10 frases pasivo-agresivas que jamás deberías utilizar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

Durante los últimos años, todos hemos comenzado a oír cada vez más y más sobre términos que antes no se usaban. A todos en algún momento nos han acusado de microagresiones o prejuicios que antes ni siquiera sabíamos que existían. Las frases pasivo-agresivas son otro de esos males que ahora estamos descubriendo.

Para ponernos en contexto, una microagresión o una frase pasivo-agresiva no es necesariamente algo que decimos con intención de ofender. Son frases que decimos para resolver un conflicto que queremos evitar, terminar una conversación incómoda o pedir algo a alguien en quien no confiamos demasiado. Todos las hemos usado y sabemos de qué tratan.

Estas frases son poco productivas, dañinas y frustrantes para quien las dice y para quienes las escuchan. Conviene que las conozcas a fin de evitarlas en la medida de lo posible.

Cómo identificar el comportamiento pasivo-agresivo

10 frases pasivo-agresivas que debes evitar

1. “Bien”

“Bien”, “vale”, “muy bien” o como sea que la utilices. Esta frase siempre tiene un sentido oculto: que las cosas realmente no están bien, pero que el desacuerdo entre las dos personas es largo, tedioso o difícil de resolver y que sencillamente no queremos ocuparnos de arreglar las cosas.

En ocasiones, está bien decir que las cosas están bien, si realmente no les damos mayor importancia, pero si se convierte en una muletilla que soltamos cada vez que surge algún problema, entonces nada está bien y lo que realmente queremos es evitar resolver nuestros conflictos.

Frases pasivo-agresivas que debes evitar

2. “No te preocupes”

Similar al ejemplo anterior, decir “no te preocupes” en exceso simplemente significa que las cosas no se resolvieron del todo bien, pero que preferimos pasar rápido la página antes en lugar de intentar resolver cualquier rencor que quede en el aire.

El problema con esta frase es que una sucesión muy larga de “no te preocupes” puede acabar en una explosión, haciendo que en una discusión del presente discutamos de nuevo por cosas que no se resolvieron bien en el pasado. Esto no nos permite avanzar y quiebra las relaciones.

Errores de comunicación entre parejas

3. “Si de verdad no te importa…”

Si alguna vez has dicho o has oído esta frase, es evidente que una de las personas no está comprometida con una idea que el otro ha propuesto.

Si esta frase está muy presente en tu vida diaria, tal vez quieras pensar en el tipo de relación que estás estableciendo con las otras personas. Es evidente que uno de los dos puede sentirse sobrecargado sin que el otro lo sepa y sin que ambos lo quieran admitir. De nuevo, deja de decirla y comienza a comunicar de verdad.

Cómo discutir correctamente con otras personas

4. “Gracias de antemano”

Las “gracias de antemano” suenan como una forma bonita de pedir un favor o demandar algo que merecemos, pero que no te engañen: quienes las usan excesivamente quieren darnos a entender más que su simple agradecimiento.

Por experiencia personal, todos entendemos que esta frase puede significar decepción. La podemos usar para pedirle un favor a alguien poco capacitado o poco constante. En el fondo, lo que queremos decir con ella es que esperamos que la otra persona se apresure y no nos defraude.

Cómo tratar con personas negativas en el trabajo

5. “Me sorprendió/confundió que tú…”

Cuando nos dice que le sorprendió o confundió algo de nosotros que a todas luces no es ni sorprendente ni confuso, lo que está haciendo es tratar de maquillar un poco lo que viene, porque siente que nos vamos a ofender.

Estas frases normalmente se usan con dos propósitos: o bien intentar sacar información sobre algo muy personal de nosotros, o dirigirnos una crítica sin que se sienta muy directa.

Si eres de quienes la usan, ¿por qué mejor no buscas una manera más directa y amable de hacer saber a otros cómo te sientes sobre ellos?

Ejemplos de comunicación pasivo-agresivas

6. “No estoy molesto”

Esta es una frase que, por desgracia, se escucha bastante en las relaciones largas de pareja. Estamos tan convencidos culturalmente de que las buenas relaciones son esas en las que nadie se molesta, que acabamos fingiendo que nada nos molesta. Al final no tenemos relaciones con personas, sino con personajes.

Siempre que algo te molesta, afróntalo y sé franco al respecto. Esta actitud es mucho más cortés y productiva que simplemente querer guardar todo bajo la alfombra.

Características de una persona pasivo-agresiva

7. “Como sea” o “da igual”

¿Recuerdas el “bien” del principio? Pues “como sea” o “me da igual” son sus primos hermanos, y seguramente son mucho más descorteses.

Este tipo de frases, como es evidente, se usan para terminar un conflicto o conversación incómoda. Son mucho más dañinas que un simple “bien”, porque mientras que al decir que algo está bien damos a entender que al menos queremos olvidar el asunto, el “como sea” es una declaración tácita de que las cosas terminaron, pero no terminaron bien y no queremos remediarlo.

Comentarios de personas negativas

8. “Entonces…”

Esta es una palabra simple, pero que normalmente precede a frases incómodas más largas. Se usa, claro, para dar a entender que estamos preocupados por algo, pero que no queremos armar un conflicto frontal por ella.

Es una favorita de las personas ansiosas. Ese tipo de personas que dicen: “entonces, ¿iremos al cine hoy?”; “entonces, ¿me vas a ayudar con el trabajo?”. La ansiedad no es buena, ni tampoco esta forma de demostrarla.

Ejemplos de microagresiones en el trabajo

9. “Me preguntaba si…”

Todos hemos sidos culpables en algún momento de usar esta frase, pero solo cuando la usan contra nosotros nos damos cuenta de lo desagradable que puede ser.

El problema con esta frase es que al oírla podemos sentir que nos quieren manipular. Un ejemplo: “me preguntaba si pasarías cerca de mi trabajo más tarde. Es que tengo algo que hacer y me serviría que…”.

Como se ve, es una forma poco sutil de pedir un favor. Si eres de quienes la usan frecuentemente, quizá ya habrás notado que la gente deja de estar disponible para ti.

Frases pasivo-agresivas a evitar

10. “Solo estaba bromeando contigo”

Es normal que a veces nos digan un chiste y no lo entendamos, o que alguien intente ser gracioso con nosotros y no le salga del todo bien. En estos casos, podemos entender que nos aclaran que solo se trataba de una broma. Sin embargo, hay ocasiones en que nos la dicen para ocultar una microagresión.

Las personas que usan esta frase pasivo-agresiva a menudo lo hacen para enmascarar sus críticas. Tomas algo que te disgusta de alguien, lo impregnas con algo de sarcasmo, se lo sueltas de frente en alguna situación oportuna, y luego dices: “solo estaba bromeando contigo”. Pero nadie ríe, y has criticado a alguien de mala manera en lugar de decirle de forma frontal lo que te disgusta. Por favor, si ese es tu caso, deja de hacerlo.

Ejemplos de frases pasivo-agresivas que conviene evitar

Referencia

  • Rampton, J. 12 passive-aggressive phrases you should never use. Para Business Insider. [Revisado en octubre de 2018].