Cómo evitar un golpe de calor al hacer deporte en verano

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Hacer deporte en verano no es precisamente fácil. De hecho, muchas personas podrían pensárselo demasiado, ya que se trata de algo que puede sonar como una actividad muy intimidante debido a las altas temperaturas.

Es normal tener miedo de sufrir un golpe de calor, ya que el riesgo de verse afectado por esto aumenta durante el verano. Si no tienes claro lo que es un golpe de calor, debes saber que se trata de una patología conocida como hipertermia que se presenta cuando la temperatura corporal supera los cuarenta grados, algo que suele ocurrir cuando el cuerpo enfrenta situaciones de estrés como al realizar ejercicio.

La importancia de aprender a hacer deporte en verano a la vez que se reducen los riesgos de padecer un golpe de calor radica en que esta patología se considera como una emergencia médica, la cual tiene la capacidad de provocar secuelas en la salud de la persona afectada.

Hacer deporte en verano y tratar un golpe de calor

Aunque los golpes de calor son peligrosos, hasta el punto de que pueden ser mortales si no son tratados de forma correcta, es posible tratar su aparición si se tienen en cuenta algunos consejos adecuados.

hacer deporte en verano

Los mejores métodos para lograr esto son entrar en una piscina fría o darse una ducha fría. Asimismo, puede ser eficaz aplicar hielo en las áreas del cuerpo que más influyen en la temperatura, por ejemplo, las arterias en las zonas cervical, axilar e inguinal. Además, es importante que, cuando se trate a una persona afectada por un golpe de calor, se monitoree continuamente para evaluar su evolución.

Prevenir golpes de calor al hacer deporte en verano

Aunque los golpes de calor se pueden tratar, lo más recomendable es prevenir su aparición. Los siguientes consejos pueden ayudarte evitar que padezcas un golpe de calor al hacer deporte en verano.

Adaptarse al clima paulatinamente

Si te expones de manera muy repentina a las altas temperaturas del verano, esto puede aumentar el riesgo de que padezcas un golpe de calor, puesto que no le darás a tu organismo la oportunidad de adaptarse al clima.

Es recomendable exponerse a las altas temperaturas paulatinamente. Por ejemplo, puede ser más saludable salir durante el verano poco tiempo al principio y, a medida que el cuerpo se adapte a las altas temperaturas, aumentar el tiempo de exposición al calor.

Por otro lado, una buena forma de saber si te has expuesto durante demasiado tiempo a las altas temperaturas es conocer los síntomas de los golpes de calor, de manera que puedas reconocer si deberías reducir tu temperatura antes de que se agrave la patología.

Golpe de calor

Entre los diferentes síntomas del golpe de calor se encuentran los problemas de equilibrio para caminar, vómitos, diarrea, dolor de cabeza, náuseas, irritabilidad, convulsiones, pérdida de conciencia y desorientación. Al identificar estos síntomas es necesario comenzar inmediatamente a aplicar los tratamientos anteriormente recomendados.

Entrenar en ambientes frescos

Algunas áreas al aire libre pueden ser más calurosas que otras. Por ello, es recomendable buscar áreas para entrenar que tengan las temperaturas más bajas posibles. Lo ideal es que no superen los veintiocho grados, algo especialmente importante si se trata de áreas húmedas.

Realizar ejercicio moderado

Si realizas ejercicio demasiado intenso, aumenta considerablemente el riesgo de padecer un golpe de calor, sobre todo si no estás acostumbrado al entrenamiento de alta intensidad. Por lo tanto, es más recomendable realizar entrenamientos de baja intensidad si entrenas en una zona donde la temperatura es muy alta.

Mantenerse adecuadamente hidratado

Hidratarse correctamente es muy importante para mantener una buena salud, pero su importancia aumenta mucho más cuando tienes que prevenir un golpe de calor por hacer deporte en verano. Agua fresca o cualquier bebida con muchos electrolitos cerca puede hacer la diferencia entre padecer o no un golpe de calor.

Descansar en intervalos

Incluso cuando realizar entrenamiento de baja intensidad, si haces deporte durante un tiempo amplio y sin descansar, el riesgo de padecer un golpe de calor también aumenta. La buena noticia es que este problema se puede solucionar programando intervalos de descanso durante tus entrenamientos.

Vestir con ropa ligera

Existen prendas que retienen más la temperatura corporal. Éstas pueden ser tu mayor enemigo si quieres evitar un golpe de calor, por lo que es importante evitarlas al hacer deporte durante el verano. Lo ideal es que optes por seleccionar las prendas que más frescura te aporten.

No ejercitarse después de consumir alcohol o al tener fiebre

Entrenar si estás en estado febril o después de consumir alcohol puede hacer que tu temperatura corporal aumente con mucha más facilidad, por lo que debes evitarlo por completo.

Ser especialmente cauteloso si padeces un factor de riesgo

Entre los diferentes factores de riesgo de los golpes de calor se encuentra padecer de obesidad o patologías cardiovasculares como la hipertensión. Si eres una persona que presenta cualquiera de estos factores de riesgo, debes ser especialmente cauteloso al seguir estos consejos para evitar un golpe de calor al hacer deporte en verano.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario