7 mitos sobre las lesiones deportivas que pueden arruinar tu salud

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Seguro que todos conocemos a alguien que en algún momento ha sufrido cualquier tipo de lesión: esguinces, torceduras, lesiones musculares, dolores de espalda… Y seguro, también, que siempre hemos visto u oído a alguien darle a esa persona consejos sobre como recuperarse de una lesión o dolencia. Sin embargo, hacer caso a estas recomendaciones en ocasiones puede acabar siendo nefasto para la salud de la persona lesionada.

Como siempre que hablamos de rutinas y dietas, lo que a unas personas les puede venir bien, a otras puede agravarles la lesión. Por ejemplo, cuando me operé de mi hombro en abril del 2015, me dijeron que no podría volver al gimnasio hasta noviembre o diciembre de ese mismo año, y sin embargo a mediados de septiembre ya estaba realizando ejercicios multiarticulares (con poco peso, eso sí). Es por esto, que los plazos de recuperación no serán iguales para todo el mundo y no todos los consejos recibidos serán beneficiosos.

Conoce algunos de los mitos más comunes acerca de las lesiones.

Los mayores mitos acerca de las lesiones deportivas

7 mitos sobre las lesiones que pueden perjudicarte

1. Todo lo que necesitas es fisioterapia

La fisioterapia es una herramienta tremendamente útil cuando hablamos de recuperar o tratar una lesión, pero si no aplicamos esa herramienta de forma correcta en nuestro día a día, seguramente la recuperación se alargue o no se llegue a producir de forma completa. Por ello, es importante seguir los consejos del fisioterapeuta para que su tratamiento funcione y sea efectivo, ya que nadie quiere estar con dolores o limitaciones funcionales de forma permanente, ¿no?

Mitos acerca de las lesiones

2. Deberías estirar antes del ejercicio

Bien, esto es una verdad a medias. Como ya sabéis, existen estudios que hablan de la ineficacia de los estiramientos estáticos antes de la práctica deportiva (entendiendo que forzar el estiramiento de un músculo frío puede provocar lesiones y disminución del rendimiento). Sin embargo, también se precisa en alguno de esos estudios que lo que sí se puede realizar es primero una ronda de calentamientos dinámicos y, posteriormente, realizar estiramientos estáticos de forma suave.

Un estudio de 2013 publicado en The Journal of Strength and Conditioning Research encontró que el estiramiento estático antes de un entrenamiento llevó a reducir la fuerza del tren inferior. Por esto, debemos tener claro que cuando hablamos de calentamiento no es sólo llegar y empezar a estirar como locos.

Debemos seguir unas pautas y más si hemos sufrido alguna lesión.

Estirar un músculo en frío puede provocarnos una lesión

3. Si te duele la espalda, debes descansar

Sin duda, este es uno de los mayores mitos que todos habremos escuchado en alguna ocasión. No siempre que tengamos dolor de espalda va a ser por causas relacionadas con la actividad física. Es más, en ocasiones, el dolor de espalda (en especial de la espalda baja) puede estar asociado a la inactividad física (acortamiento de isquiosurales por pasar muchas horas sentados frente al ordenador, debilidad abdominal, malas posturas en nuestro día a día…). Y por esto, en ocasiones el dolor de nuestra espalda se va a tratar mucho mejor con ejercicio físico que con inactividad.

Cómo tratar el dolor de la espalda baja

4. Las rodilleras protegen tus rodillas

Gente que ha tenido problemas en sus rodillas piensan que por hacer uso de una rodillera ya van a estar a salvo de sufrir nuevos percances, continuando haciendo vida normal como antes de la lesión. Y esto es un gravísimo error.

Haber sufrido una lesión de rodilla nos deja ya algunas posibilidades de volver a sufrirla en el futuro, ya que es una zona que ha sido alterada por algún motivo (en este caso, una lesión).

