Consejos para recuperarte más rápido de una lesión de cadera

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Las lesiones de cadera suelen ser dolorosas y pueden derivar en molestias crónicas que arrastraremos durante toda la vida si no son bien tratadas. En este artículo te encontrarás con los mejores consejos para recuperarte más rápido de una lesión de cadera. Si prestas la debida atención, las recomendaciones que aquí te presentamos pueden ser muy útiles.

La cadera propiamente dicha está conformada por la articulación que relaciona el hueso coxal con el fémur, por lo tanto, une el tronco con la extremidad inferior. Es la encargada de soportar el peso corporal tanto en posturas estáticas como dinámicas.

A su vez, esta articulación se encuentra envuelta por una cápsula fibrosa, denominada cápsula sinovial, que es la encargada de producir el líquido sinovial, que es el facilitante del desplazamiento de la superficie de los dos huesos.

Ligamentos que recubren la articulación de la cadera

La cadera se compone de cuatro ligamentos principales que constituyen poderosas fibras que unen distintas partes del hueso coxal con el fémur. Estos ligamentos tienen la función de reforzar la articulación para evitar que se produzcan movimientos demasiado amplios que dañen los tejidos. Los cuatro ligamentos principales son:

Ligamento redondo

También denominado ligamento de la cabeza del fémur, el ligamento redondo va desde la fosita del ligamento redondo hasta la parte del fondo del acetábulo.

Ligamento iliofemoral

Es un poderoso ligamento con forma de «Y» que sale desde la espina ilíaca anterior e inferior del hueso coxal y se inserta finalmente en la línea intertrocantérea anterior del fémur. El iliofemoral es considerado por la ciencia como el ligamento más fuerte del cuerpo humano.

consejos para recuperarte de una lesión de cadera

Ligamento izquiofemoral

El ligamento izquiofemoral tiene su salida desde el isquión, va por detrás del acetábulo, y se inserta finalmente en el cuello del fémur y en las proximidades pertenecientes al trocánter mayor.

Ligamento pubofemoral

Este ligamento sale desde la rama superior del pubis y se inserta finalmente en el fémur. Se entrecruza en su camino con los dos fascículos del ligamento iliofemoral y ambos configuran la forma de una «Z». Este ligamento sale desde la rama superior del pubis y se inserta finalmente en el fémur. Se entrecruza en su camino con los dos fascículos del ligamento iliofemoral y ambos configuran la forma de una zeta.

Las lesiones de cadera más comunes

Una lesión de cadera puede producirse por diversos motivos, entre los que se incluyen malos movimientos, desgastamiento de los huesos, o accidentes en general. Las lesiones de cadera más comunes suelen ser las siguientes:

Moretones

Los moretones o contusiones son hematomas que se producen, en este caso en la cadera, producto de algún golpe que haya sido fuerte. Si son debidamente tratados, no deberían presentar una dificultad muy alta.

Distensión muscular

Las distensiones son movimientos de tensión violenta que se producen en tejidos y membranas. En la zona de la cadera, nos podemos encontrar comúnmente con distensiones que se producen en la ingle o el muslo.

Dislocación de cadera o esguince de cadera

El esguince de cadera es el término médico que se utiliza para referirse al desgarro o el estiramiento excesivo de los ligamentos.

Bursitis

La bursitis es la inflamación de la bolsa sinovial. En la cadera representa la inflamación de cualquiera de las dos bursas que se encuentran ubicadas en la articulación.

Fractura de cadera

La fractura es la ruptura de un hueso. En el caso de la cadera, la fractura se produce en el fémur. Podemos encontrarnos una fractura en el cuello femoral, es decir, en la parte superior del fémur, o en la región intertrocantérica, es decir, por debajo de la articulación real de la cadera.

Consejos para recuperarte más rápido de una lesión de cadera

Dependiendo del tipo de lesión y del grado de dolor de cadera que tengas, podemos recomendarte los siguientes consejos para que puedas recuperarte más rápido de una lesión de cadera:

Descansa

Procura descansar ante todo. El reposo es uno de los elementos indispensables con los que cuenta el cuerpo para poder reponerse. Cuanto más descanses, y más inmóvil mantengas la zona, le darás mayor facilidad al cuerpo para que pueda regenerarse.

Aplica hielo

Aplica hielo en la zona durante algunos minutos y cada varias horas durante el día. Es importante que veas si la intensidad del frío es muy alta. En ese caso, procura envolverlo en una tela para que no queme tu piel.

No realices esfuerzos

Procura no realizar esfuerzos con la zona de la cadera que tienes afectada. Si por algún motivo no puedes permanecer en reposo, por lo menos intenta no forzar la zona perjudicada hasta que se encuentre debidamente fortalecida.

Realiza una rehabilitación con un profesional

Cuando la lesión ya haya pasado y ya no tengas dolor, asegúrate de realizar una rehabilitación adecuada al caso con un profesional. Es importante que fortalezcas la zona una vez curada, para aumentar la musculatura y evitar lesiones posteriores.

Conclusión

Para recuperarte más rápido de una lesión de cadera, debes hacer reposo y cuidarte más. Procura descansar adecuadamente y, sobre todo, darle descanso a la zona que está afectada. Además, asegúrate de realizar la rehabilitación adecuada y de ponerte en manos de profesionales que sepan identificar con exactitud cuál es el inconveniente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.