Mindfulness y deporte: porqué están cada vez más relacionados

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La práctica deportiva siempre se ha asociado a un gran esfuerzo físico con entrenamientos constantes, pero no menos importante para conseguir un rendimiento óptimo es el componente psicológico. Clubes deportivos, asociaciones de deportistas y federaciones deportivas están incluyendo en sus servicios a deportistas y jugadores no solo la psicología deportiva, sino técnicas como el mindfulness.

El mindfulness ha despertado un gran interés en los últimos años, ya que se está demostrando que contribuye a que los deportistas muestren una mejor predisposición mental y psicológica en la práctica deportiva. El uso de una guía de cómo empezar en el mindfulness es cada vez más frecuente entre quienes desean iniciarse en este ámbito para mejorar sus resultados.

¿Mejora el mindfulness el rendimiento deportivo?

La psicología deportiva y el mindfulness son fundamentales para mejorar el rendimiento deportivo, las relaciones interpersonales dentro de un equipo o incluso los entrenamientos. Y es que el estado físico es fundamental en el deporte, pero lo que ayuda a conseguir los objetivos es una combinación de condiciones físicas, cognitivas y afectivas que solo se consigue trabajando sobre el cuerpo y la mente a la vez.

Una correcta combinación de estas variables permite alcanzar el mayor rendimiento posible en el deporte alcanzando algo muy similar a lo que en el mindfulness se conoce como Estado de Flow. El mindfulness influye en variables psicológicas como el estrés, la motivación o el nivel de activación en el deporte.

Estas variables son decisivas en cualquier atleta e inciden de forma notable en los resultados. Son variables que se relacionan entre sí y que pueden crear una combinación fatal para el deportista, aunque a nivel físico se encuentre en un buen momento. El mindfulness va a influir en estas variables ejerciendo una influencia positiva ayudando al deportista a alcanzar una mayor autoestima y autoconfianza que se traduce en una mayor motivación en el deporte.

El deportista alcanza un estado no enjuiciador consigo mismo y con sus resultados, lo que le ayuda a interpretar mejor sus éxitos y sus fracasos. Es algo especialmente importante en deportistas jóvenes, cuando tienen grandes expectativas y tienen que aprender a lidiar consigo mismos y con el peso que estas expectativas tiene sobre sus resultados.

El Estado de Flow en el deporte

Además de que la práctica del mindfulness resulte beneficiosa a nivel personal, también lo es para la cohesión del equipo o para mejorar las relaciones interpersonales en los deportes colectivos. Pero a nivel personal es donde se consiguen mejores resultados hasta alcanzar ese concepto tan utilizado en el mindfulness como es el Estado de Flow. 

Este Estado de Flow se puede traducir como el estado mental en el que una persona alcanza un estado de aceptación dejando de controlar y rumiar en su mente todo aquello que le afecta de forma negativa. El deportista es capaz de observar lo que siente sin que ello le afecte dejando pasar emociones y pensamientos para aumentar su nivel de concentración en el deporte.

El deportista no invierte sus energías en preocupaciones, expectativas o resultados pasados, sino que se da una mayor importancia al tiempo presente, al momento actual y a sentirse bien consigo mismo para dar lo mejor de sí en la actualidad.

¿Influye el mindfulness en las lesiones deportivas?

A nivel mental y anímico, una de las peores situaciones por las que puede atravesar un deportista son las lesiones. Durante la lesión y el proceso de recuperación, el mindfulness ha demostrado ser de gran ayuda para aprender a gestionar mejor el estrés, para evitar pensamientos intrusivos (nunca más volver a ser el mismo) o para evitar sentimientos negativos como la ira, la tristeza o el miedo.

Todo ello puede tener un impacto negativo en la recuperación de la lesión, y es que los factores psicológicos pueden influir en una mala adherencia al tratamiento, una mala predisposición a las sesiones de rehabilitación y en la frustración por no avanzar al ritmo deseado. En los peores casos, pueden incluso provocar el abandono del deporte a nivel profesional.

Por ello cobra tanta importancia el mindfulness a la hora de eliminar y controlar esos pensamientos negativos aceptando el momento presente y gestionando mejor las emociones que pueden tener lugar durante una lesión deportiva. 

En definitiva, podemos apreciar como el mindfulness y el deporte van de la mano para conseguir que los deportistas controlen y gestionen el factor psicológico para que no afecte negativamente a su rendimiento y para conseguir una mayor motivación y autoconfianza que le ayude a conseguir el máximo rendimiento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario