¿Se pueden prevenir las lesiones del ligamento cruzado anterior?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

La lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) es una de las lesiones más graves que puede sufrir un deportista. Su larga recuperación puede mantener a un deportista alejado de la competición por muchos meses y en algunos casos incluso puede llegar a retirarlo de la práctica a la que se dedica.

La lesión del LCA es de las lesiones que más respeto produce y que todos los deportistas intentan evitar. Para ello deben realizar planes específicos de entrenamiento y fortalecimiento de la musculatura colindante a la rodilla.

Prevención de lesiones del ligamento cruzado anterior

¿Qué es el LCA y cuál es su papel?

Denominamos lesión del ligamento cruzado anterior a la ruptura total o parcial de uno de los ligamentos que une la articulación de la rodilla con el hueso de la tibia. Este ligamento nos ayuda a realizar los movimientos de flexión y extensión de la pierna, por lo que un daño en esa estructura nos dejaría con la pierna inmovilizada hasta su completa reparación.

El LCA está situado concretamente en la parte media de la rodilla y es uno de los cuatro ligamentos que constituyen ese conjunto articular.

Si mantenemos la musculatura de la pierna fuerte y sin mucha descompensación entre músculos agonistas y antagonistas estaremos protegiendo esos ligamentos de los impactos, pero si por el contrario nos olvidamos de trabajar la zona para reforzar la musculatura colindante, podremos sufrirla y estar fuera de la práctica deportiva hasta nueve meses.

ligamento cruzado anterior LCA

¿Cómo se produce la lesión del LCA?

La lesión del ligamento puede producirse en dos situaciones: por contacto con algún compañero o producirse sin ningún tipo de contacto.

1. Lesión de LCA por contacto

Hablamos de lesión por contacto cuando la laceración se produce debido a un golpe, colisión o cualquier tipo de impacto con otro individuo. El ligamento sufre daño en el momento de esa situación.

Este tipo de situaciones son imprevisibles y es muy difícil de evitar la lesión. En los deportes de equipo la mayoría de las veces la lesión de este ligamento se produce debido a los contactos entre los contrincantes por lo que todo el trabajo preventivo que se realizan en los entrenamientos no pueden evitar la situación.

lesión ligamento cruzado anterior por contacto

2. Lesión sin contacto

En este tipo de situaciones es donde podemos intervenir los entrenadores y monitores de musculación ya que en cierto modo pueden ser prevenidas.

Las causas de lesión sin contacto se producen en los cambios de ritmo, al realizar un movimiento específico del deporte en cuestión el cuál requiere una desaceleración de la velocidad de la pierna, o en las fases de frenadas de la carrera.

El ligamento se rompe debido al aumento de carga que sufre debido a la debilidad de la musculatura de la pierna que es la encargada de amortiguar en cierta medida los impactos para proteger los ligamentos que son unas fibras mucho más débiles que los músculos.

lesión ligamento cruzado anterior sin contacto

Claves para prevenir la lesión del LCA

Como hemos visto anteriormente, no podemos asegurar que nuestros usuarios o deportistas nunca sufran este tipo de lesión, pero podemos reducir la incidencia con unas pautas comunes:

  • Una de las pocas maneras que tenemos los entrenadores para prevenir este tipo de lesiones en nuestros deportistas es la prescripción de trabajo de fuerza para el tren superior, haciendo especial hincapié en la musculatura del cuádriceps, glúteo e isquiotibiales. Como hemos mencionado anteriormente cuanto mayor fuerza y musculatura tengan tus piernas, más protegida quedará tu rodilla.
  • Se deberá trabajar los cambios de ritmo en la carrera, aceleraciones y frenadas. De esta manera asimilamos el patrón de movimiento correcto para que la estructura de la rodilla se vuelva más tolerante.
  • Teniendo en cuenta que los isquiotibiales y glúteos tienen un papel muy importante para la prevención del LCA y que por norma general suele crearse una descompensación entre el cuádriceps y ellos, debemos realizar una carga de trabajo extra sobre estas zonas para compensar.
  • Organiza tu entrenamiento para darle el descanso necesario a la musculatura, ya que realizar cualquier sesión deportiva con la musculatura cansada incrementará el riesgo de lesión.

Prevenir las lesiones del ligamento cruzado anterior

Conclusión

La lesión del ligamento cruzado anterior es una de las más peligrosas que existen para las personas que nos gusta practicar deporte ya que requieren de un largo periodo de recuperación, y tras la recuperación nos deja el miedo de poder practicar deporte de manera natural, ya que a nivel psicológico tardamos en readaptarnos.

Se debe realizar un entrenamiento de fuerza específico de la musculatura del cuádriceps e isquiotibial para prevenir en todo lo que esté de nuestra mano este tipo de lesiones. Sin embargo, recuerda que no podemos predecir el comportamiento de nuestros adversarios en todo momento, por lo que evitar completamente este tipo de patologías es imposible.

Referencia

  • Holder, Chris. Why Non-Contact ACL Injuries Should Never Happen. Para Breakingmuscle. ⌈Revisado en febrero de 2017⌋.

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!