¿debo parar de entrenar si tengo dolor de rodilla?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio 5,00 de 5)
Cargando…

Por lo general, cuando eres joven puedes seguir tu entrenamiento habitual sin preocuparte por el dolor o sobrentrenamiento. No obstante, cada año crece y se acumula el estrés, lo que aumenta la posibilidad de lesiones en las articulaciones. El dolor de rodillas, en particular, se ha hecho muy común últimamente, llegándose a convertir en un gran desafío para algunas personas.

Los estudios indican que los malestares en las rodillas han tenido una creciente incidencia en los últimos 20 años, como resultado de que parte de la población se ha vuelto más sedentaria y de un aumento del número de personas que padecen sobrepeso.

En este sentido, veamos si es conveniente continuar con tu entrenamiento de piernas en caso de que te duela la rodilla o cuando es necesario descansar y acudir a un profesional de la salud.

Tipos comunes de lesiones de rodillas

¿Qué tipos de lesiones de rodilla hay?

Antes de saber si conviene o no, continuar con tu entrenamiento habitual de piernas es importante identificar los tipos más comunes de lesiones de rodilla.

Aún cuando es posible que no puedas ejercitarte con dolor, en algunos casos continuar con la actividad puede ayudar al proceso de curación, pero en otras situaciones si que puede evitar que te recuperes completamente de la lesión.

1. Contusiones

Una contusión es causada por un impacto directo en la rodilla, tal como la que se deriva de una caída.

Estas lesiones son generalmente menos preocupantes, por lo que lo recomendable ante este tipo de lesión es seguir el método PRICE por sus siglas en inglés, el cual consiste en proteger, reposar, colocar hielo, comprimir y elevar la pierna hasta que la inflamación se reduzca y desaparezca el dolor.

Si por el contrario, identificas una inflamación más profunda en la rodilla y que tu rango de movimiento no mejora, sino que cada vez se ve más limitado, entonces si que se sugiere visitar a un profesional de la salud.

¿Se puede entrenar con una contusión?

2. Esguinces y distensiones o sobreuso de la articulación

Un esguince es la ruptura de fibras musculares debido al desgarro de ligamentos que conecta dos o más huesos en una articulación. Por su parte, una distensión es un desgarro de un músculo o tendón. Esta categoría incluye otras lesiones menores conocidas como sobreuso articular y cartílago irritado.

Hay muchas posibles causas de dolor en la rodilla, tales como la tendinitis rotuliana, artritis e inflamación. La mayoría de estas lesiones tienden a ocurrir por una mecánica muy pobre o por un sobreuso de la articulación.

Por lo general se recomienda reanudar la actividad una vez que la irritabilidad de estos síntomas ha disminuido. Después de 1 o 2 semanas de descanso, y una vez que el dolor ha cedido, se puede retomar el entrenamiento. Sin embargo, es importante mantener la alineación adecuada durante cada ejercicio.

Si el dolor continúa durante varias semanas, como ocurre con algunas tendinopatías, se sugiere acudir con un profesional de la salud que te ayude a recuperarte más rápidamente.

¿Cuándo entrenar si se tiene un esguince de rodilla?

3. Lesiones meniscales

Hay varios ligamentos que ayudan a estabilizar la rodilla. Sin embargo, si la rodilla manifiesta una hiperextensión o hiperflexión durante la actividad, entonces es posible que exista una lesión. También, si en algún momento tu rodilla se siente floja e inestable, especialmente cuando la comparas con la otra, debes consultar a un profesional ortopedista o fisioterapeuta para que te realice un examen físico a fin de diagnosticar la lesión de rodilla.

Ahora bien, si la rodilla se siente estable, puedes intentar recuperarte por tu cuenta siempre que identifiques las siguientes señales:

  1. Una disminución de la inflamación que sigue mejorando, o ninguna hinchazón.
  2. La carga de peso sobre la pierna lesionada no deriva en dolor.
  3. Tienes un rango de movimiento completo sin dolor.
  4. El ejercicio no aumenta el dolor, y de hecho puede disminuirlo.
  5. La rodilla se siente tan estable como la otra.

Lesiones en meniscos de rodillas

Conclusión

Mientras el dolor en las articulaciones de rodilla no aumente mientras hagas ejercicio puedes continuar con la actividad. La idea es que te sientas cómodo al seguir con el ejercicio.

También,es importante identificar cómo te sientes al realizar ejercicios específicos. Si esto agrava la rodilla, como el dolor anterior de la rodilla mientras realizas una sentadilla, entonces se recomienda tomar un descanso para evitar esos movimientos dolorosos; y en su lugar centrarte en el fortalecimiento de diferentes grupos musculares.

Finalmente, no olvides que es vital mantener la alineación apropiada durante cada ejercicio, y tomar un descanso entre los entrenamientos apropiado para disminuir la tensión mecánica a la rodilla.

Referencia

  • Leung, K. Should I Stop Doing Leg Exercises If I Have Knee Pain? Para Builtlean [Revisado en Enero de 2017]