3 hábitos mentales que fomentan la procrastinación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars Puntúa el artículo
Cargando…

Uno de los problemas más comunes que pueden afectar tu productividad diaria y el cumplimiento de las tareas, es la procrastinación. Este hábito no es más que el hecho de aplazar o sustituir las actividades o situaciones de nuestro día a día por otras actividades que sean más agradables o cómodas, debido a un desagrado, incomodidad o miedo a enfrentarlas y fracasar.

Este hábito puede afectar nuestra eficiencia, productividad y las relaciones personales; así como perjudicar nuestro progreso por el constante retraso o postergación de proyectos importantes que, por creencias erróneas, llevan a la persona a autoengañarse o a distraerse de su objetivo principal, obstaculizando de esta manera el cumplimiento de sus metas o tareas.

Descubre cómo evitar algunos hábitos mentales que te conducen a la procrastinación y ser una persona altamente productiva.

¿Qué hábitos fomentan la procrastinación?

Cómo evitar la procrastinación

1. Evita trabajar bajo presión

Muchas personas suelen creer que trabajan mejor en ambientes bajo presión; sin embargo, algunos expertos señalan que este hábito suele generar estrés, afectando el funcionamiento óptimo del trabajador a mediano plazo. Asimismo, puede originar problemas de aprendizaje y concentración, ocasionando que se omitan actividades indispensables o que se realicen de forma incorrecta.

La presión puede afectar negativamente el rendimiento de una persona, por lo cual se recomienda evadir o disminuir las situaciones que generen tensión: eso ayudará a mejorar tu imaginación, eficiencia y productividad. A largo plazo, eso te permitirá progresar y ser candidato a ascensos o parte importante de nuevos proyectos y reconocimientos.

Ambientes laborales que fomentan la procrastinación

2. Evita pensar que no caerás en la tentación

Muchas personas suelen creer que por querer realizar una tarea podrán hacerla sin complicaciones cuando se lo propongan; sin embargo, se ha demostrado que las personas suelen desertar a los objetivos planteados a largo plazo porque encuentran múltiples obstáculos o distracciones en el trayecto, los cuales hacen que pospongan continuamente esas actividades hasta abandonarlas en su totalidad (Nordgren, 2011).

En este sentido, se recomienda no complicarse con planificaciones exageradas de las tareas para evitar que estas salgan mal, ya que este “perfeccionismo” puede ser perjudicial y, por miedo a equivocarse, suele ocasionar su retraso o abandono.

Cuando quieras hacer algo, debes tener en cuenta que solo dispones de unos segundos para pasar a la acción o tu cerebro comenzará a buscar excusas que te impedirán hacerlo por tu cuenta. Solo actúa y confía en todo tu potencial (Robbins, 2018).

Hábitos para evitar que surja la procrastinación

3. Evita dejar las actividades para el último momento

Muchas personas suelen confiar en los plazos de tiempo autoimpuestos y posponen constantemente el inicio de las actividades bajo la creencia errónea de que “aún tendrán tiempo para realizarla”. Sin embargo, algunas veces puede resultar que la tarea sea más compleja de lo que se pensaba y que esta requiera más tiempo del que se dispone para realizarla, dejando como consecuencia el abandono, retraso o la entrega de la tarea con errores.

En este sentido, se recomienda aplicar presión o recompensas que te motiven a no postergar el inicio de las actividades. Organiza un plan de acción que te permita establecer tiempos reales para ejecutar la tarea de acuerdo a su complejidad.

Del mismo modo, los expertos señalan que se debería comenzar con las tareas más difíciles, ya que son las que usualmente se suelen posponer con mayor frecuencia por temor a fracasar. Una vez realizadas, posiblemente la persona se motivará a continuar y finalizará el trabajo con las tareas más sencillas.

Evitar dejar las tareas para el último minuto

Conclusión

La procrastinación es uno de los hábitos más comunes y que más perjudican nuestra eficiencia y productividad al fomentar el retraso o abandono de actividades o situaciones que se deben enfrentar.

Para evitar estas postergaciones, se deben evitar lo más posible las distracciones que puedan desenfocarte del objetivo principal, así como definir las prioridades entre las tareas y establecer recompensas o penitencias que te motiven a enfrentar ese reto.

Rodéate de personas que te inspiren a tomar acción y realizar las actividades. En caso de ser posible, establece relación con un accountability buddy o soporte personal, que te ayudará a motivarte y a exigirte plazos de entrega para cumplir con todos esos objetivos o compromisos personales.

Referencias

  • Mautz, S. (2019). 3 Mental Errors That Feed Your Procrastination Habit. Para Inc. Magazine. [Revisado en enero de 2020].
  • Nordgren, L. (2011). Want To Resist Temptation? A New Study Suggests Thinking Might Not Always Help You. Para Association for Psychological Science. [Revisado en enero de 2020].
  • Robbins, M. (2018). El poder de los 5 segundos. Editorial Libros Cúpula.