5 maneras de desarrollar una voluntad y disciplina de hierro

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio 5,00 de 5)
Cargando…

¿Eres de las personas que les cuesta centrarse y culminar algún proyecto, tarea o actividad de manera concentrada y rápida? Si te identificas con esta condición, es hora de que comiences a evaluar e identificar que está pasando en ti.

La mayoría de las personas que sufrimos de esta condición nos identifican o definen como personas con poca voluntad y autocontrol, lo que no permite que cumplamos con eficiencia y rapidez alguna actividad que nos propongamos. Pero, ¿cómo lograr desarrollar una mayor fuerza de voluntad y autocontrol que nos permita afrontar cualquier situación que se nos presente en la vida de forma positiva y culminarla con éxito?

Te presentamos 5 maneras de cultivar tu fuerza de voluntad y tener una disciplina de hierro.

Cómo desarrollar la autodisciplina

¿Qué es la fuerza de voluntad y cómo funciona?

Kelly McGonigal, autor de el “The Willpower Instinct”, define la fuerza de voluntad como una respuesta que proviene tanto del cerebro como del cuerpo. También la define como una reacción a un conflicto interno.

Por ejemplo, si debes hacer algo como pagar tus impuestos, ir al gimnasio o hacer cualquier otra actividad, pero prefieres no hacer nada, no estás trabajando tu fuerza de voluntad, simplemente te estás dejando ganar por la pereza, la apatía o el desinterés.

¿Se puede agotar la fuerza de voluntad?

McGonigal señala que la fuerza de voluntad puede ser finita, es decir, puede agotarse cuando la usamos. Sin embargo, podemos cultivarla y recuperarla nuevamente.

Supongamos que la fuerza de voluntad es como un músculo, puede agotarse por el uso excesivo, pero al igual que nuestros músculos podemos fortalecerla con técnicas que te permitan controlar tu temperamento, ignorar las distracciones y rechazar los factores externos que la perturban.

Cómo mejorar tu fuerza de voluntad

5 maneras de desarrollar una voluntad y disciplina de hierro

1. Aprende a manejar el estrés

Según McGonigal para comenzar a aumentar tu fuerza de voluntad, debes manejar tus niveles de estrés. Cuando nos encontramos bajo altos niveles de estrés, nuestro cuerpo y mente se agotan liberando mucha energía, especialmente nuestra corteza prefrontal. Por ello, McGonigal recomienda que tomes algunas respiraciones profundas cuando te sientas abrumado.

La respiración es una excelente técnica para bajar los niveles de estrés y mejorar nuestra fuerza de voluntad.

Manejar el estrés adecuadamente

2. Cumple tus planes

Según un estudio publicado por The Journal of Personality and Social Psychology, la autoafirmación puede ayudarte a tener más autocontrol cuando tu fuerza de voluntad está decayendo. Recuerda que eres tu propio motor, por ello debes motivarte y llenarte de frases positivas como “yo si puedo”, “lo voy a lograr”, “tengo que terminarlo”. Este tipo de frases activan una actitud positiva ante tus planes logrando alcanzar lo que te has propuesto.

Por otra parte, elimina de tu vocabulario frases como “no puedo” y “no lo voy a hacer”, son un mal hábito que no permite que culmines una actividad además. Dicéndote estas palabras te estás creando un mundo de limitaciones.

Maneras de mejorar tu fuerza de voluntad

3. Duerme más

La privación del sueño, incluso con menos de seis horas por noche, puede generarte un tipo de estrés crónico que perjudica la forma en que el cuerpo y el cerebro utilizan la energía.

Cuando duermes poco la corteza prefrontal queda especialmente afectada, y pierdes el control sobre las regiones del cerebro que crean los antojos y la respuesta al estrés.

Afortunadamente, McGonigal cita estudios que han demostrado que podemos mejor nuestra fuerza de voluntad, asegurando dormir lo suficiente. Uno de los más aclamados investigadores del sueño, Daniel Kripke, encontró en un estudio reciente que la gente que duerme entre 6,5 horas y 7,5 horas por noche tiene una vida más larga y, además, son más felices y productivas .

Cómo cultivar tu fuerza de voluntad

4. Medita

La meditación también se ha relacionado con el aumento de la fuerza de voluntad que tenemos disponible, así como en la mejora de la atención, la concentración, la gestión del estrés y la auto-conciencia.

McGonigal dice que meditar te puede traer resultados rápidos, ya que te ayuda a bajar tus niveles de ansiedad y te permite trabajar con calma lo que te propongas hacer.

Meditar puede ayudarte a tener más fuerza de voluntad

5. Haz ejercicio y mejora tu alimentación

Tanto el ejercicio relajante y consciente como el yoga y el entrenamiento físico pueden proporcionar beneficios a tu cerebro. El ejercicio en particular es conocido por hacernos felices, al liberar unas sustancias llamadas endorfinas.

Por otra parte, alimentarse de manera sana,  equilibrada y menos procesada hace que la energía esté más disponible para el cerebro y pueda mejorar cada aspecto de la fuerza de voluntad.

Cómo fortalecer tu fuerza de voluntad

Conclusión

Una de las cosas que puedes hacer para cultivar tu fuerza de voluntad es controlar tus impulsos y tomar decisiones sanas. Además, es importante fortalecer tu corteza prefrontal, sección del cerebro que se encuentra justo detrás de la frente y que nos ayuda con la propia toma de decisiones y la regulación de nuestro comportamiento.

Por ello, debes cuidar la corteza prefrontal con una buena alimentación, durmiendo lo suficiente, meditando y dando lo mejor de ti para culminar con éxito cualquier meta que te propongas.

Referencia

  • Jeff Haden. 6 Ways to Develop Greater Willpower and Discipline. Para Inc  [Revisado en agosto de 2017]