Conoce las 7 lesiones más comunes en deportistas

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Cuando se comienza a entrenar en un gimnasio, muchas personas tienen la mala costumbre de hacer los ejercicios con ansías y se esfuerzan más de la cuenta, debido a la motivación que les trae la novedad y también por querer ver resultados rápidos en el cuerpo. Desde ya, debemos aclarar que este es el principal de los errores.

Si haces esto, tarde o temprano, terminarás padeciendo alguna lesión en tu cuerpo. Para ello, debes ser consciente de los riesgos a los que te expones por estar ejercitándote de mala manera.

Conoce las 7 lesiones más comunes del gimnasio y entrena a conciencia para evitarlas.

Las 7 lesiones más comunes en deportistas

1. Hernia de disco y enfermedad degenerativa del disco

Lesiones del gimnasio

Las hernias de disco son causadas a menudo por una mala mecánica de elevación. Los posibles síntomas de una hernia de disco pueden incluir dolor de espalda localizado y también entumecimiento u hormigueo que viaja hacia abajo en las piernas.

Otra posibilidad es la enfermedad degenerativa del disco, que es un término común que los médicos utilizan para describir un desgaste excesivo en la columna vertebral.

Las hernias de disco y la enfermedad degenerativa del disco pueden acrecentarse por mala postura crónica, especialmente al levantar y hacer ejercicio.

Mediante la colocación de la columna vertebral en la posición correcta, experimentarás una menor cantidad de estrés a tus discos y la columna vertebral junto con los músculos del núcleo serán capaces de participar más eficazmente.

2. Síndrome de la banda iliotibial

Lesiones comunes de gimnasio

Esta lesión es muy común para los corredores, especialmente si su técnica a la hora de correr no es óptima.

La banda iliotibial es un ligamento fibroso grueso en el lado exterior del muslo que baja hacia el exterior de la rodilla. Una pequeña lesión puede causar dolor en cualquier parte exterior del hueso de la cadera hasta la rodilla.

3. Tendinitis de Aquiles

Lesiones propias del gimnasio

La tendinitis de Aquiles es otra lesión común para los corredores y se indica con dolor en la parte posterior del talón hasta el tendón de Aquiles. Estos síntomas pueden persistir y suelen aumentar cuando corremos, especialmente cuesta arriba o en la arena.

Los problemas de tendones con frecuencia toman mucho tiempo para sanar. Si tienes tendinitis de Aquiles, el primer paso es descansar para disminuir la inflamación, permitiendo que el tendón repose en calma. Luego, poco a poco debes ir construyendo fuerza en el músculo de la pantorrilla haciendo elevaciones de talón.

4. Desgarro SLAP

Lesiones típicas del gimnasio

Un desgarro SLAP (que significa Labrum Superior de Anterior a Posterior) puede ocurrir por un traumatismo agudo o estrés repetitivo de los movimientos, como tirar o levantar tu cabeza.

Ten cuidado con aquellos entrenamientos y ejercicios que hacen hincapié repetidamente con los brazos sobre de la cabeza o cuando giran completamente, como el press militar.

Si no puedes levantar el brazo sin dolor o tienes la sensación de que uno o ambos hombros son débiles o experimentas algunas molestias en ciertos movimientos, visita a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico más completo. Algunos desgarros del labrum se pueden curar con el tiempo, pero otros requieren tratamientos más agresivos, como rehabilitación o cirugía.

5. Tendinitis lateral del codo

Lesiones frecuentes del gimnasio

Esta lesión también es conocida como codo de tenista, la cual es a menudo causada por un exceso de agarre y puede tender a persistir al igual que otros problemas en los tendones. Los síntomas pueden incluir un dolor en la parte exterior del codo, y al extender el brazo y tirar de la palma hacia ti, sentirás un estiramiento a lo largo de la parte exterior del músculo del antebrazo.

De manera similar a los problemas de Aquiles, necesitarás descansar en un principio para calmar la inflamación antes de fortalecer gradualmente los músculos de agarre. Puedes aliviar algunos de los síntomas mediante el masaje y el estiramiento de los músculos, que pueden ayudar a aumentar el flujo de sangre con regularidad.

A medida que los síntomas se calman, puedes aumentar gradualmente la carga de trabajo con ejercicios de muñeca. Asegúrate de no hacer demasiados esfuerzos cuando tengas dolor, de lo contrario agravarás tus síntomas y empeorarás las cosas.

6. Tirones y desgarros de los isquiotibiales

Lesiones ocurridas en gimnasios

Tan pronto como esto suceda, sentirás un dolor agudo y punzante en la parte posterior del muslo. Esta lesión es causada comúnmente por actividades explosivas como carreras de velocidad o saltar, lo que genera una gran demanda en los músculos isquiotibiales.

Algunos desgarros del tendón de la corva (isquiotibiales) requieren un año o dos para recuperarse completamente. Cuando esto sucede, lamentablemente los desgarros se convierten en algo muy común.

7. Tendinitis rotuliana

Lesiones habituales del gimnasio

La patela o rótula, es a menudo una fuente de dolor para los atletas de todos los deportes. La tendinitis rotuliana es una lesión común que se caracteriza por la presencia de dolor en el tendón rotuliano, que está justo debajo de la rótula. Si tienes esto, debes descansar la rodilla y evitar el estrés de la misma mientras está inflamada.

Cuando la inflamación haya disminuido, debes concentrarte en consolidar gradualmente la fuerza de las piernas sin incurrir en lesiones nuevamente. Visita a un terapeuta para que pueda mostrarte cómo reconstruir progresivamente la carga en los cuádriceps y el tendón rotuliano con ejercicios excéntricos.

Por otro lado, si el dolor está localizado en la parte delantera de la rodilla, una de las primeras cosas que hay que ver es cómo te pones en cuclillas. La mayoría de entrenadores se centran en mantener las rodillas detrás de los dedos del pie durante una sentadilla.

Si bien este ajuste puede disminuir cierta tensión a la rodilla, es mucho más importante que las rodillas estén en la alineación correcta con las caderas y los tobillos (cuando se observa la pierna desde la parte delantera). Idealmente, el centro de tu rodilla debe estar alienado sobre el segundo dedo del pie. Practicar ésto de forma adecuada reducirá otras tensiones a la rodilla que suelen producirse cuando la rodilla va hacia adentro.

Referencias

  • Kenneth Leung, 7 Most Common Weight Lifting Injuries (& How To Prevent Them). Para BuiltLean [Revisado en febrero de 2016].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario