La mejor forma de tratar una tendinitis y evitar recaídas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Las actividades con movimientos repetitivos pueden ocasionar un desgaste en los músculos que deriva en afecciones como tendinitis. Este trastorno se caracteriza por la inflamación de los tendones, una parte importante del cuerpo que ayuda a articular los movimientos. De esta forma, realizar actividades sencillas como caminar o coger un objeto puede resultar doloroso, ya que tratar una tendinitis puede ser complicado de acuerdo a su severidad.

Los métodos más usados para disminuir el dolor y la inflamación suelen ser tratamientos médicos y la fisioterapia. No obstante, estos te pueden ayudar a controlarlo temporalmente, pero no a evitar repeticiones si no se aplican correctamente. ¡Conoce la mejor forma para tratar una tendinitis y evitar recaídas!

Formas efectivas de tratar una tendinitis para evitar mayores daños

 ¿Qué es la tendinitis?

La tendinitis es la inflamación de uno o varios tendones del cuerpo, lo que produce dolor al mover el área afectada. No obstante, en casos avanzados, se pueden presentar molestias cuando el tendón involucrado está en reposo.

Este malestar se origina principalmente por movimientos repetitivos en un área del cuerpo, aunque la edad y trastornos genéticos también pueden influir. Asimismo, una mala postura corporal, esfuerzos extremos y movimientos bruscos pueden ocasionar una tendinitis.

Debido a que suele relacionarse con las afecciones derivadas del desgaste de los tendones, llamadas tendinosis, los expertos prefieren usar el término tendinopatía como una forma genérica para indicar cualquier patología en los tendones.

Tipos de tendinitis más comunes

La tendinitis es una enfermedad que puede afectar cualquier tendón del cuerpo. No obstante, es más frecuente en las articulaciones de mayor uso, ubicadas en hombros, codos, muñecas, rodillas y tobillos.

En el hombro

Este tipo de tendinitis, también llamada hombro de nadador, es común en deportistas y trabajadores que hacen movimientos repetitivos del brazo a una altura superior a la cabeza. Se presenta principalmente en personas que practican tenis, baloncesto y natación, así como en carpinteros, herreros y pintores. 

En el codo

Se puede presentar tanto en los tendones internos como externos del codo. De esta forma, la epicondilitis o codo de tenista afecta la parte externa y la epitrocleitis o codo de golfista la parte interna. Este tipo de tendinitis puede afectar la movilidad del codo, brazo, muñeca y dedos. Es común en tenistas, golfistas, músicos de instrumentos de cuerda y pintores.

En la muñeca

Se puede presentar en la zona cubital anterior o exterior y afecta la flexión y extensión de la muñeca y los dedos. Es común en tenistas, pintores, músicos de instrumentos de cuerda y personas que hacen uso constante del teclado y el ratón del ordenador.

En la rodilla

Afecta al tendón que permite la movilidad de la rodilla al unir la tibia y el cuádriceps. Este tipo de tendinitis, también llamada rotuliana o rodilla de saltador, se produce por actividades que requieren saltos o caídas bruscas y sobrecargas. Es común en personas que practican levantamiento de pesas, baloncesto, voleibol y saltos olímpicos. De igual forma, se puede presentar en personas que suelen subir escaleras con frecuencia.

En el tobillo

Afecta al tendón más resistente y que facilita la movilidad del pie, el de Aquiles. Este tipo de tendinitis, también llamada aquílea, dificulta el desplazamiento por el dolor generado en el tobillo o el talón. Es común en personas que practican carreras, saltos de altura o en mujeres que usan tacones elevados con frecuencia.

Tipos de tendinitis más comunes y sus causas

¿Cómo tratar una tendinitis y evitar recaídas?

Al presentarse una tendinitis es esencial que evites realizar movimientos innecesarios que involucren al tendón afectado, ya que eso puede generar daños graves que requieran de cirugía. Inicialmente será necesario aplicar antiinflamatorios, hielo o ungüentos fríos para reducir la inflamación y el dolor. Asimismo, se pueden emplear masajes, ultrasonidos e hidroterapia en el área afectada. El uso de esteroides como corticoides debe controlarse, ya que pueden debilitar los tendones y músculos.

Cuando la inflamación del tendón disminuya, es importante realizar movimientos suaves para prevenir la rigidez, ya que puede agravar la problemática. Asimismo, al realizar actividades cotidianas que involucren el tendón afectado, es recomendable inmovilizar parcialmente el área para protegerla y evitar usarla mucho.

La mejor forma de tratar una tendinitis y evitar recaídas son las sesiones de fisioterapia, ya que gracias a la realización de entrenamientos específicos podrás reforzar los tendones. En la fisioterapia se te aplicarán de forma personalizada masajes musculares y terapias especiales. Asimismo, los ejercicios propioceptivos y de contra resistencia te ayudarán a mejorar la movilidad del área afectada sin originar más daños.

Después de que transcurra el tiempo prescrito de reposo y alcances un nivel de recuperación óptimo, será necesario realizar actividades físicas moderadas para estirar y fortalecer los músculos. Para evitar la rigidez muscular aplica masajes y movimientos suaves. De forma progresiva podrás retomar tus actividades al recuperar y fortalecer la movilidad en tus articulaciones y músculos.

Fisioterapia para tratar una tendinitis y evitar posibles recaídas

Formas de prevenir recaídas después de tratar una tendinitis

  • No te esfuerces: debes evitar todas las todas las actividades exigentes que puedan afectar directamente al tendón recuperado. Será importante hacer descansos en las tareas con movimientos repetitivos y en caso de presentarse molestias deberás detenerte. 
  • Perfecciona tu técnica y evalúa la ergonomía: muchas veces la tendinitis se origina por una mala postura corporal o una técnica de movimiento deficiente. En este sentido, deberás analizar tus movimientos y consultar con especialistas para conocer las mejores formas para ejecutarlos sin generar daños en tus músculos y articulaciones. Asimismo, la ergonomía en tu lugar de trabajo será importante para evitar la tensión en el cuerpo que pueda ocasionar una recaída.
  • Realiza calentamientos antes y después de realizar una actividad física: esta acción puede ayudarte a disminuir la tensión o rigidez muscular. Movimientos suaves y estiramientos pueden maximizar tu rendimiento para evitar recaídas.

Conclusión

La tendinitis es la inflamación de los tendones producto de movimientos repetitivos, un esfuerzo muscular, una mala postura corporal o la edad, afectando la movilidad del cuerpo. Esta patología si no es tratada de la mejor forma puede irritar y degenerar el tendón, haciendo necesaria una intervención quirúrgica.

Para tratar una tendinitis y evitar recaídas es recomendable la fisioterapia, ya que te permitirá fortalecer tus músculos y articulaciones, y recuperar progresivamente tus actividades. De igual forma, no deberás realizar actividades exigentes frecuentemente ni esforzar el cuerpo cuando sientas dolor. Además, será necesario que evalúes tu posición física y tu técnica aplicada al ejecutar estas tareas, ya que pueden ser la causa de la tendinitis.    

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.