5 mitos acerca de las lesiones deportivas que retardan tu recuperación

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Seguramente todos conocemos a alguien que en algún momento ha sufrido cualquier tipo de lesión, tales como esguinces, torceduras o lesiones musculares, y seguro que también hemos visto u oído a alguien darle a esa persona consejos sobre como recuperarse de ella. Sin embargo, hacer caso a estas recomendaciones en ocasiones puede acabar siendo nefasto para la salud de la persona lesionada.

No importa si haces ejercicio intensa y regularmente, o sólo de vez en cuando: la posibilidad de una lesión siempre está presente. Cuando esta ocurre, es importante prestar atención a las señales que envía tu cuerpo, regresar gradualmente al nivel de actividad anterior, y seguir los consejos del médico o fisioterapeuta.

Por eso, te mencionamos 5 mitos de las lesiones que pueden retrasar tu recuperación.

Cómo prevenir lesiones deportivas

5 mitos acerca de las lesiones deportivas

1. Todo lo que necesitas es fisioterapia

La fisioterapia es una herramienta tremendamente útil cuando hablamos de recuperar o tratar una lesión, pero si no aplicamos esa herramienta de forma correcta seguramente la recuperación se alargue o no se llegue a producir de forma completa.

Es decir, la tarea de tu fisioterapeuta es usar técnicas prácticas para aliviarte el dolor y ofrecerte recomendaciones para resolver cualquier error o debilidad de la mejor manera, pero tu recuperación solo dependerá de qué tan bien incorpores esas recomendaciones en tu vida diaria.

Por ello, es importante que sigas todos los consejos del fisioterapeuta para que tu tratamiento funcione y sea efectivo, pues si no sigues paso a paso sus indicaciones puedes llegar a ocasionar en tu cuerpo dolores o limitaciones funcionales de forma permanentes.

¿Cómo ayuda la fisioterapia en las lesiones deportivas?

2. Estirar antes de entrenar

El estiramiento de un músculo frío puede provocar lesiones y disminución del rendimiento.

Un estudio publicado en The Journal of Strength and Conditioning Research descubrió que el estiramiento estático antes de un entrenamiento puede reducir la fuerza de la parte inferior del cuerpo (Gergley, 2013). 

Forzar el estiramiento de un músculo frío o fuera de su temperatura ideal puede provocar incluso desgarros y la disminución del rendimiento, pero lo que sí puedes realizar es una ronda de movimientos de amplio rango, aumentando progresivamente la velocidad en los llamados estiramientos dinámicos.

Al terminar la sesión de entrenamiento, como medio de vuelta a la calma, deben venir los estiramientos pasivos.

¿Los estiramientos previenen las lesiones?

3. Acostarte si te duele la espalda

No hacer actividad física cuando te duele la espalda puede ser un gran error. No siempre esos dolores musculares están relacionados a la actividad física. Es más, muchas ocasiones, el dolor de espalda puede estar relacionado con la inactividad física. Es por eso que es recomendable, cuando esto te suceda, hacer ejercicio físico para fortalecerte y evitar este tipo de dolores en el futuro.

Si el dolor de tu espalda no es inmovilizador, muévete. Asegurate de modificar la intensidad del ejercicio de acuerdo con la comodidad y la capacidad que tengas. Si el dolor persiste o empeora, debes consultar a tu médico o fisioterapeuta lo antes posible para averiguar de dónde proviene el dolor y cómo puedes solucionarlo.

El dolor de espalda se puede prevenir con ejercicio físico

4. Las rodilleras hacen todo el trabajo de recuperación

Las rodilleras como protección no nos hará inmunes a la intensificación de la lesión o sufrirla si aún no tienes dolor.

Si hay dolor, existe un tema mecánico que debes resolver a través del fortalecimiento muscular para un mejor sostén de la articulación, descarga o estabilidad en las articulaciones que realmente solucionen tu problema.

Muchas personas que han tenido problemas en sus rodillas piensan que por hacer uso de este tipo de protección van a estar a salvo de nuevos percances y continúan haciendo su vida normal, como antes de la lesión, pero esto es un grave error.

La rodillera ofrece poco y da una falsa sensación de seguridad. En lugar de confiar ellas, debes aprender a cuidarte mejor en tus sesiones de ejercicio cotidianas.

¿Las rodilleras ayudan a curar lesiones?

5. Si no sientes dolor, ya estás listo para entrenar

No sentir dolor no significa que estemos del todo bien. Según Alice Holland, fisioterapeuta de Stride Strong Physical Therapy, no es raro que los atletas, especialmente los que se están recuperando de una cirugía, vuelvan a practicar su deporte antes de permitir que sus cuerpos recuperen la fuerza y ​​el acondicionamiento. Sus tejidos pueden estar curados, pero sus músculos necesitan tiempo para reconstruirse.

Consulta con tu médico para que sepas cuándo puedes volver a reanudar tus actividades físicas y gradualmente, sin exagerar, podrás ir realizando tus sesiones de ejercicio hasta que llegues al mismo nivel de desempeño que tenías antes de la lesión.

Es mejor ir poco a poco. Si exageras, interrumpes el proceso de recuperación y hasta podrías provocar lesiones nuevas.

¿Cómo recuperarse de una lesión?

Referencias

  • Gergley, J. (2013). Acute Effect of Passive Static Stretching on Lower-Body Strength in Moderately Trained Men. Journal of Strength and Conditioning Research 27(4), 973-977.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario