Cómo prolongar tu vida en tan solo 30 minutos

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

¿Te has preguntado alguna vez cómo actrices de la talla de Jane Fonda que actualmente cuenta con 77 años se conserva más joven de apariencia que algunas mujeres de 30? ¿Cuál es su secreto?

En el caso de esta famosa actriz reconocida mundialmente no sólo por sus películas como “Barbarella” o “El Síndrome de China”, sino también por sus célebres vídeos de Fitness, está demostrado que hacer ejercicio 30 minutos al día alarga considerablemente nuestra vida.

Desde Jane Fonda hasta los estudios de longevidad

Según un estudio reciente, los hombres mayores de 50 años que hacen ejercicio 30 minutos al día tienden a vivir más que los amantes del sofá y maratonianas horas viendo películas vintage de nuestra ilustre intérprete.

En dicho estudio, hombres comprendidos entre edades de 60 y 70 años, que hicieron de forma rutinaria 30 minutos de ejercicio al día, seis días a la semana tenían un riesgo 40 por ciento menor de morir en los 12 próximos años, que los hombres que eran sedentarios.

“Incluso a la edad de 73 años, la actividad física se asocia altamente con su esperanza de vida entre grupos de personas sedentarias y activas», dijeron los investigadores en el estudio.

De hecho, el ejercicio fue tan beneficioso entre los hombres durante el estudio que sus efectos eran similares a la de dejar de fumar, según los investigadores. «Las estrategias de salud pública en los hombres de edad avanzada deben incluir esfuerzos para aumentar la actividad física, en línea con los esfuerzos para reducir el hábito de fumar», escribieron los investigadores en sus hallazgos, publicados el 14 de mayo del 2015 en el British Journal of Sports Medicine en su versión online.

mayores de 50 años haciendo ejercicio

Los nuevos resultados se basan en la conclusión del denominado Estudio de Oslo, que investigaron a 15.000 hombres que nacieron en Noruega entre 1923 y 1932. El estudio se inició con una revisión en 1973 que incluyó una evaluación de la altura, el peso, el colesterol, la presión arterial de los hombres y la historia de tabaquismo de cada individuo junto a la cantidad de ejercicio que hacían a la semana.

Un nuevo análisis que comenzó en el 2000 revisó alrededor de 6.000 de los hombres que sobrevivieron, que dio lugar a los nuevos hallazgos. Los investigadores repitieron el chequeo y el cuestionario y fueron monitoreados en los sucesivos 12 años. Cada uno de participante se segmentó según su actividad. Un grupo era la de las personas sedentarias (que mayoritariamente su actividad era la de ver la televisión o leer), un grupo que hacía ejercicio suave (caminaban o iban en bicicleta durante al menos cuatro horas semanales), otro grupo de ejercicio moderado (que hizo ejercicio regular o actividades de jardinería pesada por lo menos cuatro horas semanales), y el grupo de los deportistas con actividad vigorosa (que hizo un duro entrenamiento o deportes varias horas por semana).

Durante este período de 12 años de seguimiento, un total de 2.154 de los 5.738 hombres que habían participado en los dos chequeos murió.

Ejercicio suave, medio o vigoroso. Tú eliges

Los investigadores descubrieron que una pequeña cantidad de ejercicio – al menos de una hora por semana de actividad física ligera – no se asociaba con una mayor longevidad durante el estudio. Pero en comparación con los hombres sedentarios, los hombres que ejercieron más de una hora a la semana tenían un riesgo de entre un 32 a un 56 por ciento menor, de morir durante el estudio, dependiendo de otros factores.

Pero los investigadores también encontraron que los hombres que hacían ejercicio vigoroso, aunque fuese por menos de una hora semanal, eran entre 23 y un 37 por ciento menos propensos a morir por enfermedades cardiovasculares o de cualquier otra causa médica durante el estudio.

El ejercicio vigoroso es la clave, según los investigadores. Mientras más tiempo pasaron haciendo ejercicio vigoroso, menor era el riesgo de morir.

Los hombres que tuvieron un hábito de ejercicio regular todos los días de intensidad moderada a vigorosa, vivieron, en promedio, cinco años más que los hombres que eran sedentarios, incluso cuando los investigadores controlaron el riesgo de enfermedades típicas que aumentan acorde al aumento de la edad , como la enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares, concluyeron los investigadores.

deportistas senior corriendo

Sin embargo, los investigadores advirtieron que se trató de un estudio de observación y análisis, y no está claro si el aumento de esperanza de vida está vinculado a la suma del todo el ejercicio realizado durante este lapso de tiempo, o influían también otros factores. Por ejemplo, muchos de los participantes que completaron la segunda oleada del estudio eran más saludables que aquellos que no lo hicieron, lo que puede haber bajado su riesgo de morir durante el estudio.

Resumiendo

Pero dado que los resultados de la longevidad son tan sorprendentes entre los hombres que hicieron ejercicio a los que no, que sin duda confirma que hacer ejercicio regularmete se consiga este efecto.
En resumen, los hombres que hacen ejercicio 30 minutos al día durante seis días a la semana tienden a vivir más tiempo, con independencia de que el ejercicio sea leve o vigoroso, según este estudio.

Referencias

  • Laura Geggel ’30 minutes of daily exercises helps men live longer’ para Livescience [Revisado en Septiembre de 2015]
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario