Muerte Súbita Cardíaca II

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Una vez analizadas las características principales de la Muerte Súbita Cardíaca (MSC), en el artículo previo que podéis consultar aquí, vamos a profundizar un poco más en el tema.

Muerte Súbita Cardíaca en deportes de resistencia de larga duración

Los fallecimientos por muerte súbita pueden ocurrir hasta en los deportistas más experimentados y entrenados, sobre todo si se practican deportes de gran exigencia a nivel cardíaco, como, por ejemplo, la maratón. Para comprobar la frecuencia con que estos sucesos ocurren en esta especialidad deportiva, se analizaron dos de las maratones más importantes a nivel mundial, la de Londres y las maratones en EE UU para ver los casos de MSC que se dieron a lo largo de su historia, así como las causas y las características de las personas que las sufrieron.

La maratón de Londres se estudia en el artículo escrito por Ballantyne y Northcote (1), los cuales tomaron una muestra de 650.000 participantes a lo largo del período de estudio (1.981-2.006). Del total de participantes, 11 de ellos sufrieron casos de paradas cardíacas, de los cuales 6 pudieron ser resucitados y 5 fallecieron, lo cual arroja el dato de que el riesgo de MSC es de 1 cada 80.000 participantes. La edad de estos sujetos era superior a 45 años, y todos ellos tenían una amplia experiencia corriendo maratones u otro tipo de carreras de resistencia de larga duración. En cuanto a las causas, 4 de ellos tenían anomalías en las arterias coronarias, 3 tenían cardiomiopatías hipertróficas, 2 poseían síntomas de pre-anginas de pecho, 1 poseía alteraciones en la fibras miocárdicas y el último sufría una miocardiopatía hipertrófica obstructiva.

Sistema sanguineo

En el artículo que escribieron Webner, Drezner y Horneff (11) se analizan las maratones de Estados Unidos desde el año 1.976 hasta el año 2.009, a lo largo de los cuales hubo 400 maratones en las que participaron 1.411.482 corredores. En estas pruebas hubo 31 casos de paradas cardíacas de las cuales fallecieron 11 corredores, lo que arroja 1 probabilidad entre 45.531 de sufrir un paro cardíaco realizando una maratón y 1 probabilidad entre 128.316 de fallecer por muerte súbita. La edad media de estos corredores era de 46,7 años y todos tenían experiencia en maratones anteriores. Las autopsias realizadas revelaron que 8 fallecieron por enfermedades de la arteria coronaria, 1 por una anomalía congénita del corazón y 2 por causas desconocidas. Como dato de todos los atletas que sufrieron un colapso cardíaco, 6 lo sufrieron en la línea de meta, 6 en las dos últimas millas, 6 entre las millas 17 – 23, 10 antes de la milla 16 y 3 corredores no pudieron ser situados.

Los casos de muerte súbita cardíaca durante una maratón se deben principalmente a la existencia de dos factores: la gran exigencia a nivel físico de dicha prueba y a la existencia de una anomalía en el corazón de los afectados. Como medida preventiva hay que resaltar que, de un tiempo a esta parte, la existencia de desfibriladores en estas pruebas hace que sea posible realizar con éxito la resurrección de un atleta que sufre una parada cardíaca. Por último, una de las conclusiones más destacadas a las que llegan ambos artículos es que realizar maratones no es una actividad deportiva saludable, sin embargo, entrenarse para correr dichas pruebas fomenta un estilo de vida saludable debido a los múltiples beneficios que dicho entrenamiento acarrea para el organismo, por lo cual, es adecuado fomentar el entrenamiento de dicha especialidad deportiva sin hacer énfasis en la competición.

Prevención de la Muerte Súbita Cardíaca en deportistas

Según el artículo publicado por los autores Drezner, Pluim y Engebresten (4), los dos sistemas actuales para prevenir la MSC en atletas son: la existencia de desfibriladores en las instalaciones deportivas y el análisis del corazón mediante un electrocardiograma. Pero estas pruebas no resultan muy eficaces, porque la primera medida solo sirve cuando se produce el ataque al corazón con el objetivo de resucitar al sujeto, mientras que la segunda únicamente sirve para detectar anomalías muy concretas en el corazón. Por ello, a comienzos del siglo XXI, los esfuerzos de la comunidad científica se están centrando en hallar nuevos medios para prevenir estos sucesos.

Teniendo en cuenta el anterior artículo, y basándonos en el escrito por Link (6), existen discusiones sobre si incluir un reposo de 12 derivaciones del electrocardiograma, junto con la historia clínica y el análisis deportivo del sujeto, una gran parte de la comunidad científica afirma que es una prueba muy fiable y que reduciría los casos de MSC en atletas (especialmente en deportistas jóvenes), mientras que algunos investigadores reniegan de ella, lo que hace que se estanque el debate sobre su eficacia, según ellos, por la escasa incidencia de la MSC en atletas jóvenes.

