Buscar
Close this search box.

¿Qué ejercicios puedo hacer si tengo hemorroides internas?

Únete a nuestra newsletter de marketing

Contenido del artículo

Encontrar alivio para las hemorroides internas puede ser todo un desafío, pero ciertos ejercicios pueden marcar una diferencia significativa. Antes de que esta condición obstaculice tu vida diaria, considera incorporar algunos ejercicios para hemorroides internas en tu rutina de entrenamiento. 

Estos ejercicios no sólo podrían aliviar tus síntomas, sino también prevenir futuros brotes. Sin embargo, siempre es importante recordar que cualquier cambio en tu rutina de ejercicios debe ser supervisado por un profesional para garantizar que sea seguro y efectivo para ti.

¿Puedo hacer ejercicio con hemorroides?

Las hemorroides internas pueden parecer una barrera para mantener una vida activa, pero hay una serie de ejercicios seguros y efectivos que puedes incorporar a tu rutina diaria. En lugar de evitar toda actividad física, lo que podría empeorar los síntomas, considera estas alternativas suaves y terapéuticas. 

Desde caminatas regulares y ejercicios de Kegel, hasta posturas específicas de yoga, estiramientos y ejercicios de respiración. Existen opciones de ejercicios para hemorroides internas que te pueden ayudar a manejar y aliviar los síntomas. Como siempre, asegúrate de hablar con tu médico antes de comenzar cualquier rutina nueva de ejercicios.

Ejercicios para hemorroides internas

  • Caminatas: un ejercicio suave y seguro que puedes hacer con hemorroides internas es caminar. Esta actividad aumenta la circulación sanguínea, previene el estreñimiento y alivia la presión en la zona anal, todos factores clave para la prevención y el manejo de las hemorroides.
  • Ejercicios de Kegel: estos ejercicios ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico, lo que puede mejorar la circulación sanguínea en la zona anal y reducir la aparición de hemorroides.
  • Yoga: las posturas de yoga que no aumentan la presión en el recto, como «Pavanamuktasana» (postura de liberación del viento) y «Viparita Karani» (postura de las piernas en la pared) pueden ayudar a aliviar los síntomas.  
  • Estiramientos: los estiramientos suaves pueden mejorar la circulación y prevenir el estreñimiento. Considera agregar movimientos como estiramientos hacia adelante y rotaciones de la columna.
  • Ejercicios de respiración: los ejercicios de respiración profunda pueden reducir la tensión y el estrés, lo que a su vez puede ayudar a aliviar la presión en las venas anales.

Recuerda que cada persona es única y que lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. 

Ejercicios a evitar con hemorroides

Es importante tener en cuenta que ciertos ejercicios pueden aumentar la presión en la zona anal, lo que puede empeorar las hemorroides internas. A continuación, te presentamos una lista de ejercicios que generalmente se recomienda evitar:

  • Levantamiento de pesas pesadas: este tipo de ejercicio puede aumentar la presión en el abdomen y el área anal, lo que puede agravar las hemorroides.
  • Ejercicios de alta intensidad: los entrenamientos de alta intensidad y los movimientos explosivos también pueden aumentar la presión en la zona anal y empeorar los síntomas.
  • Ejercicios de impacto: las actividades como correr o saltar pueden provocar incomodidad y agravar los síntomas debido a su naturaleza de alto impacto.
  • Ciclismo: pasar largos períodos en una bicicleta puede aumentar la presión y el roce en la zona en cuestión, empeorando los síntomas.
  • Ejercicios abdominales intensos: los abdominales intensos, como los crunches, pueden aumentar la presión en la zona anal.

Por supuesto, estas son generalizaciones y cada individuo puede tener una experiencia diferente. Antes de modificar tu rutina de ejercicios, es recomendable mejor hablar con un profesional para obtener un asesoramiento personalizado.

¿Qué son las hemorroides internas?

Para poder hacer frente a las hemorroides y saber cómo aliviarlas y prevenirlas, es importante conocer exactamente qué son. Las hemorroides son vasos sanguíneos inflamados en la parte inferior del recto y el ano. Son similares a las varices que puedes ver en las piernas de una persona. Las hemorroides son muy comunes, especialmente durante el embarazo y después del parto debido a la presión en la zona pélvica.

Existen dos tipos de hemorroides: internas y externas. Las hemorroides internas se encuentran dentro del recto. No suelen ser visibles y suelen ser menos dolorosas que las externas porque hay menos nervios sensibles en esta área. Sin embargo, las hemorroides internas pueden ser incómodas y a veces pueden protruir a través del ano, un escenario conocido como prolapso.

El estreñimiento crónico, el esfuerzo durante las deposiciones, pasar largos períodos de tiempo en el baño y el envejecimiento son factores que pueden contribuir a la aparición de hemorroides internas. Los síntomas pueden variar, pero a menudo incluyen sangre roja brillante en las heces, dolor, picazón, hinchazón alrededor del ano y, a veces, dolor al defecar.

Mientras que algunas personas con hemorroides internas no experimentan síntomas, para otras, estos pueden ser lo suficientemente graves como para requerir tratamiento. Los métodos de tratamiento van desde cambios en la dieta y el estilo de vida hasta procedimientos médicos, dependiendo de la gravedad de la condición.

Beneficios del deporte para las hemorroides

El ejercicio regular desempeña un papel crucial tanto en la prevención como en el alivio de las hemorroides y esto se debe a varias razones. Por un lado, mejora la circulación sanguínea en todo el cuerpo, incluyendo la zona anal. Esto ayuda a prevenir la estasis venosa, que puede conducir a la formación de hemorroides. Por otro lado, permite mantener un peso saludable, lo cual es importante porque el exceso de peso puede aumentar la presión abdominal y anal, lo que contribuye a la formación de hemorroides.

Algunos tipos de ejercicios, especialmente los que se enfocan en el suelo pélvico, pueden fortalecer los músculos de esta área, previniendo la formación de hemorroides y reduciendo la gravedad de los síntomas si ya existen. Además, el ejercicio es una herramienta efectiva para prevenir el estreñimiento, causa común de las hemorroides, ya que las heces duras y el esfuerzo durante las deposiciones pueden agravar las venas anales. 

Por todas estas razones, la actividad física regular es un componente crucial para la prevención y el manejo de las hemorroides.

Únete a nuestra newsletter de marketing

Deja un comentario

Suscríbete y aprende TODO sobre Marketing Digital