7 hábitos higiénicos que debes seguir después de tu sesión de gimnasio

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Después de un duro entrenamiento físico no hay nada más reconfortante que sentir que diste lo mejor de ti, pero en realidad puede haber una sensación que pueda ser similar a esta, y es la de una buena ducha después de sudar.

Unos buenos hábitos de higiene después de hacer ejercicio son totalmente esenciales, ya que de ellos depende también un buen estado de salud de tu cuerpo y de tu organismo.

Debes tener en cuenta que en lugares como un gimnasio, o sitios de entrenamiento de CrossFit, pueden existir muchas bacterias debido al sudor de las demás personas. Por estos motivos, debes conocer los 7 hábitos higiénicos que debes seguir después de entrenar. Son pasos muy simples, pero que si no se siguen pueden provocarte un verdadero problema.

Higiene después de entrenar

7 hábitos higiénicos esenciales después del entrenamiento

1. Utilizar sandalias en lugares de uso común

Es primordial que utilices siempre sandalias en lugares de uso común, como lo son las duchas, los baños o incluso la alfombra de entrenamiento, ya que en estos sitios se alojan millones de bacterias y hongos que pueden afectar tu salud.

En estos lugares podemos encontrar hongos y bacterias denominados como: Staph, estreptococo, E. colo, así como el virus del resfriado y de la gripe.

Estos gérmenes que encontramos en el gimnasio también pueden causar problemas como la enfermedad del pie de atleta u otras infecciones que se alojan en la piel, por estos motivos no es recomendable andar descalzos.

Si en cambio deseas no ducharte en el gimnasio, sino hacerlo en casa, entonces se recomienda por  lo menos cambiar los calcetines y zapatillas de entrenamiento, ya que en los lugares cálidos es donde se alojan con mucha más facilidad los hongos que causan el pie de atleta.

Cómo evitar el pie de atleta en el gimnasio

2. Lavar de forma adecuada las manos

Uno de los hábitos más comunes es la limpieza de las manos, pero ¿realmente te las lavas bien después de entrenar? Es un paso esencial para evitar contaminar tu cuerpo con gérmenes.

Las bacterias pueden estar situadas en todos los lugares del gimnasio como consecuencias del sudor y la mala higiene de muchas personas. Por eso, lavarte bien las manos después de entrenar en el gimnasio es tan importante.

¿Qué pasa con los cortes y rasguños? Si no cuidas de ellos puedes sufrir una infección, al igual que tocar tus membranas mucosas como los ojos y la nariz mientras entrenas. Por último, recuerda limpiar el equipo que utilizaste para evitar que otras personas se contaminen.

Lavarte bien las manos después de entrenar en el gimnasio

3. Limpiar la alfombra de yoga

No hay nada mejor que sentirse relajado después de una buena sesión de yoga al aire libre, pero es aquí cuando tú alfombra o esterilla se encuentra en su peor momento (si hablamos de higiene).

Numerosos estudios han demostrado que las esterillas de yoga, que contienen agujeros pequeños, son caldo de cultivo de hongos y bacterias. En este sentido, una investigación llevada a cabo para Elle.com en 2016 descubrió que las alfombras de yoga pueden contener bacterias como el micrococcus luteus y el empedobacter brevis, las cuales se encuentran en la boca, la nariz y las vías respiratorias humanas.

Otras bacterias que podemos encontrar en las alfombras de yoga son los estreptococos, y diversas formas de estafilococos, incluido el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM).

Un consejo para mantener tu alfombra de yoga limpiaes colocarle encima una toalla antideslizante, la cual deberá ser retirada después de finalizar una sesión de entrenamiento.

Cómo evitar los gérmenes en las esterillas de yoga

4. Cambiarte de ropa después de sudar

Uno de los grandes problemas después de entrenar es pasar mucho tiempo con la ropa de gimnasio llena de sudor y mugre después de entrenar. Por eso, es esencial que busques una ropa limpia y te cambies lo antes posible, sobre todo si eres mujer, ya que el pH vaginal es bastante sensible y se puede alterar en función de varias situaciones.

Cuando una mujer hace ejercicio y permanece con la ropa de entrenamiento sudorosa más tiempo del necesario, la transpirabilidad del área vaginal se ve limitada debido a la parte inferior de spandex o la ropa interior que atrapa el sudor y la humedad. La humedad puede hacer que cambie el pH, que puede causar un crecimiento excesivo de las bacterias. Por eso, se recomienda utilizar jabón de limpieza vaginal y otros productos relacionados.

Problemas femeninos de llevar ropa de entrenamiento sudada

5. Lavarse la cara

Si no tienes tiempo para una ducha al finalizar tu entrenamiento, por lo menos debes tenerlo para lavarte la cara y retirar el sudor que aún tienes.

Cuando haces ejercicio, el sudor y la grasa de la piel que se producen de forma natural, obstruyen los poros y causan el crecimiento excesivo de bacterias, dándole vida al acné, por eso es tan importante. Además, recuerda que los poros se abren cuando hacemos ejercicio, y cualquier cosa que te apliques en la cara, como por ejemplo maquillaje, obstruye los poros y al mismo tiempo causa el acné.

Hábitos de higiene imprescindibles después de entrenar en el gimnasio

6. Utilizar las salas de vapor con precaución

Después de una dura sesión de entrenamiento, no hay nada mejor que visitar una sala de vapor o sauna para relajarte. Sin embargo, es esencial que practiques unos buenos hábitos de higiene al visitar estos lugares de uso común.

Las saunas y las salas de vapor son ambientes oscuros, húmedos y cálidos en los que el moho, las bacterias y los virus prosperan. Por eso, después de visitarlas, asegúrate de secar completamente tu zona genital para reducir el riesgo de que se desarrolle una infección vaginal por bacterias. Además, si visitas una sauna pública, es importante que desinfectes la zona regularmente, ya que en estas zonas las bacterias prosperan fácilmente.

Los expertos recomiendan no visitar estos lugares si tienes un herpes, ya que este es muy resistente y puede durar días en la superficie de estos espacios.

Una última cosa que debes hacer, es darte una ducha después de salir de esta área para desinfectar tu cuerpo.

Precauciones higiénicas al visitar una sauna

7. Lavar tu cabello de forma adecuada

El sudor, junto con un mal lavado del cabello, implica un cabello grasoso, uno de los causantes del acné.

La grasa que se encuentra en el cabello puede entrar en contacto con tu cara y obstruir los poros, causando acné. Por eso, debes lavar tu cabello por lo menos unas tres veces a la semana, con un champú que elimine la grasa.

Lavarse bien el pelo después de entrenar

Conclusión

El entrenamiento es una parte esencial en la vida de las personas, ya que gracias a él todos podemos disfrutar de un buen estado de salud. No obstante, igual de importante es que mantengas unos buenos hábitos de higiene personal al finalizarlo, ya que de esto depende también el estado en el que se encontrará tu organismo.

Referencias

  • Nicole, F. 8 Post-Gym Hygiene Habits You Should Never Skip. Para Livestrong [Revisado en abril del 2019].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario