6 errores que puedes cometer al hidratarte y cómo corregirlos

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

¿Piensas que sabes todo sobre cómo estar hidratado? Pues piénsalo nuevamente, porque te asombrarás al darte cuenta de muchos errores comunes que cometemos a la hora de mantener nuestro cuerpo hidratado.

No es tan simple siempre ser consciente de lo que tu organismo necesita, pero tampoco es tan complicado. Si aprendes a escucharlo y a responder cuando lo necesita, tendrás todo bajo control.

¿Cuántos vasos de agua necesitas al día? La persona promedio no sabe la respuesta a esta pregunta tan simple. Por ello, vamos a intentar darte toda la información necesaria acerca de 6 errores que probablemente estés cometiendo al hidratarte y cómo solucionarlos.

Errores comunes a la hora de hidratarte

6 hábitos en los que te equivocas al hidratarte

1. Tomar mucha agua con el estómago vacío

Aunque ingerir agua es bueno para ti, no lo es teniendo el estómago completamente vacío. No es efectivo hidratarse con el estómago vacío ya que, comparado con otras bebidas, el agua normal no es capaz de ser retenida de la misma manera.

La razón para que suceda esto es que el agua normal no contiene macronutrientes y electrolitos que ayuden a nuestro cuerpo a absorber y retener las sustancias que bebemos. Por ello, sugerimos siempre mantenerse hidratado con la compañía de una buena comida rica en nutrientes.

Errores comunes en la hidratación de las personas

2. No tomar la suficiente cantidad de agua

En realidad, no hay una guía especifica de la cantidad exacta de agua que debemos beber por día, porque depende de las necesidades de cada persona y de su rutina diaria. No obstante, hay líneas generales en las que los científicos concuerdan.

  • Los hombres deben tomar alrededor de 3,5 litros de agua diarios.
  • Las mujeres deben adquirir 2,7 litros de agua diarios.

Sin embargo, estos números están sujetos a la modificación respecto a las actividades que se realizan durante el día. Por ejemplo, si pasas todo el día debajo del sol haciendo algún tipo de deporte necesitarás una mayor hidratación comparado con alguien que no salió de su casa en todo el día.

Cantidad de agua que debes beber

3. Olvidarse de tomar agua durante el entrenamiento

Este es uno de los peligros más comunes, ya que muchas personas no recuerdan hidratarse lo suficiente cuando están haciendo su sesión de entrenamiento.

Es imprescindible hidratarse cuando hacemos actividad física, porque nuestro cuerpo pierde agua a través del sudor y esto puede llevar a la deshidratación. 

Según el American Council on Exercise, la regla número 1 a la hora de hidratarse es beber uno o dos vasos de agua cada 10 o 20 minutos durante una sesión en el gimnasio.

Con qué frecuencia beber al hacer deporte

4. Creer que la hidratación es solo tomar agua

Aunque el componente H2O es la mitad de la batalla en contra de la deshidratación, no quiere decir que sea lo único que requerimos para mantener nuestro cuerpo hidratado. De hecho, hace falta la ayuda de otros minerales para que sea posible la retención de líquidos en nuestro organismo. Estos minerales son el potasio, el sodio y el cloruro, los cuales ayudan a la distribución de agua hacia las células. Por ello, si tienes deficiencia en uno de ellos, también puedes padecer de deshidratación.

Otros nutrientes importantes a la hora de mantenerte fuerte durante el entrenamiento son los carbohidratos y los azucares, ya que combinados con el agua son capaces de impulsar tu rutina.

Cómo hidratarse adecuadamente

5. Confundir el hambre con la sed

Es un error que muchos de nosotros cometemos diariamente sin darnos cuenta. Esto se debe a que los síntomas de deshidratación y hambre son casi los mismos. Entre ellos encontramos fatiga, irritabilidad, dificultad de concentración y dolores de cabeza.

Es difícil a veces diferenciar uno del otro. Entonces, la próxima vez que decidas consumir algo pregúntatelo dos veces.

No confundir el hambre con la sed

6. Olvidar las comidas con alto contenido de agua

No te preocupes tanto por llegar a beber todos los vasos de agua que necesitas, porque muchas de las comidas que ingieres seguramente estén cargadas con mucha agua.

Trata de consumir vegetales y frutas como tomates, pepinos y sandía, ya que están llenos de agua. Además, otras bebidas como el café y el té pueden parecer fuentes nulas de hidratación, pero en realidad no lo son. Ambas son muy comunes y, aunque no proporcionan niveles tan altos de agua como otras bebidas, siguen siendo un aporte sustancial.

Frutas altas en agua

Referencias

  • Kelly, P. 8 Hydration Mistakes You’re Probably Making and How to Fix Them. Para Livestong. [Revisado en Agosto de 2019].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario