10 maneras mediante las cuales tu casa te puede hacer ganar grasa

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

Muchos factores a tu alrededor tienen que ver con los alimentos que eliges comer, y tu casa es uno de ellos.

No importa cuán comprometido estés con tu dieta y tu salud física: si tu casa no está diseñada para formar hábitos saludables, es poco probable que lo hagas. La forma en cómo se encuentra distribuido y decorado tu hogar, puede hacer que dejes  a un lado una dieta equilibrada y, en su lugar, prefieras comer alimentos menos saludables.

Existen algunas señales que pueden ayudarte a reconocer si el decorado y distribución de tu casa puede hacerte engordar. Descubre 10 de ellas.Tu casa puede hacerte aumentar de peso

10 formas de saber si tu casa te hace ganar grasa

1. Tus paredes son rojas

El color rojo hace que te sientas más hambriento, por lo cual, no es una muy buena opción para pintar las paredes de tu casa. Una mejor alternativa es elegir los colores azul o verde, puesto que ambos promueven la relajación, lo que te hace comer de manera menos ansiosa y prestando más atención a la comida, de forma que dejes de ingerir alimentos cuando te sientas lleno.Pintar tus paredes de rojo hará que tengas más hambre

2. Tienes platos muy grandes

El tamaño de tus platos influye en tu apetito, debido a que estos funcionan como una guía inconsciente de la cantidad de alimentos que debes comer.

Se recomienda no utilizar platos mayores a 2,5 centímetros de diámetro para que así puedas comer en cantidades adecuadas y, al mismo tiempo, quedar satisfecho.

Tamaño de platos ideal para no comer de más

3. Ves programas de cocina todo el tiempo

Si preparas recetas que ves en programas de televisión, es posible que aumente tu índice de masa corporal.

Los programas de cocina, la mayoría de las veces, preparan platos que no son saludables, y además las porciones que se sirven son bastante grandes. De este modo, cuando vamos a cocinar, utilizamos todo esto como guía, lo cual hace que inconscientemente ganemos peso.

Aunque las recetas que veas en televisión sí sean saludables, la «pornografía de los alimentos» te hará desear alimentos que no lo son; por lo tanto, lo mejor es que obtengas tus recetas de libros o de amigos y familiares.

Las recetas de cocina de la televisión te hacen ganar peso

4. Está muy desastrada

Para mantener hábitos de vida saludables debes comenzar ordenando tu casa. Diferentes estudios demuestran que las personas con mayores posibilidades de perder peso viven en hogares limpios y ordenados.

Una casa ordenada te permite tener pensamientos claros y tomar mejores decisiones en tu alimentación.Una casa desordenada influye en tus hábitos alimenticios

5. Las luces son muy brillantes

Las luces brillantes están relacionadas con comer en exceso. Una buena solución para esto es colocar interruptores que atenúen las luces cuando vayas a comer, pues una luz tenue crea un ambiente relajante que te hace comer más lento y llenarte más rápido. Además, te ayudará a disfrutar mejor de los alimentos.Las luces brillantes se relacionan con comer en exceso

6. Las sillas de tu cocina son muy cómodas

Pasar mucho tiempo en la cocina fomenta la conducta de comer en exceso. Por ejemplo, si tus sillas son muy cómodas, realizarás muchas actividades en este espacio y, por lo tanto, comerás de más.

Cambiar tus sillas por unas menos cómodas puede ayudarte a resolver este problema.Evitar tener sillas cómodas en el comedor para comer menos

7. Tu casa tiene mucho polvo

El polvo de tu casa posee un químico que puede afectar tu metabolismo, la producción de grasa de tu cuerpo y la acumulación de triglicéridos y células grasas.

Para evitar esto, lo mejor es que constantemente limpies tu hogar y reduzcas la cantidad de polvo en el mismo, cosa que también puede ayudarte con otros problemas de salud, como las alergias.El polvo contiene partículas que te hacen ganar grasa

8. Pones los alimentos menos saludables en la parte superior del refrigerador

Tenemos la tendencia de comer lo que se encuentra visible y de fácil acceso para nosotros. Por ejemplo, si ponemos cereales en lugares como la parte superior del refrigerador o la mesa de la cocina, seremos más propensos a consumirlos cada vez que tengamos hambre, lo que se traduce en un gran número de calorías adicionales al finalizar el día.

Distribución de alimentos en la nevera y sobrepeso

9. La mesa dónde comes está frente al televisor

El uso de objetos como la televisión, los teléfonos, ordenadores o tablets contribuyen a que comas en exceso. Debes eliminar cualquier interacción con estos objetos cuando estés comiendo para así ser más consciente de lo que comes y llenarte más rápido.

Consecuencias de comer viendo la televisión

10. Almacenas tus frutas y verduras en los contenedores cerrados de tu refrigerador

Aunque estos contenedores están diseñados para mantener frescas tus frutas y vegetales, en realidad solo hacen que olvidemos que están guardados y, por lo tanto, los consumamos menos.

Cambia estos contenedores por recipientes de vidrio o transparentes que te ayudarán a comer más de estos alimentos. También puedes guardar los alimentos saludables en lugares como la parte superior del refrigerador; de este modo, es más probable que sean tu primera elección cuando tengas hambre.Guardar frutas y verduras en recipientes visibles para comerlas más

Conclusión

Como puedes ver, existen algunos factores de tu hogar que juegan en tu contra cuando de comer sano se trata. Por eso, te invitamos a cambiarlos para poder mantener una dieta equilibrada y un estilo de vida sano.

Referencias

  • Fetters, A. 11 Ways Your House May Be Making You Fat. Para Livestrong. [Revisado en abril de 2018]

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!