¿Qué sucede en nuestro cuerpo cuando perdemos peso de forma saludable?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Si nos hacemos la pregunta de qué sucede en nuestro cuerpo cuando perdemos peso, es obvio que la primera respuesta va a ir encaminada al aspecto físico. Son muchas las personas que deciden hacer dieta sana y ejercicio moderado por una cuestión estética, pero en este artículo vamos a ir más allá. Porque perder esos kilos de más de una forma responsable aporta multitud de beneficios, y queremos contarte cada uno de ellos a continuación.

Qué sucede en nuestro cuerpo cuando perdemos peso

Ante una pérdida de peso, el aspecto que más vamos a notar al principio va a ser nuestra imagen. Sin duda, es uno de los factores principales por el que una persona se pone a dieta. Esto se debe a que la apariencia física, en la actualidad, es muy importante, y puede mejorar el resto de aspectos de nuestra vida. Ahora, si seguimos pautas serias, vamos a disfrutar de otras múltiples ventajas que queremos describirte en este apartado. Te sorprenderás de todo lo que puedes conseguir a partir de la comida saludable y de un entrenamiento hecho a tu medida.

La energía

Aunque parezca extraño, uno de los primeros cambios que notarás en tu cuerpo es que éste cuenta con más energía. Realmente, si conoces el funcionamiento del organismo, entenderás la razón. Y es que, cuanto menos pesas, siempre que estés sano, mejor será la eficiencia de transferencia de oxígeno. De este modo, no te costará tanto subir unas escaleras o tener que correr detrás del autobús, por ejemplo.

Qué sucede en nuestro cuerpo cuando perdemos peso

La memoria

El cerebro también se alegra de que pierdas peso de forma saludable. Esto se debe a que cuando eliminamos el exceso de grasa, mejoran las habilidades cognitivas relacionadas con la creación de estrategias, la organización y la planificación. De este modo, este órgano se vuelve más activo, pudiendo almacenar nuevos recuerdos y necesitando menos esfuerzo para ello.

Estado de la piel

Sin duda, todo lo que ocurre en el interior de nuestro cuerpo se exterioriza. Por ello, si nuestro organismo está sano, nuestra imagen también será más saludable. Hasta tal punto es así que la piel llega a aclararse, dejando de deteriorarse. Asimismo, el cabello se vuelve más grueso y las uñas se fortalecen.

Migrañas

Cuando conseguimos eliminar la grasa sobrante de nuestro cuerpo, este hecho influye en la reducción de migrañas. Tanto es así que llegan a disminuir hasta en un 57%. Esto está relacionado con que las células de grasa aumentan la inflamación en el cuerpo, lo que puede convertirse en una causa de este desorden. Por ello, cuanto menor sea esta inflamación, menores también serán los dolores de cabeza.

Dolor de rodillas

Cuando perdemos peso, también se reduce la presión que soportan las rodillas. Se trata de una zona del cuerpo que tenemos que tener muy pendiente a la hora de cuidarnos, pues de ellas depende que podamos caminar y desplazarnos sin daños. Por otro lado, perder esos kilos de más, sobre todo si se trata de aquella grasa que se almacena alrededor del viente, ayuda a eliminar los síntomas de la artritis, entre otras enfermedades que tienen relación con las articulaciones.

Depresión

Quien sufra sobrepeso y depresión y decida eliminar esos kilos de más, esta enfermedad mental podrá empezar a superarse de una forma más eficiente. Nuestro cuerpo estará más sano, al igual que nuestra mente, dos puntos muy necesarios para acabar con este problema.

Qué sucede en nuestro cuerpo cuando perdemos peso

Alergias

Otra de las respuestas a la pregunta qué sucede en nuestro cuerpo cuando perdemos peso es la mejora de las alergias. Cuando tenemos más peso del recomendable, nuestro sistema respiratorio se deteriora. Además, si eres de los que de forma constante sufre alergias, tus síntomas con sobrepeso se agravarán. Pero, según vayas adelgazando, estos últimos irán poco a poco reduciéndose. Llegarás incluso a dejar de utilizar el inhalador y a reducir la medicación que hubieras necesitado hasta el momento.

Asma

En relación con lo anterior, aquellas personas que tengan asma y empiecen a perder peso descubrirán que mejoran los síntomas con el paso del tiempo.

Tamaño de los pies

Es evidente que cuando consigues adelgazar, se pierde grasa a lo largo de todo el cuerpo, pero a veces no se presta atención a que el tamaño de los pies también se ve modificado. De este modo, no es extraño que los zapatos empiecen a quedarte más amplios. Hasta un sencillo gesto como cerrar unas botas será más cómodo, porque además de los pies, las piernas estarán más delgadas. Dentro de este punto, también hay que destacar que el tamaño de los dedos se verá reducido. Por ello, es bastante probable que los anillos te queden grandes.

Sensibilidad a la temperatura

Es normal que si bajas de peso también pierdas la grasa que cubre tu cuerpo, que es la encargada de protegerte del frío. Pero, si ya no cuentas con esta capa adicional, es probable que seas más sensible a las variaciones de la temperatura, sobre todo si te encuentras en una estación del año que no destaca por ser calurosa.

Además de lo anterior, cabe destacar que tu tasa metabólica también se verá reducida. Esto significa que tu cuerpo intenta guardar la mayor cantidad de energía posible porque ya no cuenta con esas calorías sobrantes de las que tirar. Por ello, no es sorprendente que empieces a usar más a menudo jerseys que te ayuden a protegerte del frío.

Qué sucede en nuestro cuerpo cuando perdemos peso

Apnea del sueño

En el caso de la apnea del sueño, esta llega a desaparecer si se vence el sobrepeso y se acaba con esos kilos de más. Sin duda, una buena razón para ponerse a dieta.

Cambios en el ciclo menstrual

Si quieres saber qué sucede en nuestro cuerpo cuando perdemos peso, debes conocer que tus hormonas están relacionadas con este aspecto. En este proceso, el sistema endocrino sufre ciertos cambios. De este modo, el aumento o disminución de tus niveles de estrógeno y testosterona pueden provocar irregularidades en la menstruación, un alargamiento del ciclo menstrual o un flujo mayor o menor.

Cambios en el apetito

Cuando se reduce el peso corporal, los niveles de leptina también son menores. Esta hormona es liberada por las células grasas y envía al cerebro señales de que no se tiene hambre. Sin embargo, al tener el cuerpo una cantidad más reducida, es posible que aumente tu apetito y crezcan tus deseos de consumir alimentos grasos y ricos en calorías. Sin embargo, no te preocupes porque en cuanto los niveles se estabilicen, el organismo se acostumbrará a su nuevo estilo de vida.

Ronquidos

Algunas investigaciones aseguran que perder un 5% o más de peso corporal ayuda a dormir más tiempo y mejor. Esto se debe a que la grasa que se encuentra alrededor del cuello se reduce, es decir, se elimina aquello que normalmente bloquea las vías respiratorias superiores. Esto último es lo que provoca los ronquidos. Al no haber causas que te despierten a lo largo de la noche, la calidad del sueño mejorará. Este hecho, a su vez, te ayudará a bajar de peso de forma más rápida.

Teniendo en cuenta todos los beneficios, deberías plantearte a partir de este mismo momento llegar a tu peso saludable y perder esos kilos de más. Es cierto que se necesita cierto sacrificio, pero cuando seas consciente de los resultados te darás cuenta de que ha merecido la pena. Hazlo de una forma responsable, sin prisas, anteponiendo en todo momento tu salud. Si crees que es necesario, puedes consultar con un experto de la nutrición. Te acompañará durante el proceso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.