¿Cómo vivir 100 años?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La búsqueda del elixir de la eterna juventud es un tema recurrente desde los comienzos de la Historia. Son muchas las visiones, técnicas, dietas, estilos de vida los que prometen ayudarnos a vivir más y mejor. Sin embargo, parece que la gran responsabilidad en el aumento de la esperanza de vida en las sociedades avanzadas tiene sobre todo que ver con los avances científicos.

En cualquier caso, existen una serie de comunidades que hoy en día destacan en todo el mundo por su excepcional longevidad y calidad de vida. Es interesante conocerlas para analizar los puntos que tienen en común:  Se trata de los Adventistas que habitan en Loma Linda (California), los Sardos que viven en pueblos montañosos de Cerdeña, así como los ancianos de Nicoya (Costa Rica) y la isla japones de Okinawa.

Estas cuatro comunidades presentan un elevado porcentaje de centenarios, en comparación con el resto del mundo y por lo que han sido estudiados por demógrafos y médicos.  La incidencia de algunas enfermedades frecuentes es menor, y además ese ‘exceso’ de años que disfrutan es con una mejor calidad de vida.

Loma Linda, California

La comunidad de Adventistas (una rama del Cristianismo) vive, de promedio, entre 5 y 10 años más que el resto de californianos. La Iglesia Adventista promulga una serie de preceptos en favor de la salud, de modo que está prohibido fumar, tomar alcohol y se evitan los alimentos procesados. De este modo, siguen una dieta basada en vegetales, granos, frutas y frutos secos, prácticamente vegetariana.

Además, entre sus tradiciones está el Shabat, un día para interaccionar con el resto de la comunidad y practicar la meditación y así alejarse del estrés del resto de la semana.

El Instituto Nacional de Salud norteamericano realizó un importante estudio sobre 34.000 adventistas entre los años 70 y 90 (1, 2). Los datos de mortalidad por cáncer fueron significativamente menores que en el resto del país, y destacaron el consumo de nueces (unas 4-5 porciones cada semana) que relacionaron con la menor incidencia de enfermedad cardiovascular, siendo este estudio uno de las bases para recomendarlas a la población general por su elevado contenido en omega3.

El hecho de que compartan la mayoría de tiempo libre con otros miembros de la comunidad con los que comparten hábitos, hace que se establezca un refuerzo mutuo de los mismos.

Cerdeña

Los sardos que viven en las montañas de Cerdeña también son excepcionalmente longevos (3). Esto es especialmente visible en el caso de los hombres, que llegan a los 100 años de edad en la misma proporción que las mujeres (lo habitual es una relación mujeres/hombres de 4 a 1).

Los hombres sardos se caracterizan por mantenerse activos hasta casi el fin de sus vidas, pero realizando actividades poco estresantes: la mayoría relacionadas con la agricultura y la ganadería. Son las mujeres las que en este caso acumulan una mayor cantidad de estrés. También destaca el consumo moderado de vino tinto, así como de vegetales ya que está extendida la posesión y cuidado de un huerto propio.

Este grupo, además, da mucha importancia a la familia, de modo que los mayores siempre viven rodeados de gente y no tienen un rol marginal.

Isla de Okinawa

Estos japoneses lideran la ya de por sí longeva población de su país. Destacan principalmente en los años con buena calidad de vida. Como los anteriores, llevan a cabo una dieta basada en vegetales (4) pues suelen poseer huerto propio, junto con algo de pescado y carne. No comen hasta saciarse, prefieren quedar con algo de hambre. La cantidad de antioxidantes presentes en su dieta es muy elevada como reflejan los estudios que se han hecho sobre esta población (5).

En general, la carga glucémica de su dieta es muy baja (6) al consumir dichos vegetales con baja densidad calórica. Además el pescado azul les aporta un gran perfil de lípidos. De hecho, este tipo de dieta se ha propuesto como prototipo de dieta saludable por muchos expertos, junto a la mediterránea.

Ancianos japoneses

El consumo de tabaco es excepcional, mientras que el de alcohol es moderado.

La vida social es muy importante en esta isla, por lo que los ancianos aún acostumbran a dedicar varias horas del día a tomar té con los amigos o con la familia, para quien son referentes y muy respetados.

También existe una importante cultura de la meditación, a la que casi todos dedican los primeros ratos de cada día.

Península de Nicoya

Los ancianos de esta región de Costa Rica, como el resto de grupos, siguió una alimentación basada en los cultivos tradicionales.  La vida que llevaron fue totalmente activa, teniendo que caminar largas distancias a diario, y alejada del estrés.

Conclusiones

Podemos extraer algunos rasgos comunes a estas poblaciones:

  • Estilo de vida activo, incluso en edades avanzadas. No realizan deporte como tal.
  • No fuman.
  • Una dieta basada en vegetales es el denominador común, y de cultivo ecológico en su mayoría. El propio cuidado de los cultivos propios les sirve como actividad.
  • Junto a los vegetales, existe más variedad (vegetarianos, carnes, pescados…) pero siempre primando el origen de los alimentos y su no procesamiento.
  • No comen grandes cantidades de alimentos.
  • Llevar a cabo momentos de reflexión y meditación, como el rezo, son comunes y les ayudan a mantenerse alejados del estrés.
  • Pertenecer a comunidades con las que comparten estos hábitos de vida, siendo parte muy importante de sus familias en edades avanzadas.

No hay que tomar estos preceptos como dogmas de vida, pero conocerlos puede ayudarnos a ver la importancia del entorno de personas de las que nos rodeamos. El mantenimiento de un buen estilo de vida depende en buena medida de ello.

Fuentes:

  1. Vegetarian dietary patterns and mortality in Adventist Health Study 2.
  2. Vegetarian diets and incidence of diabetes in the Adventist Health Study-2.
  3. AKEntAnnos. The Sardinia Study of Extreme Longevity.
  4. Longevity and diet in Okinawa, Japan: the past, present and future.
  5. The Okinawan diet: health implications of a low-calorie, nutrient-dense, antioxidant-rich dietary pattern low in glycemic load.
  6. Healthy aging diets other than the Mediterranean: A focus on the Okinawan diet.
  7. «En busca de la eterna juventud», Dan Buettner. National Geographic, 2005.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario