Buscar
Close this search box.

¿Qué música elegir para realizar nuestra rutina de ejercicio?

Únete a nuestra newsletter de marketing

Contenido del artículo

Hoy en día, el uso de internet es algo de lo más común en todos nuestros dispositivos, ya sea para ver una serie, para conocer qué precio ha alcanzado la cotización Bitcoin de ese día o, centrándonos en el tema que nos ocupa, para escuchar nuestra música favorita en cualquier momento o lugar. 

La música y el deporte tienen mucha relación. Una buena canción puede motivarnos a seguir adelante mientras estamos corriendo o puede relajarnos después de nuestra sesión de entrenamiento o al realizar un ejercicio menos exigente. 

Sea como fuese, la música siempre está ahí en los momentos que más lo necesitamos. Pero es cierto, que no siempre tenemos claro qué tipo de música nos conviene más al realizar nuestra rutina de entrenamiento diario. 

Por este motivo, hoy te queremos dar algunos consejos para crear la lista de reproducción perfecta para cada momento. Después, veremos cómo podemos combinar una lista de reproducción con una sesión de ejercicio completa. Al hacerlo así conseguirás mantenerte siempre motivado para superar los momentos más complicados y seguir adelante.

¿Qué música deberíamos elegir para realizar nuestra rutina de ejercicio?

Como hemos mencionado, la música es como un arma secreta que nos puede impulsar hacia adelante mientras realizamos cualquier tipo de ejercicio, ya sea que estemos corriendo en una cinta, levantando pesas en el gimnasio o practicando yoga en casa.

Pero por supuesto, hay que saber elegir cuál es la más conveniente en cada momento. No necesitamos la misma música para correr unos kilómetros que para terminar una clase de pilates o yoga.  Por lo tanto, el primer paso es tener en cuenta el tipo de ejercicio que vas a realizar. 

Es fácil llegar a la conclusión de que, por ejemplo, para un entrenamiento intenso de cardio es muy conveniente preparar una música con ritmos rápidos y energéticos que ayuden a mantenerte en movimiento. Por esta razón, antes de realizar tu rutina de cardio, dedica tiempo a buscar y añadir canciones a tu lista que te ayuden a mantener un ritmo de altas pulsaciones. 

Por otro lado, para ejercicios menos exigentes, como sesiones de relajación o clases de yoga o Pilates, es mejor optar por música más suave y tranquila. Este tipo de canciones o música relajante puede ayudarte a estar más concentrado en la respiración y en hacer los movimientos precisos que requieren este tipo de clases.

Una vez aclarado esto, veamos algunos consejos de cómo podemos combinar una lista de reproducción con una sesión de ejercicio completa para una actividad de alta o media intensidad. 

Para empezar, siempre es recomendable hacerlo con una canción potente y con mucha fuerza que nos llene de energía desde el primer segundo.

Una vez hayamos comenzado con esa fuerza, busquemos canciones con un ritmo constante que nos ayuden a mantener el ritmo durante todo el entrenamiento. Sería importante tener en cuenta evitar las canciones que nos cambien de ritmo de manera brusca.

Finalmente, elige algunas de tus canciones favoritas, las que más te motiven, y déjalas para el final. De esa manera, cuando estés acabando el entrenamiento y estés más cansado, obtendrás una última inyección de energía que te vendrá fenomenal para poder acabar la sesión en todo lo alto.  

Recopilar las canciones que más nos motivan y crear una lista de reproducción puede llevar un tiempo, pero merecerá la pena si finalmente te ayuda a alcanzar tus objetivos. Como última opción, si no dispones de demasiado tiempo para ellos, siempre puedes buscar listas de reproducción ya hechas por otros usuarios para cada tipo de ejercicio.

Después de estos consejos, ya estás listo para ponerte tus auriculares y comenzar tu sesión de entrenamiento y comerte el mundo. 

Únete a nuestra newsletter de marketing

Deja un comentario

Suscríbete y aprende TODO sobre Marketing Digital