Cómo evitar lesiones en el pádel

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

El pádel es un deporte que actualmente se encuentra ganando adeptos debido a su dinamismo y su fácil aprendizaje.

Sin embargo, al igual que el resto de deportes, existe el riesgo de sufrir alguna lesión si no se toman las precauciones adecuadas. Por suerte, los jugadores pueden informarse de las medidas correctas para reducir las posibilidades de tener una lesión a la hora de jugar un partido.

Cada vez son más las personas que se unen a este deporte, por ello, es importante el conocimiento y cuidado previo para poder disfrutar de sus beneficios sin sufrir problemas físicos que desencadenen en una lesión.

Por ello, te contamos algunos consejos útiles para evitar, en mayor medida, las lesiones, desde el uso de unas zapatillas de pádel adecuadas, así como calentamientos y entrenamientos.

Calentamiento y estiramientos

Uno de los consejos más importantes antes de comenzar a jugar y evitar caer en lesiones es el de realizar un buen calentamiento y estiramiento, ya que de esta manera los músculos y articulaciones pueden calentarse y estar preparados para la actividad física que requiere los partidos.

Estos ejercicios deben realizarse en baja intensidad y con dinamismo, darle movilidad al cuerpo con giros de caderas, extremidades, trotar y dar algunos saltos. Asimismo se deben estirar los músculos del cuerpo para perder la rigidez y así tener un mejor desempeño y menos posibilidades de sufrir lesiones.

Usar zapatillas apropiadas

Las zapatillas juegan un papel importante en la prevención de lesiones en el pádel. Por ello, es importante que al elegir un tipo de zapatillas, seleccionar las más adecuadas para jugar este deporte.

Así pues, es necesario verificar que las zapatillas cuenten con un buen soporte a lo largo del pie y una excelente amortiguación que permita reducir el impacto en las articulaciones. Asimismo, deben ser flexibles y ligeras para conseguir mejor movilidad.

Usar las zapatillas más adaptadas a estas necesidades que exige el pádel es una forma idónea para no lesionar las rodillas y tobillos.

Bebe suficiente agua en todo momento

En el pádel, la hidratación es igual de importante que el resto de equipamiento. Al tratarse de un esfuerzo físico, el jugador se encuentra perdiendo líquidos y electrolitos a través del sudor llevando así a la deshidratación y reducción del rendimiento en el juego.

Por esta razón, es obligatorio mantenerse hidratado antes, durante y después del partido, pequeños sorbos de agua o bebidas isotónicas, lo cual facilita llevar un entrenamiento y partido más saludable con músculos oxigenados y menos posibilidades de sufrir calambres o pérdida de fuerza en el golpe y agilidad en el movimiento.

Renueva el overgrip periódicamente

El overgrip forma parte del equipo indispensable para jugar al pádel, pero se ve constantemente desgastado debido al sudor, la frecuencia de uso y el material con el que está elaborado.

Jugar con un overgrip desgastado o mal adherido trae consecuencias al jugador como pequeños daños en las manos, ampollas o incrementar el riesgo de padecer lesiones en las muñecas o codos.

Para evitarlo, es recomendable cambiarlo al momento en el que presenta problemas de adherencia. Debido a que existen múltiples opciones de overgrip en el mercado, se pueden escoger aquellos que se adapten al estilo de juego, tamaño de la mano u otro tipo de necesidad.

Evitar sobre entrenar el cuerpo

Muchos deportistas cometen el error de explotar sus cuerpos al límite, incluyendo a los jugadores de pádel. Esta práctica puede resultar dañina si no se le otorga el descanso debido al cuerpo para recuperarse, dando como resultado un menor rendimiento y aumentando el riesgo de lesiones.

Si después de un entrenamiento existe un alto grado de agotamiento, es vital reducir la intensidad con la que se están realizando las diferentes sesiones y darle prioridad a las señales que ofrece el cuerpo. De no ser así, se está más propenso a las lesiones musculares y articulares.

Jugar en superficies de juego adaptadas

El lugar sobre el cual se lleva a cabo tanto los entrenamientos como los partidos de pádel, influye considerablemente en la aparición de lesiones, especialmente en la espalda.

Al tratarse de una pista excesivamente dura, los diferentes desplazamientos, saltos e impactos serán directamente absorbidos por la zona lumbar, logrando que a la larga se pueda padecer de alguna lesión que imposibilite seguir jugando al pádel.

Hacer pausas y estiramientos durante el partido

El tomar pequeños descansos durante los entrenamientos y partidos es una buena forma de cuidar las estructuras musculares y óseas del cuerpo de padecer lesiones. Se pueden aprovechar para hidratarse, relajar los músculos y estirar a modo que el cuerpo no se sobrecargue y pueda seguir desempeñándose correcta y saludablemente.

Estar en constante revisión del fisioterapeuta

Sin importar si se disfruta de una excelente salud física, para mantenerla de esa manera es ideal asistir periódicamente a un fisioterapeuta que realice los procesos preventivos y ejercicios adaptados a cada cuerpo.

En general, es una ayuda a posibles dolores, relajar los músculos y mantener por mayor tiempo una buena condición física.

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!