¿Qué tipos de dolor existen?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

Aunque el dolor es algo desagradable, ciertamente resulta inevitable. Los diferentes tipos de dolor que existen pueden afectarnos en cualquier momento de nuestra vida.

Esto no es algo del todo negativo, ya que como en todas las reacciones del organismo, el dolor tiene una razón de ser. En consecuencia, este tema es más complejo de lo que parece a simple vista, por lo que vale la pena profundizar en él.

¿Qué es el dolor?

Lo primero que debes saber sobre los tipos de dolor es que este término hace referencia a una experiencia desagradable y sensorial que se relaciona con el daño en los tejidos, tanto a nivel potencial como real.

Con respecto a su función, hay que decir que tiene como objetivo permitir proteger al cuerpo ante la presencia de lesiones. Si no fuera por el dolor, muchas de las lesiones que presentamos a lo largo de nuestra vida podrían pasar inadvertidas, impidiendo su tratamiento y afectando de forma muy negativa a nuestro cuerpo.

Además, con la ausencia de dolor también existiría la posibilidad de que nos hagamos daño de diversas maneras sin que nos demos cuenta. Cabe aclarar que el dolor es de carácter subjetivo, por lo que las patologías que se pueden asociar con él varían de una persona a otra.

Como resultado, algunas personas podrían sentir más dolor que otras ante una misma causa. Además, no puede relacionarse la intensidad del dolor con la gravedad de la patología causante en todos los casos.

Causas de los diferentes tipos de dolor

Las causas del dolor se encuentran en estímulos externos capaces de activar algunas células de nuestro organismo. Estas células tienen la capacidad de transmitir señales por medio de la médula espinal. Cuando estas señales llegan al cerebro, comenzamos a experimentar la sensación de dolor.

Debido a esto, el dolor es regulado por el sistema nervioso. Las partes de este sistema encargadas de manejar estas señales se denominan nociceptores y consisten en receptores del dolor. En aquellos casos en que los tejidos presentan lesiones o inflamaciones, unas sustancias incrementan la sensibilidad de los nociceptores, lo que produce las señales del dolor.

La transmisión de estas señales se realiza a través de las regiones cerebrales encargadas de manejar estos estímulos. Cabe mencionar que los nociceptores también se encargan de liberar sustancias para mejorar los síntomas de la inflamación y también de incrementar la producción de dichas sustancias en caso de ser necesario.

Tipos de dolor

Es importante aclarar que, desde un punto de vista clínico, no existe un solo tipo de dolor. Actualmente, se diferencian dos tipos de acuerdo a sus características:

Agudo

Generalmente, es más común. Se caracteriza por aparecer súbitamente. Sus causas pueden encontrarse en lesiones, inflamación o enfermedades. En la mayoría de los casos puede tratarse y diagnosticarse. Por tanto, es un tipo de dolor que suele desaparecer después de que se aplique el tratamiento pertinente.

Crónico

No es tan común y muchas veces es más grave. Su principal diferencia con respecto al dolor agudo radica en que puede afectar a las personas durante un tiempo prolongado.

Un aspecto muy importante que se debe aclarar es que no en todos los casos se puede curar el dolor. Sin embargo, normalmente existen muchas formas diferentes de tratarlo. Existen múltiples soluciones disponibles para el tratamiento de los tipos de dolor que existen.

Dolifaes

Nueva gama de productos con soluciones específicas formuladas para el cuidado de los músculos y articulaciones. 

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!