De este modo, una rodillera no nos va a hacer inmunes a una nueva lesión (incluso aunque nunca hayamos tenido lesiones de rodilla, las rodilleras no nos inmunizan), por lo que en este caso lo mejor es ahorrarse el dinero de la rodillera y realizar un correcto trabajo de rehabilitación y/o prevención (existen ejercicios que nos ayudan a ganar estabilidad en las articulaciones y a fortalecer la musculatura).

Usar rodillera no te protege completamente la rodilla

5. Tómate un día de descanso total para recuperarte

De nuevo, una verdad a medias. En ocasiones, tras un entrenamiento realizado de forma correcta (entendamos por “forma correcta” realizarlo a la intensidad necesaria para que no sea un “paseo por el gimnasio” pero tampoco una “travesía por el infierno”) puede aparecer lo que se conoce como DOMS (delayed onset muscle soreness o dolor muscular de inicio retrasado), y lo peor que podemos hacer para “recuperarnos” de este fenómeno es tener un día de inactividad total (es decir, cama-sofá y sofá-cama). Es algo parecido a lo que ocurre con las famosas agujetas.

Si queremos superar el DOMS (o las agujetas en otros casos), lo mejor que podemos hacer es lo que denominamos “descanso activo“, es decir, una actividad física realizada a un nivel liviano, que no suponga un esfuerzo pero que al mismo tiempo nos va a permitir seguir con el ejercicio. Ejemplos de esto podrían ser una caminata a buen ritmo, clases de pilates o yoga, realizar una sesión de liberación miofascial con un foam roller

Un foam roller nos ayuda a reducir las agujetas

6. El uso del calzado adecuado previene lesiones

Este es un “mito a medias”. Si bien es cierto que la elección del calzado adecuado puede ayudarnos a prevenir cierto tipo de dolencias (en especial si los acompañamos con un estudio de la marcha en el que se analice nuestra forma de pisar para elegir correctamente el calzado que utilizaremos), también es cierto que en otras circunstancias no va a servirnos de nada, máxime cuando la gran mayoría de la gente que realiza actividades físicas (especialmente los corredores) no se realiza chequeos previos que puedan detectar alteraciones en la pisada.

Además, y como ya sabemos, sentir dolor implica una señal de alarma ante una lesión, por lo que debemos prestarle la atención que se merece y no continuar con la práctica deportiva hasta saber qué tipo de lesión es y si podemos realizar actividad física durante su recuperación.

Elegir una zapatilla u otra no nos exime de lesionarnos

7. Si no sientes dolor, estás bien

Este no podía ser un mito mayor. No sentir dolor no significa que estemos del todo bien. Recuperarse de una lesión no significa que deje de dolernos, ya que en casos como una rotura de ligamentos en la rodilla, la rotura de tendones que sufrí yo en mi hombro o una rotura de fibras en el muslo, la ausencia de dolor no significa la recuperación total, ya que para todas ellas aún quedará camino que recorrer hasta la recuperación plena.

Hay que ser muy prudentes con el tema de las lesiones si no queremos tener una recaída que pueda dejarnos, incluso, secuelas de por vida.

Cómo recuperarnos completamente de una lesión

Conclusión

Si ya de por sí cuando hablamos sobre los mitos del entrenamiento y, sobre todo de la nutrición, decimos siempre que hay que tener mucho cuidado con la información que manejamos, en este caso hay que remarcarlo bien en negrita, ya que estamos hablando de que una mala elección durante nuestra rehabilitación de una lesión, puede dejarnos secuelas para toda la vida y, como dice el título del artículo, arruinarnos la vida.

Pero por desgracia, en ocasiones buscar una buena información se hace muy complicado por dos razones: la primera, la cantidad de falsos “profesionales” que hay en internet que han divulgado sus bulos y mitos sin importarles nada más que conseguir un puñado de likes y seguidores en sus redes sociales y, por otro lado, que en ocasiones la información de mejor calidad y con más base sólida se encuentra en inglés y, bien por pereza o por falta de tiempo, la gente ni siquiera intenta traducirla.

Referencias

  • Bedosky, L. 7 workout injury miths that will wreck your health. Para Livestrong. [Revisado en agosto 2017]
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.