulación sanguínea y el aporte de aquellos materiales necesarios para la práctica deportiva como el oxígeno, el soporte hídrico y el nutricional. La velocidad de eliminación de los sub-productos generados por el trabajo muscular, también disminuye por lo que el nivel de esos productos de desecho en sangre aumenta tanto en exposición como en concentración.

«La reducción de la capacidad pulmonar aumenta el tiempo de recuperación, cosa que perjudica al rendimiento deportivo y elimina los posibles beneficios del deporte sobre la salud.»

Dejar de fumar

Todos estos perjuicios del tabaco sobre el organismo de los fumadores que hacen deporte, puede eliminarse de forma importante simplemente dejando de fumar.

adictos a volar

Para aquellas personas que fuman y realizan deporte, la probabilidad de muerte súbita por parada cardíaca aumenta, ya que durante la actividad física, la demanda de oxígeno se multiplica enormemente.

«Existe la creencia popular de que el ejercicio elimina los efectos nocivos asociados al tabaquismo. Nada más alejado de la realidad. En aquellos individuos fumadores que hacen ejercicio, se observa un daño a su organismo, similar al que se observa en aquellos fumadores que no hacen ejercicio» (Aguilar, 2011)

Prácticamente, todas las enfermedades crónicas asociadas al tabaquismo provocan incompatibilidad importante y progresiva con el ejercicio, por lo que la mayor parte de los fumadores dejan de hacer ejercicio a medida que más fuman.

Conclusión

Si se fuma, al realizar esfuerzo físico, no solo se ve afectado el rendimiento deportivo de la persona sino que, además, como el corazón requiere un sobre-esfuerzo para a tender las demandas del resto del cuerpo, es en esa sobre-demanda donde pueden aparecer complicaciones y problemas para la salud del tipo broncoespasmos, arritmias, taquicardias o la falta de oxigenación de los tejidos que incrementan de forma importante el riesgo y la probabilidad de sufrir daños a nivel coronario y pulmonar.

Referencias bibliográficas

  • Baechle, T.r.; Eark, R.W. «Principios del entrenamiento de la fuerza y del acondicionamiento físico» (2007) 2ª ed. Buenos aires, Madrid Médica Panamericana.
  • Becoña, E. Cortés, M. Et al. (2011) «Manual de adicciones para psicólogos especialistas en psicología clínica en formación». Ed Socidrogalcohol. Valencia.
  • Costa i Molinari, J.M. (1994) “Manual de Psiquiatría” Publicacions de la Universitat Autònoma Bellaterra.
  • Giraldo-Buitrago; G. et al. (2001) Impacto del tabaquismo en el rendimiento físico. Resultados de la IV Carrera contra el Tabaco. Rev Inst Nal Enf Resp Mex Volumen 14 – número 4 Octubre – diciembre 2001

Fuentes

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!