¿Por qué tengo insomnio por estrés? Recomendaciones para tratarlo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Un alto porcentaje de personas presenta problemas de sueño, siendo el insomnio uno de lo más habituales. Son muchas las personas que presentan dificultades a la hora de conciliar o mantener el sueño por la noche. Los motivos que dan lugar al insomnio pueden ser diferentes, pero uno de los más comunes que se encuentran es el insomnio por estrés. A lo largo de este artículo vamos a ver por qué el estrés afecta a nuestro sueño y qué cosas podemos hacer para mejorar esta situación.

Antes de eso, es imprescindible destacar que el sueño cuenta con una función muy importante para el bienestar de las personas, ya que nos proporciona una reparación mental y física que da lugar a un correcto funcionamiento del organismo. Si no descansamos bien, no funcionamos bien. Además, estaremos más irritados. Por ello, es conveniente prestar atención a la calidad de nuestro sueño y descanso: cuando detectemos que no estamos descansando bien es importante buscar cuáles pueden ser las causas para poner remedio cuanto antes.

¿Sabes por qué el estrés provoca insomnio? A continuación, te lo explicamos.

Insomnio por estrés

Por instinto de supervivencia, nuestro cerebro tiene un “detector de amenazas”; y, cuando se percibe una situación como amenazante, genera respuestas de estrés para preparar al cuerpo de manera adecuada para afrontarlas.

Por lo tanto, el estrés es una respuesta natural del cuerpo que se desencadena cuando tenemos que enfrentar diferentes situaciones que percibimos como peligrosas o que demandan recursos. Ante una respuesta de estrés, nuestro cuerpo experimenta una activación fisiológica. Podemos experimentar:

  • Una dilatación en las pupilas para visualizar mejor el peligro.
  • Tensión en los músculos para preparar el ataque o huida.
  • Un aumento en la presión sanguínea que abre las venas para aumentar la circulación.
  • Aumento en la temperatura corporal.
  • Aumento en la sudoración.
  • Un incremento de las palpitaciones para bombardear sangre suficiente al cuerpo.
  • Un aumento de oxígeno para aportar el combustible suficiente al cuerpo.
problemas de insomnio por estrés

Evolutivamente, estas respuestas han ayudado a la supervivencia del ser humano al dotar al cuerpo de herramientas para huir o enfrentarse a los peligros. Sin embargo, actualmente estas respuestas se disparan ante casi cualquier situación. El problema aparece cuando las señales de alarma se mantienen en el tiempo, provocando una activación continua en nuestro cuerpo que impide que se desarrolle el descanso de manera adecuada.

Nuestro cuerpo siente que está en peligro y mantiene el sistema de ataque o huida activado, lo  que impide que se produzca el descanso. Para mejorar esta situación y poder alcanzar un descanso adecuado, podemos hacer algunas cosas. ¡Te las mostramos a continuación!

Recomendaciones para tratarlo

Cuando el estrés no te permita conciliar el sueño, algunas de las cosas que puedes realizar para mejorar esta situación son:

  • Hacer ejercicio para reducir los niveles de estrés y así poder conciliar el sueño más fácilmente.
  • Reducir la ingesta de cafeína o bebidas estimulantes. Si padecemos de estrés, este tipo de bebidas puede aumentar nuestros niveles.
  • Realizar actividades relajantes como leer, escuchar música, dar un paseo o darte un baño de espuma. Estos momentos de desconexión pueden ayudarnos a canalizar y reducir los niveles de estrés en nuestro día a día.
  • Hace respiraciones profundas, otra de las cosas que podemos hacer para combatir el insomnio por estrés es respirar de manera consciente y profunda. Programa a lo largo de tu día tres momentos de unos 10 minutos aproximadamente para realizar respiraciones. Puedes utilizar guías para facilitar la correcta ejecución.
  • Practicar mindfulness o meditación. Estas prácticas cuentan con unos grandes beneficios y, además, nos ayudan a reducir el estrés.
  • Tomar infusiones. Algunas plantas como la valeriana o la pasiflora cuentan con propiedades relajantes que inducen al descanso.
  • Visitar a un profesional. Si los niveles de estrés se mantienen y no consigues descansar adecuadamente, visita a un profesional para que te aporte herramientas y recursos personalizados.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.