Condición física vs el acondicionamiento físico ¿Qué diferencias existen?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Muchas veces nos proponemos hacer deporte para mejorar nuestra salud o nuestro cuerpo. Pensamos que, para hacerlo, solamente hay que levantarse, ponerse las deportivas y ya estamos listos para hacer ejercicio. Sin embargo, es importante tener en cuenta ciertos factores antes de empezar, sobre todo si requiere cierta intensidad o si queremos alcanzar objetivos. Por ello, hoy vamos a centrarnos en la condición física vs el acondicionamiento físico, ya que es recomendable conocer ambos aspectos antes de empezar.

Es posible que, en alguna ocasión, hayas oído hablar de estos conceptos. A veces surgen dudas en torno a ellos y no se conocen muy bien sus funciones. ¿Sabes diferenciar entre condición física vs acondicionamiento físico? No te preocupes, a lo largo de este artículo exponemos las características y ventajas de ambos:

La condición física vs el acondicionamiento físico

Condición física

Cuando hablamos de condición física nos referimos al estado o situación en la que se encuentra un individuo con relación a su cuerpo. Es la capacidad con la que cuenta una persona para realizar actividades físicas rutinarias o que requieren mayor exigencia.

La condición física está integrada por diferentes capacidades básicas:

  • Resistencia: habilidad para sostener una actividad prolongada
  • Velocidad: capacidad para llevar a cabo movimientos en el menor tiempo posible
  • Flexibilidad: rango de amplitud y facilidad con el que se realizan los movimientos
  • Fuerza: nivel de oposición para para vencer una resistencia
Evaluar la condición física

Existen dos tipos de condición física. La primera hace referencia a la condición general que se encarga de medir el nivel de eficacia necesaria para desenvolvernos en las rutinas cotidianas. La segunda se refiere a una condición física específica para realizar una actividad deportiva. En este caso es imprescindible contar con una condición física general buena.

Las personas que presentan una buena condición física están capacitadas para llevar a cabo actividades con vigor y efectividad, obteniendo mejores resultados con un pequeño gasto de energía y con menos probabilidad de padecer lesiones. Sin embargo, las personas que cuentan con una condición física mala sienten más cansancio, experimentan un deterioro en la efectividad y en su capacidad.

Para tener una buena condición física es importante prestar atención a diferentes aspectos como evitar el exceso de peso, contar con una alimentación saludable, tener un buen descanso y realizar ejercicio de manera habitual.

Evaluación de la condición física

La condición física puede evaluarse a través de pruebas o test como, por ejemplo, el test de Cooper o el test de la Milla. Es recomendable realizar la evaluación en tres momentos diferentes porque esto nos permite obtener datos objetivos sobre los resultados y la evolución. El mejor momento para realizar una evaluación de la condición física es:

  • Al inicio de la actividad: nos permite obtener el punto de partida del cuerpo. Se analizan datos como posibles factores de riesgo, estilo de vida, etc.
  • Durante el proceso: se controla el estado de la condición física, si se están alcanzando los objetivos, la evolución, etc.
  • Al final: en este punto se analiza si se han alcanzado los objetivos y si la condición física ha mejorado.

Acondicionamiento físico vs condición física

Para conocer lo que es la condición física vs el acondicionamiento físico, ahora vamos a centrarnos en este segundo aspecto. Este concepto hace referencia al desarrollo de las capacidades físicas de la persona para mantener un cuerpo sano y fuerte. El acondicionamiento físico es aquel que permite potenciar las habilidades del individuo a través de la realización de diferentes actividades, ejercicios o entrenamientos.

Acondicionamiento físico

Llevar a cabo un acondicionamiento físico mantiene niveles óptimos de bienestar mental y físico, además de mejorar el rendimiento. Podemos encontrar diversas ventajas relacionadas con este concepto. Entre ellas, encontramos que un buen acondicionamiento físico:

  • Reduce niveles de presión arterial
  • Disminuye el riesgo de muerte prematura
  • Disminuye el colesterol alto y el riesgo a desarrollarlo
  • Limita el riesgo de padecer diabetes
  • Disminuye la posibilidad de desarrollar algunos tipos de cáncer
  • Reduce la probabilidad de padecer una enfermedad cardíaca
  • Mantiene o disminuye el peso corporal con un menor índice de grasa
  • Reduce niveles de depresión y ansiedad
  • Da lugar a unos huesos, articulaciones y músculos sanos

Para realizar entrenamientos de acondicionamiento físico se deben incluir ejercicios moderados e intensos que permitan ejercitar las habilidades previamente comentadas. Es bueno realizar el proceso de manera gradual, ajustando el nivel a nuestra condición física actual. Posteriormente, podemos modificar la intensidad según vayamos alcanzando objetivos.

No podemos olvidarnos de incluir un calentamiento previo para preparar los músculos adecuadamente y reducir el riesgo de lesiones.

A gran escala, existen algunas pautas para llevar a cabo un buen acondicionamiento físico:

  • Realizar más actividad física. Podemos elegir libremente la actividad que más nos guste y nos divierta, pero es importante que requiera quemar energía.
  • Practicar algún deporte que requiera interacción social, así estaremos más motivados para realizarla.
  • Desarrollar una estructura de ejercicio que nos permita practicarlo de manera habitual.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.