Congestión nasal y deporte: ¿son completamente incompatibles?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Congestión nasal y deporte es una pareja muy común en invierno. Debido a las bajas temperaturas, los resfriados y la congestión están a la orden del día. ¿Deberías mantener los entrenamientos o cancelar la práctica deportiva cuando tus fosas nasales se encuentren taponadas?

Congestión nasal

Se denomina congestión nasal al proceso que dificulta la entrada normal de aire a tus pulmones a causa de un taponamiento de las fosas nasales.

Esta obstrucción se produce a consecuencia de una inflamación del tejido que recubre la nariz, debido a una dilatación de los vasos sanguíneos que circulan por ella, lo que provoca una reducción de la cavidad nasal y, por tanto, la dificultad para que el aire entre hacia nuestros pulmones.

La congestión nasal por si misma no es un indicador de enfermedad grave, siempre y cuando no venga acompañada de otros síntomas. Por lo que, a priori, no debería ser motivo para preocuparse, aunque sí puede derivar en situaciones bastantes incómodas a la hora de practicar actividad física.

congestión nasal y deporte

Congestión nasal y deporte

El oxígeno es un elemento imprescindible para que nuestros músculos obtenga la energía necesaria para ejecutar sus funciones correctamente. Es por ello que un descenso en la entrada de aire por nuestra nariz hará que irremediablemente nuestro rendimiento se vea mermado en cualquier deporte.

Tratamiento para la congestión nasal

Aunque no existe un tratamiento específico que pueda eliminar por completo la congestión nasal, sí podemos realizar algunas practicas para mejorar el paso de aire a través de tus fosas nasales.

Lavados nasales

Lavarte las fosas nasales con agua y sal puede ayudar a mejorar el estado de congestión. Con estos lavados ayudarás a limpiar la nariz y eliminarás el moco, por lo que la cavidad nasal aumentará y mejorará el paso del aire.

Inhalación de menta o eucalipto

Es un remedio natural y muy antiguo que se utiliza para abrir las cavidades de la nariz. Inhalar vapor de agua con eucalipto ayudará a aliviar temporalmente el estado de congestión de tu nariz.

Hidratación correcta

Beber agua se hace más imprescindible que nunca si padecemos congestión nasal. Una hidratación adecuada hará que las secreciones sean más liquidas, por lo que podrás eliminarlas más fácilmente y tu congestión se verá cada vez menos presente.

congestión nasal y deporte

¿Son incompatibles la congestión nasal y la actividad física?

Cuando realizamos actividad física, nuestro organismo se ve sometido a un estrés al cual debe ir adaptándose para poder generar una respuesta que, a la larga, sea beneficiosa y nos permita progresar.

Este estrés que a priori recibe nuestro organismo puede provocar un estado de inflamación agudo que es compensado con una respuesta antiinflamatoria que permite al organismo adaptarse a ese nuevo estímulo al que ha sido sometido. Pero, para recuperase, se necesita energía.

Congestión nasal junto con otros síntomas

Si la cogestión nasal viene acompañada de otro tipo de síntomas más graves como tos, fiebre, inflamación de garganta, etc., no sería una buena opción entrenar, ya que estaríamos dificultando el proceso de recuperación de nuestro organismo. Ten en cuenta que tu cuerpo estaría invirtiendo energía en la lucha contra los patógenos que están causando esas molestias y tras el ejercicio también necesitaría energía para reparar el tejido dañado. Por lo que, en ese caso, tendría dos frentes abiertos contra los que reponerse, dificultado el trabajo de tu sistema inmune.

Congestión nasal como único síntoma

Si el único signo que se presenta es la congestión nasal, en principio no existiría problema alguno de realizar actividad física de baja o media intensidad.

Lo ideal sería reducir la intensidad de tu práctica deportiva, ya que la congestión nasal impedirá que tu musculatura reciba de manera óptima la energía que la actividad requiere.

Existe una regla para saber cuándo debemos entrenar o cuándo descansar. Los expertos sugieren que, si tus síntomas se encuentran localizados por encima del cuello, en ese caso podrías realizar un entrenamiento, siempre y cuando este sea de una baja intensidad y el volumen de entrenamiento sea regulado en función de tu estado.

Si por el contrario, presentas más de un síntoma y, además, este no se localiza por encima de tu cuello, lo ideal sería que te tomases un descanso. A tu cuerpo le vendrá bien ese reposo y hará que tu recuperación sea mucho más rápida y efectiva.

Conclusión

Congestión nasal y deporte no son incompatibles, pero si deberás tener algunos aspectos en cuenta.

Si tienes síntomas de resfriado deberás descansar. Tu cuerpo necesita luchar contra los agentes patógenos por lo que lo más recomendable seria quedarte en casa. Ten en cuenta que el ejercicio puede provocar un estado de inflamación que perjudicará tu curación.

Si por el contrario, solamente presentas congestión nasal, puedes seguir con tus entrenamientos pero deberás adaptar la intensidad y el volumen a tu estado de salud.

Una buena recomendación sería realizar running, bicicleta o elíptica en el gimnasio a un ritmo suave y bajar las cargas si realizas entrenamiento de fuerza. No olvides que tu musculatura necesita energía y que, debido a la congestión nasal, tu entrada de aire no es la misma que siempre, por lo que deberás reducir la intensidad y bajar la carga de los ejercicios.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario