3 peligros asociados a restringir demasiado el sodio

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El sodio es un mineral esencial para nuestro organismo ya que controla los flujos de líquido, la presión sanguínea, estimula un correcto funcionamiento del sistema nervioso y regula la función muscular y el comportamiento de múltiples funciones esenciales de nuestro cuerpo.

Sin embargo, concentraciones altas o muy bajas de sodio en el organismo son detonantes de múltiples riesgos que pudieran desembocar en enfermedades de todo tipo, incluyendo las de tipo degenerativas, como una disfunción cerebral; terminal como un cáncer o fulminantes como un infarto.

Según un estudio realizado por investigadores de la universidad de Oregon, los hábitos alimentarios cotidianos propician el consumo de sodio de entre un 20% y un 40% por encima de los valores requeridos por el organismo (Higdon y Delage, 2016). Esta es la razón por la que muchas personas evitan consumir sodio, hasta el punto de poseer cantidades insuficientes para que el organismo trabaje correctamente.

Por ello, compartimos contigo los peligros que ocasiona restringir demasiado el sodio.

Consecuencias cardiovasculares de restringir demasiado el sodio

3 Peligros asociados a la restricción de sodio

1. Resistencia a la insulina

Esta se produce cuando las células de los músculos, páncreas, grasa e hígado no pueden absorber la glucosa de la sangre con normalidad, haciendo que esta glucosa adicional, permanezca en el torrente sanguíneo en lugar de entrar a las células.

Esto ocurre como consecuencia de un trastorno o síndrome metabólico en ausencia de sodio en el organismo, generando diversos efectos como obesidad, descontrol de la presión arterial, y otras enfermedades graves como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardíacas.

Lo más preocupante, es que este diagnóstico no aparece en los análisis de sangre realizados habitualmente en los reconocimientos médicos periódicos; por el contrario, requiere diversas mediciones para un diagnóstico certero, razón por la que los doctores la denominen «asesino silencioso».

Niveles bajos de sodio ocasiona resistencia a la insulina

2. Enfermedades coronarias

Si bien es cierto que reducir la ingesta de sal ayuda a reducir la presión arterial, restringir demasiado el sodio, no reduce el riesgo de morir por ataques o insuficiencias cardíacas.

Esto ocurre debido a que los altos niveles de glucosa acumulados en la sangre pueden dañar los vasos sanguíneos y los nervios que controlan el corazón, poniendo en riesgo las vías coronarias y toda la estructura glandular que la recubre.

Así lo demuestra un estudio realizado por investigadores de la Universidad McMaster de Ontario en Canadá, el cual encontró que menos de 3.000 mg de sodio por día está relacionado con un mayor riesgo de morir de una enfermedad cardíaca o por accidentes cerebrovasculares (Donnell, Yusuf y Mente, 2011)

Otro factor que puede aumentar las enfermedades del corazón son los niveles elevados de colesterol malo y los triglicéridos, los cuales contribuyen con la obstrucción de las vías coronarias, provocando insuficiencias cardiacas o infartos. Así lo demuestra una estudio realizado en el Hospital Universitario de Copenhague de Dinamarca, en el que personas sanas que consumieron dietas bajas en sodio aumento en 4.6% el colesterol malo y un 5.9% en los triglicéridos (Jurgens, 2002).

Niveles muy bajos de sodio provoca enfermedades coronarias

3. Enfermedades cerebrovasculares

La hiponatremia es otra afección que se produce por restringir demasiado el sodio, y en casos severos, el cerebro se inflama provocando dolores de cabeza, convulsiones, coma e incluso la muerte.

Los más propensos a padecer hiponatremia son personas mayores de 60 años de edad, debido a que pueden tener una enfermedad o a que toman medicamentos que pueden reducir los niveles de sodio en la sangre; aunque es sorprendente saber que los deportistas, en especial los de alto rendimiento, también son bastante propensos debido a una dieta con un contenido en sodio insuficiente.

Enfermedades cerebrovasculares

Referencias

  • Donnell, J.O., Yusuf, S. y Mente, A. (2011). Urinary Sodium and Potassium Excretion and Risk of Cardiovascular Events. Jama. doi: 10.1001/jama.2011.1729.
  • Jurgens, G. (2003) Effects of low sodium diet versus high sodium diet on blood pressure, renin, aldosterone, catecholamines, cholesterols, and triglyceride. doi: 10.1002/14651858.CD004022
  • Higdon, J y Delage, V., (2016) Sodio. Recuperado de Centro de Información de Micronutrientes. [Revisado en Marzo de 2020]
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.