Cómo manejar el estrés en ciertas situaciones conflictivas

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

Los humanos tenemos respuestas emocionales a los eventos de nuestra vida cotidiana, pero estas respuestas no siempre son las que querríamos. Por ello, saber como manejar el estrés en ciertas situaciones especialmente tensas (como el trabajo, que suele ser estresante y esto lo hace propenso a provocar respuesta emocionales mas fuertes) es de vital importancia.

Aunque parezca demasiado difícil al principio, todos podemos desarrollar la inteligencia emocional necesaria para ser conscientes de las situaciones que generan alto estrés, y luego usar esta consciencia para generar una respuesta adecuada. En este artículo encontraras tres formas de comenzar a manejar tus emociones en situaciones de alto estrés.

formas de manejar adecuadamente el estrés

Cómo manejar tus emociones en situaciones de estrés

1. No luches contra la emoción: acéptala y manéjala

Es importante aceptar que tarde o temprano nos vamos irritar, molestar o enojar con alguna persona. No es algo que podamos evitar porque vivimos en sociedad, así que lo mejor es estar preparados para dar una respuesta adecuada.

En ocasiones, el nivel de irritación es tan grande que puedes sentir un cambio en la química de su cerebro. Esta sensación es real. La amígdala, el epicentro emocional del cerebro, responde a las amenazas que percibe antes de que la corteza cerebral las haya procesado. Esto quiere decir que puedes responder por reflejo sin saberlo, lo que en ocasiones nos hará lamentar lo que hemos dicho posteriormente.

No luches contra la realidad de que en algún momento pueda suceder ese reflejo, pero si te das cuenta de que está pasando, respira hondo e intenta guardar silencio; y, si no puedes, pide perdón de inmediato.

Manejar el estrés laboral

2. Identifica los desencadenantes

La idea principal no es eliminar los desencadenantes, sino lograr ser emocionalmente conscientes de ellos. Los factores desencadenantes son únicos para cada persona, y es muy poco probable que se puedan eliminar o hacer desaparecer, pero sí se puede controlar la respuesta a los mismos.

Como no se pueden eliminar, debes aprender a identificar cuáles son tus factores desencadenantes y ser consciente de cómo dan forma a tus respuestas.

Para ello, debes analizarte después de una conversación llena de altas respuestas emocionales y considerar por que reaccionaste de la manera en que lo hiciste.

Por ultimo, dale a cada activador un nombre para que cada vez que lo detecte puedas identificarlo y ser consciente de su presencia antes de la reacción. Esto ayudara a manejar el estrés en ciertas situaciones.

Es importante que conozca sus desencadenantes

3. No actúes en caliente

El principal problema que tenemos a la hora de manejar el estrés durante una discusión o episodio tenso es que dejamos que la emoción nos domine y no actuamos con la cabeza fría.

Por ejemplo, cuando recibimos malas noticias, a veces enviamos correos electrónicos o mensajes de textos tóxicos sin pararnos a pensar en las consecuencias.

Lo ideal en estos casos, ya sea en una discusión en persona o virtual, es no actuar mientras nos embarga la emoción y esperar a que se baje la sensación de tensión para contestar o decir lo que pensamos.

Para relajarte mientras tanto y volver a la calma, puedes probar a hacer respiraciones o técnicas de mindfulness, o simplemente salir a dar un paseo.

Conclusión

Al ser seres humanos tenemos emociones y, en ocasiones, estas emociones pueden hacer que nos lamentemos de hacer o decir algo. Le puede pasar a cualquier persona, así que no te castigues.

Observa y cuestiona el por qué hiciste o dijiste eso. Somos humanos y podemos errar, pero la próxima vez hazlo mejor.

Referencias

  • Koulopoulos, T. How to Manage Your Emotions in 1 Minute, in Any Situation. Para Inc. [Revisado en Abril de 2020].