Buscar
Close this search box.

Estafas en las apps de fitness: cómo reconocerlas y evitarlas

Únete a nuestra newsletter de marketing

Contenido del artículo

Estafas en las apps de fitness: cómo reconocerlas y evitarlas Las apps de fitness acumulan millones de descargas tanto en Google Play como en la App Store, sobre todo a raíz del ‘boom’ de las smartbands y los smartwatches. Contar con nuestro pequeño asesor deportivo personal es todo un privilegio, y definitivamente son muchos los usuarios que tratan de seguir las indicaciones de este tipo de apps a la hora de practicar yoga, hacer sentadillas o salir a correr por el parque. 

No hay demasiados problemas cuando se trata de aplicaciones que simplemente operan en sincronía con tu smartwatch y que te ofrecen unas guías predefinidas para ejercitarte. Este tipo de apps acostumbran a ser seguras, a excepción de alguna filtración de datos puntual que, en todo caso, no debería afectar a tus datos bancarios. Pero la situación cambia cuando hablamos de apps de fitness con un componente social incorporado. 

Las apps de fitness sociales, una fuente de estafas online 

La fiebre de las redes sociales ha hecho que muchas plataformas de todo tipo incorporen espacios donde sus usuarios pueden publicar contenidos e interactuar entre ellos. Las apps de fitness enseguida vieron el filón de este panorama, sobre todo ante la posibilidad de ofrecer a sus usuarios un espacio con el que pueden entablar amistad con personas que hacen deporte a diario, y que presumiblemente tendrán un buen atractivo físico. 

Aquí es donde son muchos los usuarios que se hacen pasar por quienes no son y tratan de robar los datos de pago, de quienes simplemente utilizan la app para entrenarse y conocer a gente interesante. Para hacerlo acostumbran a valerse de las mejores técnicas de ingeniería social, que además tienden a conseguir un éxito sorprendente, considerando que este tipo de apps no están del todo preparadas para hacerles frente. 

¿En qué consisten estas estafas? 

Una de las principales estafas en circulación en estas apps son las conocidas como estafas románticas, que se popularizaron en las apps de citas pero que, ante el incremento de las medidas de seguridad en plataformas como Tinder o Badoo, están trasladándose cada vez más a plataformas como las apps de fitness sociales. 

El primer signo para reconocer este tipo de estafas consiste en el interés inusual de una persona extraordinariamente atractiva. Las mujeres reciben solicitudes de hombres sorprendentemente musculosos, mientras que los hombres las reciben de mujeres despampanantes. En ambos casos se trata, por supuesto, de perfiles falsos. 

Los hackers acostumbran a elegir a víctimas que tienen un aspecto físico promedio, así que es probable que nunca hayan recibido el interés romántico de una persona tan hermosa. Esto hace que las víctimas sean más proclives a creer lo que les dice el hacker, y a implicarse emocionalmente con sus supuestos problemas personales. 

Cuando el hacker siente que ya tiene establecida una conexión fuerte con la víctima, pasa a solicitarle dinero bajo distintos pretextos. Puede que se trate de supuestas clases de fitness personales, puede que se trate de un ‘pequeño favor’, o puede que el hacker pretenda que quiere usar ese dinero para visitar a la víctima. En todos los casos, la excusa es falsa.

¿Cómo protegerse ante las estafas de las apps de fitness? 

Mantener los ojos muy abiertos ante este tipo de estafas es la mejor manera de evitarlas, al menos en términos generales. Las estafas online son detectables por las herramientas anti-phishing solo hasta cierto punto, y por eso es tan importante que nosotros mismos demos un paso adelante en la protección de nuestras cuentas online. 

  • Desconfiar de las redes sociales. Todas las redes sociales tienen perfiles falsos de este tipo, pero no en todos los casos se interceptan con la misma eficacia. Los hackers siempre pueden operar docenas de cuentas al mismo tiempo, así que es relevante que sospechemos de este tipo de perfiles atractivos y tan interesados en nosotros. 
  • Usar una VPN. Las VPN nos permiten protegernos ante las posibles estafas de phishing, además de ayudarnos a ocultar nuestra ubicación real. Al conectarnos a una VPN México, por ejemplo, podemos disimular nuestra IP española y, al mismo tiempo, bloquear ciertas páginas de phishing, incluyendo pasarelas de pago falsas. 
  • Deshabilitar el componente social. Realmente no necesitamos una app de fitness para hacer amigos mientras entrenamos. Basta simplemente con ir al gimnasio o apuntarse a algún equipo deportivo. Estas interacciones serán mucho más reales y nos permitirán conocer a personas que, al menos, serán quienes dicen ser. 

La prudencia online es necesaria en todo tipo de plataformas

El hecho de que nunca hayamos oído noticias de estafas o hackeos en algunas plataformas sociales puntuales, no significa que no existan. Las grandes redes sociales como Facebook, Instagram o X tienden a acaparar las noticias de las estafas online, pero, en realidad, los hackers no tienen una preferencia por estas redes o por cualquier otra. De hecho, serán más propensos a explotar las redes donde pueden pasar más desapercibidos. 

Conocer el ‘modus operandi’ de los hackers y manejarse con prudencia en las redes son entonces las dos principales medidas que tenemos que tener siempre presentes mientras estemos en internet. ¡Y, si nos piden nuestros datos de pago, más todavía!

Únete a nuestra newsletter de marketing

Deja un comentario

Suscríbete y aprende TODO sobre Marketing Digital