7 errores que debilitan tu sistema inmunológico y cómo solucionarlos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Con la llegada del coronavirus, su creciente número de casos y la temporada de gripe aún en pleno apogeo, tener un sistema inmune resistente es ahora más vital que nunca. Sin embargo resulta que la falta de tiempo, el estrés crónico y la falta de atención entre otros factores, podrían llevarnos a cometer errores simples que a largo plazo nos expongan a un mayor riesgo de infección.

Conoce aquí los errores que sin darte cuenta pueden estar debilitando tu sistema inmune, lo que puedes hacer para corregirlos y como llevar tu sistema inmonulógico a estar en mejores condiciones.

Errores que debilitan el sistema inmune

7 errores que debilitan tu sistema inmune

1. Tus niveles de estrés son demasiado altos

El estrés mental y emocional tiene un efecto directo sobre la función inmune. Cuando estás estresado, tu cuerpo libera cortisol y adrenalina, hormonas que reducen tus niveles de linfocitos y fagocitos.

Con la disminución de las cantidades de estos glóbulos blancos, su cuerpo tiene más dificultades para combatir los antígenos bacterianos y virales (Cohen et al., 2012). El estrés a su vez es un factor determinante que se encuentra en las personas que fuman, tienen insomnio o ansiedad, lo cual profundizaremos más adelante.

¿Cómo puedes solucionar esto? Si te sientes abrumado, lo mejor que puedes hacer es alejarte de las situaciones que te causan estrés por un rato. Una buena opción sería hacer un poco de ejercicio, esto puede ayudar a liberar tu mente de aquello que te está molestando. Reservar tiempo cada día para una actividad que te haga feliz también puede ayudar.

Niveles de estrés demasiado altos debilitan sistema inmune

2. Comes muchos alimentos procesados

Comer demasiados carbohidratos refinados, azúcares o alimentos altamente procesados hace que sea más difícil para el sistema inmune hacer su trabajo.

Los alimentos procesados ​​atacan las bacterias buenas en el intestino, dejando espacio para que entren bacterias malas y debilitando el sistema inmunológico intestinal. Son muchos aditivos químicos los que interrumpen el microbioma intestinal, desde estabilizadores hasta emulsionantes, espesantes y edulcorantes como la sacarina, la sucralosa y la stevia.

Para disminuir los riesgos que los alimentos procesados pueden causar solo hay que regular su consumo. Una lata de refresco ocasional no hará ningún daño, el problema viene cuando esto se vuelve un hábito continuo.

Además, puedes revertir esta situación consumiendo fuentes de fibra natural como manzanas, cebada o avena, las cuales ayudan a producir células T, que luego se adhieren a las células infectadas y las destruyen. Las vitaminas C y D también son esenciales para disminuir el riesgo de contraer resfriados. Pueden encontrarse en frutas cítricas o en la yema de los huevos, respectivamente).

En conclusión, llenar tu plato con alimentos naturales en vez de procesados, es un hábito que a largo plazo te va a ayudar a mantener tu sistema inmune al tope.

Comer muchos alimentos procesados debilita el sistema inmune

3. No duermes lo suficiente

Si no le das a importancia a dormir por lo menos 7 horas diarias, podrías tener problemas. Mientras dormimos el cuerpo libera citocinas, proteínas que te protegen de la inflamación y el dolor. Sin un descanso adecuado no se pueden producir tantas citocinas y será más difícil combatir las enfermedades virales y bacterianas.

Dado que probablemente el problema sea que al acostarte te cuesta mucho conciliar el sueño, puedes tratar de solucionar esto estirándote en la cama durante 8 a 10 minutos para que tu cerebro asimile que llegó el momento de dormir. Otra alternativa que puede ayudar es eliminar la tecnología por lo menos una hora antes de acostarte (Cohen et al., 2012).

No dormir lo suficiente debilita el sistema inmune

4. Bebes demasiado alcohol

El alcohol en exceso causa estragos en el sistema inmunológico. Este desestabiliza el equilibrio entre las bacterias saludables y no saludables en el intestino, despoja las bacterias saludables y logra que pasen más bacterias malas al torrente sanguíneo, lo cual provoca inflamación en el hígado. Ten en cuenta que un hígado inflamado no es capaz de limpiar el cuerpo de toxinas ambientales.

¿Cómo puedes solucionarlo? Aunque en realidad cualquier cantidad de alcohol perjudica el sistema inmune, comenzar por moderar su ingesta sería una buena opción. Disminuir el consumo de este líquido es algo que nuestro sistema inmunológico va a agradecer.

El alcohol debilita el sistema inmunológico

5. Fumas

Los compuestos químicos en el tabaco afectan el revestimiento de la mucosa del tracto respiratorio, desde la nariz hasta los pulmones. Cuando fumas, el cuerpo produce una cantidad de mucosa excesiva, lo que estrecha las vías respiratorias y dificulta que los pulmones eliminen las toxinas, aumentando la susceptibilidad a las infecciones.

Al fumar también le estás dando doble trabajo a tu cuerpo, pues tiene que eliminar los químicos liberados por el tabaco por lo que su capacidad para combatir infecciones se ve comprometida.

Una posible solución es dejar este hábito. Establecer una fecha específica para dejar de fumar en vez de dejarlo gradualmente puede aumentar tus posibilidades de éxito (Armand, 2016). La asesoría o los grupos de apoyo también pueden ser de ayuda.

Fumar debilita el sistema inmune

6. Omites las vacunas contra la gripe

La vacuna contra la gripe desarrolla los anticuerpos contra el virus de la gripe, de modo que si está expuesto, no lo contraerás en absoluto o sus síntomas serán muy leves. Es especialmente importante para mujeres embarazadas, niños menores de 5 años, adultos mayores de 50 años y personas con problemas pulmonares como el asma.

Puede que te hayas saltado esto por bastante tiempo. Ahora posiblemente no sea el mejor momento porque el sistema sanitario de muchos países está saturado como consecuencia del Coronavirus, pero en el futuro puedes ponerte en contacto con tu médico para colocártela. Después de eso, puedes evitar olvidar cuando te corresponde tu siguiente vacuna poniendo un recordatorio en tu celular.

No vacunarte contra la gripe debilita el sistema inmune

7. No haces ejercicio

No necesariamente tienes que convertirte en un atleta profesional, pero realizar ejercicio moderado ocasionalmente es beneficioso para el sistema inmune.

El ejercicio aumenta tanto los anticuerpos como los glóbulos blancos, lo que permite al cuerpo atacar la infección antes y combatirla con mayor eficacia. Además, durante el ejercicio aumenta la temperatura del cuerpo, lo que previene el crecimiento de bacterias.

¿La solución? Realiza algunas sesiones de ejercicio a la semana. Un entrenamiento puede ayudarte con la inmunidad de tu cuerpo, elimina las hormonas dañinas del estrés y te hará sentirte muy saludable.

No hacer ejercicio debilita el sistema inmune

Referencias

  • Triffin, M. 7 Mistakes That Can Weaken Your Immune System (and How to Fix Them). Para Livestrong [Revisado en marzo de 2020].
  • Armand, W. What’s the best way to quit smoking? Para Harvard Health Blog [Revisado en marzo de 2020].
  • Cohen, S., Dverts, D., Doyle, W., Miller, G., Frank, E., Rabin, B. y Turner, R. (2012). Chronic Stress, Glucocorticoid Receptor Resistance, Inflammation, and Disease Risk. National Center for Biotechnology Information. doi: 10.1073/pnas.1118355109.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.