Ritmo cardiaco

Otro artículo escrito por Drezner, Harmon y Borjesson (3), y ya citado con anterioridad, defiende que, además del análisis del corazón mediante pruebas cardíacas, es necesario realizar una historia clínica sobre las enfermedades de los familiares más cercanos, para descubrir si el deportista tiene riesgo de sufrir un caso de muerte súbita cardíaca. Además recomienda apuntar todos los datos, los del estudio y los del electro, en un historial para que siempre pueda ser consultado por parte de la comunidad médica y /o modificado en caso de que sea necesario.

En resumen, un análisis de los artículos anteriores nos permite extraer la conclusión de que a los atletas con antecedentes de arritmias ventriculares malignas u otras enfermedades similares no se les debería permitir volver a realizar deportes de alta o moderada intensidad, pero sí deporte y actividad física de baja intensidad, ya que además es beneficiosa al prevenir que les vuelvan a ocurrir problemas cardíacos. Por otro lado, los atletas que sufrieron un ataque al corazón debido a una conmoción cardíaca pueden volver a realizar deporte o actividad física a la perfección una vez que se hayan recuperado totalmente, recobrando el ritmo cardíaco normal, y demuestren una buena tolerancia al ejercicio, aunque se les debe desaconsejar que practiquen deportes en los que los golpes en la región torácica sean frecuentes, como, por ejemplo, artes marciales o boxeo.

Conclusiones

  • Los participantes en especialidades deportivas de resistencia de larga duración (maratones, triatlones, etc.) tienen una probabilidad elevada de sufrir un caso de Muerte Súbita Cardíaca.
  • La detección precoz y la prevención son las herramientas más eficaces para combatir la Muerte Súbita Cardíaca.
  • Los factores de riesgo que derivan en las probabilidades de padecer un caso de MSC se detectan mediante pruebas cardíacas combinadas con estudios sobre los antecedentes familiares.
  • La recuperación de un deportista a la práctica deportiva después de haber sufrido un ataque cardíaco es posible en determinadas ocasiones.
  • Es necesaria la creación de una base de datos con toda la información que se disponga sobre esta enfermedad (estudios, tratamientos, casos, etc.), ampliable cada vez que surjan nuevas informaciones para poder combatirla de forma efectiva.
  • A pesar de todos los estudios analizados todavía se desconocen muchos datos sobre la muerte súbita, por lo que es necesario seguir investigando sobre este fenómeno.
  • Es un tema relevante en el ámbito deportivo, que no se le da la importancia que merecería. Sería necesario que se tratara en todos los terrenos del deporte, comenzando por las categorías inferiores y de formación deportiva.

Bibliografía

  1. Ballantyne, D. y Northcote, R. J. (1984): Marathon cardiac: Reducing the prevalence of exercise related cardiac death en “British journal sport medicine”.
  2. Borjesson, M. y Pelliccia, A. (2009): Incidence and ateology of sudden cardiac death in young athletes: and international perspective en “British journal sport medicine”.
  3. Drezner, J., Harmon, K. y Borjesson, M. (2011): Incidence of sudden cardiac death in athletes: Where did the science go? en “British journal sport medicine”.
  4. Drezner, J., Pluim B. y Engebresten, L. (2009): Prevention of sudden cardiac death in athletes: new data and modern perspectives confront challenges in the 21st century en “British journal sport medicine”.
  5. Kirwan, J., Lundon, D. y McNeill, C. (2011): Sudden cardiac death in athletes: a case review en “British journal sport medicine”.
  6. Link, M. (2009): Prevention of sudden cardiac death: return to sport considerations in athletes with identified cardiovascular abnormalities en “British journal sport medicine”.
  7. Pachinger, O. (2009): Sports and sudden death en “Herz”.
  8. Rowland, T. (2011): Is the “Athlete´s heart” arrhythmogenic?. Implications for sudden cardiac death en “Sports medicine”.
  9. Tunstall Pedoe, Dan (2007): Marathon cardiac deahts. The London experience. en “Sports Medicine”.
  10. Universidad de Madrid (2004): El corazón hace también malas jugadas. en “Revista de la SEGM”.
  11. Webner, D., Drezner, J. y Horneff, J. (2011): Sudden cardiac arrest and death in United States marathons en “British journal sport medicine”
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

2 comentarios en «Muerte Súbita Cardíaca II»

  1. Muy bueno y útil el artículo ( las dos partes). “Por último, una de las conclusiones más destacadas a las que llegan ambos artículos es que realizar maratones no es una actividad deportiva saludable…” Siempre me pareció que no es nada saludable correr 40 km o mas, hacer triatlones, etc (sí el entrenamiento , como sigue la conclusión del artículo) . Este artículo confirma eso que pensaba. Hay que tener mucho cuidado y hacer la mayor prevención posible, aunque haya casos que no se puedan prevenir por mas estudios que se hagan pero son pocos, porque cada vez mas gente corre maratones de esas distancias. Felicitaciones, Saludos

    Responder

Deja un comentario