Disruptores endocrinos: ¿qué son y cómo afectan a tu salud?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Los disruptores endocrinos pueden ocasionarte serios problemas de salud. Conoce qué son, cuáles son los más comunes y cómo evitar o eliminar el contacto con este tipo de sustancias.

¿Qué son las hormonas?

Las hormonas son moléculas producidas por uno de los sistemas más complejos e importantes que tenemos en el organismo, el sistema endocrino. Estas moléculas envían mensajes a varias partes del cuerpo y ayudan o permiten regular los procesos de tu cuerpo, como el hambre, la presión arterial y el deseo sexual, entre otros.

Las hormonas fluyen por todo el cuerpo, pero solo afectan a ciertas células diseñadas para recibir sus mensajes: podríamos decir que son como la llave que encaja en una cerradura y la hace abrir.

¿Qué es el sistema endocrino?

El sistema endocrino influye en la mayoría de las funciones de nuestras células, los órganos y las funciones del cuerpo. Este sistema juega un papel decisivo en la regulación del humor, el crecimiento y el desarrollo, la función de los tejidos y el metabolismo; además, la función sexual y los procesos reproductivos se ven influenciados directamente por este sistema.

¿Qué son los disruptores endocrinos?

Los disruptores endocrinos son químicos capaces de alterar el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y, por tanto, afectar o influir negativamente a nuestra salud.

Se han detectado más de un millar de químicos con esta capacidad disruptora como los pesticidas, ftalatos, parabenos, bisfenoles, triclosán, benzofenonas, retardantes de llama, etc. 

Este tipo de sustancias son más frecuentes de lo que pensamos, por lo que en dosis bajas, estamos expuestos a diario. Podemos decir que están en la mayoría de los productos que usamos en nuestro día a día desde juguetes, perfumes o productos de cosmética, hasta parabenos en cosméticos o aditivos alimentarios.

Los bisfenoles, sustancias presentes en las botellas y algunos tuppers de plástico, latas o tickets de la compra también son considerados disruptores endocrinos.

Algunos disruptores endocrinos se le llama persistentes debido a que pueden permanecer en nuestro cuerpo hasta diez años, como varios tipos de pesticidas. Por otro lado, podemos encontrar disruptores no permanentes, debido a que la permanencia en nuestro cuerpo no va más allá de unos días: una vez cesa su exposición nuestro cuerpo puede liberarse de ese compuesto.

El bisfenol puede encontrarse en tu comida enlatada

Conoce los principales disruptores endocrinos

Bisfenol

El bisfenol A, más conocido como BPA, es un producto químico industrial que se ha utilizado desde hace años para fabricar ciertos plásticos y resinas. Este tipo de plásticos de policarbonato se utilizan a menudo en recipientes que almacenan alimentos y bebidas, como botellas de agua, por lo que en la mayoría de las ocasiones suele estar en contacto con los alimentos.

Esta sustancia está siendo en los últimos tiempos muy discutida, ya que hay quien asegura que puede tener efectos negativos en nuestro organismo, pudiendo afectar, incluso, el comportamiento de los niños o aumentar la presión arterial.

Dioxinas

Las dioxinas son un grupo de unos 200 compuestos químicos contaminantes. Cuando hablamos de de dioxinas, en general, nos estamos refiriendo a  tres tipos de diferentes compuestos: dioxinas, furanos y PCB (bifenilos policlorados o policlorobifenilos).

Una exposición en exceso a esta sustancia puede causar lesiones cutáneas, tales como acné y manchas oscuras, así como alteraciones funcionales hepáticas dependiendo de la cantidad ingerida y del tiempo de exposición con ella.

Metales pesados

La presencia de metales pesados en alimentos constituye un tema candente debido a los daños que pueden ocasionar a la salud pública.

Los metales pesados se emplean en la minería y son generados en la industria al fabricar abonos, pilas, fluorescentes, combustibles para el transporte, entre otros. El problema viene cuando los metales pesados se acumulan en los vegetales y en el agua, siendo muy resistentes a su degradación, lo que dificulta su eliminación durante el procesado del alimento. Una vez ingerimos esa sustancia a través de la comida o la bebida, este tipo de sustancias pueden permanecer en nuestro cuerpo tras un largo tiempo que, si se produce en altas dosis, puede ocasionar una intoxicación y acarrear serios problemas de salud.

Pesticidas y herbicidas

Cuando hablamos de pesticida nos referimos no solo a insecticidas, sino a muchos otros tipos de sustancias químicas.

Un pesticida es cualquier sustancia elaborada para controlar, matar, repeler una plaga. Las plagas de insectos suelen afectar y comprometer la producción de los agricultores por lo que estos necesitan una herramienta para evitar pérdidas en el producto que se traducen en económicas, de ahí el uso de este tipo de sustancias.

Muchas de estas sustancias se adhieren al alimento y, posteriormente, quedan en nuestro organismo tras su ingesta.

disruptores endocrinos

¿Cómo afectan a nuestra salud?

Los disruptores endocrinos pueden llegar a interferir en el correcto funcionamiento del sistema endocrino y otros sistemas y funciones corporales esenciales de nuestro metabolismo.

A día de hoy, todavía se desconoce la totalidad de los efectos sobre la salud que pueden generar estos compuesto, pero este tipo de sustancias están siendo relacionadas con una mayor prevalencia de ciertos tipos de cáncer, obesidad, infertilidad, diabetes, asma y problemas de neurodesarrollo, aunque sí es cierto que debe seguir estudiándose.

¿Cómo puedes limitar la exposición a los disruptores endocrinos?

Algunas de las decisiones que pueden ayudarte a limitar el contacto con este tipo de sustancias pueden ser las siguientes:

  • Evitar consumir alimentos envasados o utilizar artículos fabricados de policarbonato o cloruro de polivinilo, en particular si se utilizan para envasar alimentos o productos dirigidos a niños (jueguetes, ropa, etc.).
  • Tratar de escoger siempre botellas o envases de vidrio y evitar los de materiales plásticos. Algunas de estas sustancia presentes en los plásticos pueden transferirse a los los alimentos o las bebidas que contienen.
  • Asegurarse que los chupetes y las tetinas del biberón no se han fabricado con bisfenol A.
  • Las latas de conservas están recubiertas en su interior por una película película plástica que libera bisfenol A, por lo que recomienda reducir al máximo el consumo de alimentos enlatados.
  • Evitar los alimentos que se venden en bandejas de poliuretano y están recubiertos con un film de PVC.
  • Los tickets de compra o de los cajeros automáticos también contienen bisfenol A y éste puede ser absorbido a través de la piel, por lo que se recomienda no manipular en exceso este tipo de documentos. Tampoco es buena opción guardarlos en la cartera.

Conclusiones

Mantenerse alejado de ciertas sustancias conocidas como disruptores endocrinos es realmente complicado en la actualidad. Gracias a algunas de estas sustancias podemos consumir los alimentos con la disponibilidad y la facilidad que lo hacemos hoy día, pero debemos tener en cuenta qué sustancias son estas, qué pueden provocar si nos excedemos en su exposición y cómo poder mantenernos alejados de ellas, siempre que sea posible.

Referencias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario