6 señales de que tienes una relación poco saludable con el ejercicio

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Hacer ejercicio va más allá de solo quemar grasa, verse delgado y estar en buena forma. Es necesario contar con una mentalidad adecuada, porque si estamos haciendo ejercicio como una razón para castigarnos por nuestros malos hábitos, el remedio podrá ser peor que la enfermedad.

¿Quién disfrutaría más de trotar en el parque? Por un lado, tienes a esa persona que lo hace porque realmente lo disfruta; por otro lado, está esa persona que lo hace porque desayunó dos tazas de cereales azucarados y se ve en la necesidad de quemar esas calorías.

Ese es el punto: hacer ejercicio requiere de un estado mental correcto, saber cuáles son los motivos que nos impulsan y actuar de forma prudente. Por ello, debemos estar alerta a las señales que indican una relación poco saludable con el ejercicio, de lo contrario, terminaremos haciéndonos daño.

Cómo saber que tienes una mala relación con el ejercicio

Cómo saber si tu relación con el ejercicio no es saludable

1. Te frustras por faltar a un entrenamiento

Es muy cierto que el ejercicio requiere de compromiso, pero no podemos olvidar que también tenemos ese mismo compromiso con otros objetivos.

Para algunas personas saltarse, aunque sea una rutina, resulta algo catastrófico, y le hace sentir culpable y frustrada. Entre algunas de sus mayores preocupaciones están el aumento de peso y la pérdida de músculo. Se puede decir que son personas que llevan su compromiso a otro nivel.

Inconvenientes de la obsesión por hacer ejercicio

2. Haces ejercicio aun cuando es malo para tu cuerpo

Hasta los atletas profesionales saben que hay un momento para tomarse un respiro y dejar que el cuerpo se recupere.

Aquellas personas que llevan su cuerpo al límite, más allá del dolor y de la capacidad del músculo, solo terminarán con posibles lesiones graves y fracturas, sin mencionar los daños en los músculos por haberlos sometido a tanto estrés.

Hacer entrenamiento cruzado cuando se tiene una lesión es una cosa, pero presionarte cuando estás consciente de que es malo para tu salud, es muy distinto.

Signos de que tienes una relación poco saludable con tu entrenamiento

3. Haces ejercicio en condiciones inseguras

Para quienes piensan que nada deben interponerse en su rutina, deben saber que el estado físico nunca va primero que la salud y la seguridad.

Existen personas compulsivas que se atreven a nadar en una tormenta eléctrica, a correr en la nieve, o a levantar pesas cuando no se sienten físicamente bien. Cualquiera de estas conductas puede poner en riesgo nuestra salud.

Riesgos de hacer ejercicio de forma insegura

4. Tu vida social es secundaria

Es importante que haya un equilibrio entre el ejercicio y el resto de aspectos en nuestra vida. Cuando la rutina se pone delante de todas ellas, es una de las alertas más grandes que no se pueden ignorar.

El ejercicio no debe ser más que otra de las cosas divertidas en nuestro día a día, como también lo son las fiestas, las reuniones con amigos y las cenas familiares. Lo importante es ser flexibles.

Cómo saber si se está sobreentrenando

5. Solo te importa quemar calorías

La quema de calorías es uno de los objetivos principales del ejercicio, pero esto debe hacerse con moderación y no puede llevarse al extremo.

Existe un trastorno llamado bulimia sin purga que sucede cuando nos vamos corriendo a la cinta para quemar las calorías de la hamburguesa que comimos hace un momento. Es decir, la purga no solo involucra laxantes y diuréticos, sino que también puede verse en forma de ejercicio.

Es un trastorno serio, el cual debe ser tratado con un profesional.

Señales de que estamos entrenando demasiado

6. Relacionas el entrenamiento con el atractivo físico

La buena apariencia y el ejercicio no tienen por qué ir estrictamente relacionados. Pensar que es necesario dar 3 vueltas al parque para no engordar, y que necesitas seguir haciendo ejercicio para que tu pareja aún te considere atractivo es otra de las señales de que tu perspectiva del ejercicio no es sana, y que es necesario parar. Todo esto va a ocasionar sentimientos de culpa y frustración.

Esto es algo que hay que dejar claro, el entrenamiento no va vinculado con el atractivo físico, ni con la autoestima, ni siquiera con el peso. Lo ideal es hacer espacio para otras cosas que nos den alegría.

Síntomas del síndrome del sobreentrenamiento

Referencias

  • Carter, K. 6 Signs of an Unhealthy Relationship With Exercise. Para Livestrong [Revisado en enero de 2020].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.