¿La electroestimulación puede ser peligrosa?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Desde hace unos años, la electroestimulación muscular ha dejado de estar reservada sólo para una élite deportiva y se ha popularizado mucho entre personas que desean reducir su tiempo en el gimnasio pero obteniendo el mismo o un mayor beneficio.

Algunos atletas la utilizan para ayudar a aumentar su fuerza muscular isométrica y lograr la activación de fibras musculares que no son alcanzadas por un ejercicio convencional.

Los estimuladores electrónicos funcionan de manera similar al sistema nervioso, en ambos casos, una señal eléctrica provoca que un músculo específico se contraiga. La diferencia es que el cuerpo genera señales eléctricas internamente, mientras que los estimuladores electrónicos lo hacen externamente. Estos dispositivos generalmente son muy seguros si se utilizan correctamente, sin embargo, su uso no está exento de riesgos.

Descubre los riesgos a los que podrías enfrentarte si recurres a la electroestimulación muscular.

electroestimulación y ejercicio físico

¿Cuales son los riesgos de la electroestimulación muscular?

1. Interferencia con dispositivos médicos implantados

Si tienes implantado un dispositivo médico electrónico, como un marcapasos, ten cuidado al aplicar estimulación muscular electrónica. Aunque estos dispositivos están diseñados para trabajar correctamente alrededor de otros dispositivos electrónicos, es posible que su función sea alterada por las interferencias electromagnéticas (IEM), provenientes de estimuladores musculares. Los marcapasos implantados y los desfibriladores cardíacos pueden confundir las IEM del estimulador muscular eléctrico con una señal fisiológica del propio organismo. Esto hace que estos dispositivos respondan a esa señal; en el caso de los marcapasos cambiando su ritmo y en el caso de los desfibriladores generando una descarga innecesaria.

2. Desgarros musculares

desgarro muscular por electroestimulación

Una investigación publicada en el «European Journal of Applied Physiology» en 2011 muestra que ciertos tipos de lesiones musculares pueden ser causadas por la estimulación muscular eléctrica si el tejido sufre mucha tensión durante la contracción inducida eléctricamente. Los músculos se lesionan más fácilmente en la unión musculotendinosa y se pueden desgarrar en estos sitios si el estimulador se activa a un nivel demasiado alto.

La estimulación eléctrica también puede empeorar lesiones musculares preexistentes, tales como desgarros previos y contusiones profundas y puede incluso dificultar la cicatrización del tejido. Si un músculo comienza a doler mucho cuando se aplica la estimulación, apague la máquina y consulte a un médico para solicitar ayuda.

3. Quemaduras

El uso inapropiado de una unidad de estimulación muscular puede provocar fácilmente quemaduras en la piel, según un estudio publicado en «The Journal of Arthroplasty» en 2005.  Si una corriente eléctrica fuerte se suministra a través de un pequeño electrodo, la piel está expuesta a una concentración demasiado alta de electricidad por unidad de área, lo que puede causar quemaduras. La estimulación a menudo causa una fuerte sensación de hormigueo, que no debería ser dolorosa o causar angustia. Si sientes dolor y molestias, apaga la máquina y retira los electrodos para que tu piel se pueda recuperar.

4. Irritación de piel

piel irritada por electroestimulación

Según Bioness, un fabricante de unidades de estimulación eléctrica, puede ocurrir irritación debido a una reacción al adhesivo del electrodo o la propia corriente eléctrica. Para ayudar a prevenir esto se recomienda una limpiar y secar muy bien la piel antes de aplicar los electrodos. La áreas de piel afeitadas recientemente también pueden ser más propensas a irritarse e inflamase por el flujo de la corriente eléctrica. Si has sufrido irritación en la piel incluso después de tomar precauciones, busca ayuda de un profesional médico.

Referencia

  • Kristen Unger, Muscle stimulation dangers. Para Live Strong. [Revisado en enero de 2016]
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario