¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

A lo largo del artículo vamos a distinguir dos tipos de lesiones musculares: con sustrato anatómico (LMConSA) y sin sustrato anatómico (LMSinSA).

Tipos de lesiones

Lesión muscular con sustrato anatómico

Lesión en la que la fibra muscular sufre daño estructural (se rompe total o parcialmente). Hay tres grados en la lesión atendiendo al número de fibras lesionadas:

  • Grado I: Rotura miofascial o fibrilar (Se rompe una sola fibra muscular).
  • Grado II: Rotura multifibrilar o fascicular (Se rompen varias fibras musculares, rotura parcial del músculo).
  • Grado III: Rotura tendomuscular completa.

dolor

Lesión muscular sin sustrato anatómico

Lesión en la que la fibra muscular no sufre daño estructural. Las lesiones más comunes son:

  • Contracturas: contracción muscular mantenida. Aparece en esfuerzos prolongados y con malas posturas.
  • Calambres: contracción espasmódica severa dolorosa por fatiga muscular. Mucho más doloroso que la contractura. Aparece durante el ejercicio en un momento concreto.
  • DOMS: Nombre científico de las agujetas. Dolor muscular de aparición tardía, normalmente entre 24 y 72 horas después del ejercicio. En la actualidad, para responder a su aparición, se apuesta por la teoría de las microinflamaciones de puntos concretos de las fibras musculares.
  • Elongaciones: Estiramiento excesivo del musculo que provoca dolor pero no rotura.

calambre

Mecanismos de producción

Lesión muscular con sustrato anatómico

Las LMConSA se producen por:

  • Contracciones excéntricas bruscas.
  • Contracción muscular violenta más estiramiento
  • Descoordinación entre musculatura agonista-antagonista.
  • Traumatismo directo o «bocadillo».

*Todos ellos son mecanismos indirectos, excepto el último (golpe directo o bocadillo) que es un mecanismo lesional directo.

Lesión muscular sin sustrato anatómico

Las LMSinSA , tienen sus propios motivos para producirse:

  • Contracturas: músculo contraído de forma mantenida por sobreesfuerzo, por defensa (inmovilización de segmentos lesionados) y otras causas, como estrés, nerviosismo o malas posturas.
  • Calambres: pérdida sales minerales en ejercicios prolongados, por fatiga (falta de oxigenación muscular), por sobrecarga y por posición fija duradera con isquemia. Aparece en un momento concreto del ejercicio.
  • DOMS: esfuerzo físico intenso no acostumbrado o después de un período de descanso.
  • Elongaciones: por un estiramiento excesivo del músculo fruto del sobreesfuerzo y fatiga neuromuscular.

Sintomatología acompañante

Es similar en ambos tipos de lesiones aparece dolor vivo y puede venir acompañado de impotencia funcional si el grado de afectación es severo.  En las lesiones con sustrato anatómico también es frecuente la equimosis, depresión del vientre muscular y chasquido audible (lesiones grado 3).

Actitud de urgencias

Lesión muscular con sustrato anatómico

  • Tranquilizar.
  • RICE: Repeso, hielo, compresión y elevación.
  • AINES: antiinflamatorios no esteroideos.

Lesión muscular sin sustrato anatómico

  • Contracturas: masajes, estiramientos, relajación y calor.
  • Calambres: movimientos y estiramientos suaves hasta que cese el dolor agudo.
  • DOMS: AINES y movimientos suaves a baja intensidad.
  • Elongaciones: reposo y frío (por si lleva asociada una microrrotura).

Tratamiento médico habitual

Lesión muscular con sustrato anatómico

Anamnesis, observación y exploración mediante contracciones y estiramientos, resonancia magnética, ecografía y tratamiento propiamente dicho. Por lo general el tratamiento, se divide en conservador (que es utilizado en la mayoría de lesiones musculares) y quirúrgico (que se emplea en las lesiones grado 3).

Lesión muscular sin sustrato anatómico

No es necesario acudir al médico excepto cuando no cesa el dolor.

Plan de recuperación

Lesión muscular con sustrato anatómico

Durante la recuperación deportiva aunque debemos trabajar la movilidad (activa y pasiva), resistencia, fuerza, flexibilidad, ejercicios aeróbicos progresivos, debemos centrarnos en el trabajo de fuerza y potenciación de la musculatura (en especial de la antagonista para establecer armonía entre la musculatura) y en la consecución del ROM (Rango de Movimiento de la Articulación) óptimo. El trabajo excéntrico está recomendado para recuperar y prevenir este tipo de lesiones. En las fases finales de la recuperación debemos introducir ejercicios pliométricos.

Lesión muscular sin sustrato anatómico

  • Contracturas: estiramientos suaves y calentamientos adecuados y progresivos.
  • Calambres: buena hidratación, movimientos de gran amplitud, calentamiento progresivo y estiramientos.
  • DOMS: Calentamiento previo progresivo, estiramientos y lo más importante una buena planificación deportiva.
  • Elongación: Masaje, reposo y potenciación muscular.

sentadillas

Modalidades deportivas con alto riesgo de lesiones musculares

  • Fútbol
  • Atletismo
  • Voleibol
  • Balonmano
  • Rugby
  • Taekwondo
  • Baloncesto

 Bibliografía

  • Lesiones musculares en el deporte. Balius, M. y Pedret, C. (2013). Editorial Médica Panamericana.
  • Lesiones musculares en el deporte. Revista Internacional de Ciencias del Deporte. Jimenez, D. (2006). Págs 55-67.
  • Lesiones deportivas. Prevención. Diagnóstico. Primeros auxilios. Rehabilitación. Hinrchis, H. (1999). Editorial Hispano Europea.
  • Lesiones deportivas. Diagnóstico, tratamiento y rehabilitación. Bahr, R. y Maehlum, S. (2007). Editorial Médica Panamericana.
  • Manual ACSM de medicina deportiva. ACSM. (1998). Editorial Paidotribo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario