¿Puede producirse una hambruna mundial por el dióxido de carbono?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Para nadie es un secreto que en las últimas décadas ha aumentado significativamente la producción de dióxido de carbono en el planeta, y precisamente es este dióxido de carbono o CO2 el responsable del calentamiento global, el derretimiento de los polos y el efecto invernadero. Lo que parecía ser un peligro lejano, cada vez demuestra más consecuencias inminentes que solo pocos se atreven a negar.

Mientras que muchas de las consecuencias del CO2 parecen difíciles de comprender, hay una que a todos nos afecta: la posibilidad de una hambruna general producida por la contaminación. Esto es lo que un nuevo estudio tiene qué decir al respecto.

Consecuencias del dióxido de carbono para la salud

¿Cómo afecta el dióxido de carbono a los cultivos?

Para analizar los efectos del dióxido de carbono sobre nuestros alimentos, basta con ver el ejemplo del arroz. Este grano es un alimento básico que está presente en la dieta de más de dos mil millones de hogares diariamente, particularmente en poblaciones menos privilegiadas, pues se tiene estimado que se puede obtener cerca del 50% de los nutrientes necesarios diarios al consumir este cereal.

El arroz es rico en lisina, incluso más que otros cereales como el trigo, el maíz o el sorgo; contiene además almidón en forma de amilosa y fibra dietética, por lo que se trata de un cereal digestivo, que a su vez es completamente libre de gluten y posee un buen aporte energético en calorías y proteínas, sin mencionar que contiene hierro, zinc y vitaminas B y E.

Durante años, diferentes países del mundo han basado gran parte de sus importaciones y exportaciones de alimentos en el arroz, pues es de fácil cultivo y muy económico. Sin embargo, la industrialización de países productores como China está afectando la calidad de la producción, y eso es algo que preocupa a muchos alrededor del mundo.

Peligros del CO2 para la humanidad

Estudios sobre dióxido de carbono y cultivo de arroz

Científicos han realizado un estudio donde han expuesto el arroz a gases CO2, precisamente a los niveles a los que se tienen proyectados que esté la atmósfera para finales del siglo XXI. Los resultados son alarmantes, ya que las cosechas que fueron sometidas a estos niveles contienen un porcentaje significativamente menor de hierro y vitaminas B.

Estos datos predictivos, junto con el número proyectado de personas que habitarán el mundo para ese momento, causan preocupación: la combinación de ambos factores deja intuir que se podría producir una hambruna mundial para finales de siglo.

En el estudio, se expusieron plantaciones de 18 variedades de arroz en lugares como China y Japón (especialmente plantados para estos fines científicos) y fueron sometidos a altos niveles de dióxido de carbono. Durante la prueba, al menos 15 de las 18 variedades evaluadas resultaron con una cantidad significativa menor de vitaminas B1 y B9. También se encontró menor presencia de proteínas, hierro y zinc. Pese a todo, algo que llamó la atención de los investigadores es que los cultivos sometidos a la investigación mostraron mayor cantidad de vitamina E.

Esta bajada en la cantidad de nutrientes y vitaminas no representaría un problema para países desarrollados que tienen una dieta variada, balanceada y saludable, pero los países pobres son quienes se verían en grandes dificultades. Naciones como Bangladés tendrán severos inconvenientes pues, gran parte de su población obtiene del arroz al menos el 70% de las calorías que necesitan diariamente.

Efectos del dióxido de carbono en los alimentos

Efectos del CO2 que ponen en riesgo la nutrición

La investigación no sólo encontró cambios en las plantas, pues este aumento en la cantidad de CO2 que tendrá la atmósfera del planeta surtirá efecto en cada ser vivo. A grandes rasgos, las abejas serán muy afectadas, puesto que habrá cambios en los nutrientes que obtienen directamente de las plantas.

En el año 2017 se realizó un estudio similar en el trigo, y uno de los hallazgos que más preocupó a los investigadores es la relación que encontraron entre el calentamiento global, los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera y el rendimiento de este cereal, a diferencia del arroz, que sufre cambios químicos sustanciales debido a estos niveles.

El calentamiento global puede provocar una hambruna

Conclusión

Los niveles de dióxido de carbono son cada vez mayores. Las plantas son capaces de absorber este CO2 y convertirlo en el elemento inicial para realizar el proceso de fotosíntesis, pero esto no significa que la calidad nutricional de la planta se mantenga. Ahora bien, si la concentración de dióxido de carbono actual aumenta, existe la posibilidad de que las plantas se adapten a esos nuevos niveles de CO2. Sin embargo, es una posibilidad mínima que en absoluto garantiza nuestra supervivencia.

Ante este escenario, es importante llevar a cabo más estudios y averiguar por qué la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera está afectando el contenido de nutrientes de las plantas, así como buscar soluciones a la cantidad de contaminación actual. Como ya hemos visto, de no atender este problema nuestro porvenir puede verse seriamente comprometido.

El aumento del dióxido de carbono puede provocar hambruna mundial

Referencia

  • Schönhaar, L. Here’s how rising carbon dioxide could lead to worldwide malnutrition. Para Business Insider. [Revisado en septiembre de 2018].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario