Las 8 mejores formas de eliminar el dolor de las agujetas

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

Cuando realizamos cualquier tipo de acondicionamiento físico, aparece un malestar en nuestro cuerpo que va de forma creciente dentro de 24 a 48 horas después de la actividad que realizamos. Esto se conoce como Dolor Muscular Tardío (DOMS por sus siglas en inglés) y que comúnmente es denominado como agujetas.

Esta reacción se produce por una distensión muscular leve que crea desgarros microscópicos en las fibras musculares y que genera un poco de dolor. A continuación encontrarás 8 formas que te ayudarán a aliviar el dolor muscular.

Las 8 mejores formas de eliminar el dolor de las agujetas

1. Mueve tu cuerpo

Mover tu cuerpo ayuda aumentar el flujo de sangre. Además le das oxígeno a los músculos doloridos y facilitas la descomposición del ácido láctico. Este ácido es un compuesto orgánico de nuestro cuerpo que se produce de forma natural y genera la sensación de ardor en los músculos cuando éstos están cansados.

Para apaciguar los efectos de la descomposición del ácido láctico debes mover tu cuerpo, pero no de una manera brusca sino con movimientos suaves, por ejemplo dando un paseo o levantándote de tu silla en la oficina.

2. Realiza ejercicios de calentamiento

Cada vez que realices ejercicio haz un calentamiento adecuado antes de comenzar. De esta manera conseguirás que tus músculos y tendones estén listos para llevar a cabo el entrenamiento y reducirás el riesgo de lesiones.

ejercicios de calentamiento

3. Haz estiramientos

Debes estirar cada músculo durante unos 20 a 30 segundos. No lo realices a la ligera, mantén tu posición constantemente. De esta forma los músculos entran en calor y los preparas para un mayor esfuerzo, evitando posibles lesiones.

4. Masajes

Una de las maneras más efectivas para ayudar aliviar tus dolores son los masajes. Para ello puedes utilizar el rodillo de espuma. Esta herramienta te permite realizar auto-masajes y te ayudará a conseguir que tus músculos se relajen.

5. Ponte hielo

El hielo disminuye el dolor, la inflamación y también los calambres. Por eso, cuando tus músculos y piernas estén muy doloridos, además de cansados, es bueno darles un baño de hielo durante 10 minutos. Gracias a él te sentirás mucho mejor. Si no eres capaz de tomar un baño, únicamente ponte algo de hielo en la zona afectada. Ten cuidado de ponerlo directamente, utiliza alguna bolsa o un paño para aplicarlo.

6. Realiza baños intercalados

Si no soportas la idea de un baño de hielo, utiliza esta técnica. Deja correr el agua caliente sobre los músculos doloridos durante dos minutos y luego cambia de inmediato a agua fría durante 30 segundos. Repite esta acción cinco veces, esto ayuda a eliminar el ácido láctico de los músculos doloridos.

7. Come proteínas

Una de las formas con las que puedes ayudar a tu cuerpo a recuperarse más rápido es consumiendo más proteínas. Los músculos son como esponjas que esperan volver a llenar sus reservas con energías que se han agotado durante el entrenamiento. Las proteínas ayudan a tu cuerpo de diferente maneras, una de ellas es recuperándote de una manera más rápida después del entrenamiento.

proteína para músculos

Recuerda comer dentro de los 30 minutos al terminar tu sesión de entrenamiento, incluso si solo es un vaso de leche baja en grasa con almendras.

8. Bebe agua

Si estás deshidratado puedes sufrir calambres, así que asegúrate de estar recibiendo suficiente líquido, principalmente agua.

Referencia

  • Lisa Reed, Sore Muscles? 8 Tips to Ease the Pain. Para Livestrong

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!